miércoles , noviembre 25 2020

Arturo Luna: un criado de Barbosa

Aquiles Montaño Brito

La verdad que es don Arturo Luna Silva, el director del portal pueblaonline.com.mx, me hizo llorar de risa con su “Garganta profunda” de ayer. Esa columna que se llama “Antorcha, su silencio y su declive”. Ríase conmigo y entérese de los crímenes de ésos antorchistas.

El periodista sostiene, con esa contundencia que te da el buen chisme de lavadero, que Antorcha está fracasada, anémica y es un apéndice electoral. Así nomás. Aquellos poderosos 350 mil poblanos antorchistas que espantaban a los gobiernos… son ahora un viejo y lejano recuerdo por el que lloran los líderes. ¿Por qué? ¡Ah, Luna Silva se sabe el embuste completo! Veamos: dice que nuestra beligerante actitud contra la 4T enmudeció cuando la UIF nos congeló las cuentas bancarias de los líderes. Que por esa falta de dinero ya no hacemos protestas en las calles o en las redes sociales y nadie escribe a nuestro favor. Nadie llora por Antorcha. Qué triste noticia. Después, dice Luna, nos quedamos con las ganas de tener un partido político, porque el IEE “registró las anomalías graves” en el proceso de formación y que ahora le andamos implorando candidaturas al PRI, a ese que -dice Luna- veíamos con cara de perdonavidas. Luna sostiene que “por más que presionaron a la administración estatal, Antorcha no consiguió que se le entregaran los apoyos con que mantenían cautivo el voto de sus huestes. Se ha reducido su clientela electoral”. Y, finalmente, lo mejor del cuento: “Sus dirigentes están muy silenciosos, ante los procesos por presunto lavado de dinero”. Así de sencillo: Antorcha no tiene dinero, pierde fuerza de masas y teme la cárcel por los crímenes cometidos. Todo eso es para ponerse a llorar: 46 años de lucha galopante, de unidad popular y agallas para enfrentar colosos tiránicos… se cayeron porque AMLO y Barbosa nos quitaron el dinero, el partido y, ya de plano, las ganas de seguir viviendo.

La verdad es que Arturo Luna Silva se equivoca. Toda su investigación es una basura, porque si usted la estudia y analiza con cuidado no hallará un solo hecho que demuestre sus acusaciones. Él habla de cuentas congeladas, pero ¿cuáles cuentas? ¿De quiénes son esas cuentas? Habla de graves violaciones a la ley, ¿y cuáles son esas graves violaciones? Habla de apoyos (en dinero, se entiende), pero no dice cuánto dinero piden los antorchistas a Barbosa. Habla de crímenes, ¿y quiénes son los delincuentes? Todo eso lo silencia el periodista, porque es un vulgar chismoso de lavadero. El Divo de la prensa poblana no es más que un prostituto del periodismo. Escribe porque le pagan. Escribe porque cobra. ¿Pero en dónde cobra don Arturo Luna?

El 17 de agosto pasado, el portal labobe.com.mx publicó una nota con el siguiente título: “Barbosa gastó 131.5 mdp en publicidad oficial en 2019, sólo transparenta el 20%”. El texto de la nota dice así: “En un año de trabajo del actual gobernador sólo ha cumplido con su obligación de transparentar el 20% del gasto total reportado en la Cuenta Pública 2019 destinados a la política de Comunicación Social: 131.5 millones. Las facturas publicadas en la Plataforma Nacional de Transparencia dan cuenta del destino de 27.3 millones de pesos, pagados a 32 empresas periodísticas a partir de agosto de 2019, mes en el que inició el periodo de la actual administración. Del resto del dinero no hay registro”. De acuerdo con la nota, entre los medios mejor pagados por el gobierno se encuentra pueblaonline.com.mx con 999 mil 999 pesos. O sea, con un millón de pesos pagados en cinco meses, de agosto a diciembre de 2019. En mexicano: en 2019, Barbosa le pagó a Arturo Luna un total de 200 mil pesos al mes o a 50 mil pesos la semana, como lo quiera usted dividir. Arturo Luna escribe cinco veces a la semana su columna y eso querría decir que la famosa “Garganta profunda” le costaría un total de 10 mil pesos al gobierno de Barbosa. ¿Pero el gobierno de dónde paga? Del dinero de los poblanos, porque el gobernador no paga su publicidad de su bolsa. Es decir, Barbosa usa el dinero de los poblanos para pagarle a 10 mil pesos cada columna al señor Arturo Luna. ¿Y qué hace Luna? ¡Pues escribe lo que Barbosa quiere! Por eso la calumnia contra nosotros. Ya nos enteraremos, en el futuro próximo, de cuánto le costaron al gobierno las columnas de Arturo Luna en el 2020. Eso aún está pendiente.

Ah, pero eso no es todo. Mire usted. Arturo Luna también le dirige un diario al señor Barbosa: la Crónica de Puebla. El 10 de febrero de 2020, el director de e-consulta publicó en su columna lo siguiente: “Este domingo se reunieron a comer en el restaurante español La Vendimia el gobernador Luis Miguel Barbosa y el que fuera uno de sus principales financieros en campaña, Javier Pacheco Pensado, quien por cierto será el principal socio de la edición local de La Crónica que pronto saldrá a circulación bajo la dirección editorial de Arturo Luna Silva y Felipe Flores Núñez”. En el medio periodístico se sabe que La Crónica de Puebla es completamente barbosista, porque la directora de Comunicación Social del Gobierno estatal, Verónica Vélez, palomeó a Arturo Luna y a Felipe Flores para ser el director y el subdirector. La Crónica de Puebla imprimió su primer número el 27 de abril de 2020, poco después del diario Contra Réplica, que también es barbosista y que es propiedad de los dueños de Grupo Oro, a quienes en 2019 el gobierno les pagó 1.9 millones de pesos por convenios publicitarios. Conocemos más hazañas pecuniarias de Don Arturo Luna. En mejor ocasión les daremos vuelo, si fuera necesario.

¿Y con ese harto dinero en su “Garganta profunda”, aún le creemos a sus columnas? ¡Claro que no! Los poblanos tienen ante sí a la prostitución periodística en persona. ¿Y Luna es el único? ¡No! Luna es solo un brazo del engendro informativo que mama del presupuesto y le limpia las botas al poder. Es asqueroso ver a don Arturo Luna arrastrándose para abrillantarle el zapato al gobernador, para hermosear la fealdad barbosista ante la opinión pública poblana. Eso logran un millón de pesos en efectivo: hablar bien del peor gobernador de México y calumniar a la oposición más firme, que es, permítaseme decirlo, el Movimiento Antorchista de Puebla.

¿Vale la pena responder las calumnias de Arturo Luna? Quizá sea aventar margaritas a los cerdos. Pero a los poblanos inteligentes les quiero decir: Primero, que la cancelación de las cuentas bancarias del líder antorchista, por órdenes de la UIF, son una prueba de cómo AMLO aterroriza a sus opositores usando criminalmente a las instituciones; pero creemos que ningún juez serio avalará tal atropello de la ley. En segundo lugar, nos impidieron formar un partido político porque somos una oposición fuerte que le daría batalla y derrotaría a Morena. Barbosa le teme al poder de masas antorchista y movió a sus lacayos del IEE para frenar, ilegalmente, la formación de nuestro partido. Tercero: nosotros no le andamos pidiendo “apoyos” a Barbosa ni queremos que nos los dé, como sí lo hace el señor Arturo Luna. Queremos y exigimos obras para las colonias y los pueblos. ¿Eso está mal? Claro que no: es un derecho de cada poblano exigirle a su gobierno que construya las obras que aún faltan en los pueblos y colonias. Cuarto: no lavamos dinero. Si lo hiciéramos, ya estaríamos varios antorchistas en la cárcel. A Barbosa le sobran ganas de encerrarnos entre cuatro paredes. Pero es una lástima para él que no seamos delincuentes.

Luna y todos los plumíferos barbosistas se equivocan si piensan que Antorcha se muere. ¡Cuidado! Antorcha vive, se fortalece y crece en las colonias y en los pueblos, y un día no muy lejano llegará al poder estatal. No lo duden. Recuerden que el poder mexicano nace y muere con cada sexenio. No olviden que un día no habrá millones de pesos en efectivo para los medios miserables y sí habrá un pueblo exigiendo un periodismo serio y veraz. ¿Quiere, don Arturo, ver a esos miles de antorchistas afuera de sus oficinas pidiéndole respeto por nuestra organización? Usted díganos y allá nos vemos.

Acerca de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.