Debemos prepararnos, la amenaza sigue

0

El presidente Donald Trump, no ha quitado el dedo del renglón. Ahora ha inventado una serie de compromisos, como ese de que México va a comprar cantidades enormes de alimentos, para salvar a los granjeros norteamericanos, que las autoridades mexicanas han desmentido totalmente. El insiste en el tema y afirma que al final, dentro de unos días, México tendrá que reconocer los compromisos que ahora oculta, es decir, que la amenaza de imponer los aranceles a las exportaciones mexicanas, siguen.

             Diego Fernández de Cevallos, el ex candidato presidencial panista, que siempre nos ha parecido engreído y soberbio y además demagogo, dijo algo que es absolutamente cierto en una intervención que tuvo en televisión.

             “No hubo ningún triunfo de México en la negociación con los Estados Unidos en el tema de los aranceles. México hizo lo único que podía hacer, aceptar un acuerdo que fuera el menos dañino para el país”.

           Aunque  si se tiene en cuenta que nuestro país es un David, ante el gigante Goliat, sí fue un triunfo. El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, afirmó que las negociaciones fueron especialmente difíciles, es decir, no fue fácil ceder al tema de cerrarles el paso a los centroamericanos, que finalmente son latinoamericanos como nosotros, para que se detuviera la amenaza de Trump.

             Además se aceptó el plan de México, de propiciar el desarrollo, mediante inversiones millonarias, en el sur de nuestro país y en los países centroamericanos con problemas de desempleo y violencia, para evitar en el futuro, que continúe la migración.

            Pero es un triunfo endeble, porque el presidente de los Estados Unidos, no es un tipo confiable, por el contrario, es un mentiroso contumaz, que en cualquier momento puede cambiar de opinión.

             El gobierno debe tener un plan “B”, para cualquier contingencia derivada de los caprichos y rabietas del gringo. Claro, tiene una fuerte oposición en su propio país y no sería fácil tomar una decisión arbitraria y además a todas luces, injusta.

              La aceptación virtual del triunfo de Luis Miguel Barbosa Huerta, como gobernador del Estado, por parte del Movimiento Ciudadano y del PAN, que ha dicho por voz de su dirigente estatal, que no presentará ninguna objeción al triunfo del candidato de Morena, es ya un gran avance de la política local, que por fin transita por la vía correcta.

              Para nadie es un secreto que la política en Puebla se descompuso desde la llegada de Rafael Moreno Valle Rosas al poder. La alianza partidista que lo apoyó, nunca tuvo una participación real en el gobierno estatal. Todo el poder quedó centrado en el propio gobernante y en un pequeño grupo de amigos y allegados que conformaron dentro del PAN, la corriente “morenovallista” que lo controló todo.

               La inseguridad, la violencia, la impunidad, que se viven ahora en Puebla, son producto de la descomposición del Poder Judicial y de la Procuraduría General del Estado, hoy Fiscalía, que propiciaron la impunidad.

               Llegaron a magistrados del Tribunal, abogados sin carrera judicial, que se hace en la práctica y el procurador fue una persona ajena a Puebla, a quien se pretendió sostener y de hecho se sostuvo, hasta años después de terminado el periodo gubernamental.

                Al hacerse el cambio del Fiscal, en el gobierno de Antonio Gali Fayad, el nuevo funcionario afirmó que recibía una Fiscalía en ruinas.

                  Todo eso propició la impunidad, pero se están recomponiendo las cosas en lo posible, porque muchos funcionarios quedaron “bien amarrados” legalmente en sus puestos y no ha sido fácil su cambio.

                  Y a propósito del ex gobernador Moreno Valle Rosas, el asunto del accidente en el que falleció junto con su esposa la gobernadora en funciones Martha Erika Alonso, no fue por alguna falla mecánica del helicóptero en que viajaban, con otras  personas, tampoco se considera que haya sido por mal tiempo, pues las condiciones atmosféricas eran excelentes, según los informes. Pudo ser un atentado.

                Lo panistas en un principio se lanzaron contra el ahora virtual gobernador electo, Miguel Barbosa, pero no han podido comprobarlo de ninguna forma.

               Esa acusación prácticamente quedó fuera desde el principio.

                Ahora tendrá que realizarse una investigación que será sumamente difícil, pues adversarios o enemigos del gobernante, fueron muchos y no deben quedar fuera de la investigación altos funcionarios del PAN. Hay que recordar que el ex gobernador fue acusado de pertenecer a una “pandilla de facinerosos” que pretendía adueñarse del PAN para sus propios fines y los de su grupo y que en esa “pandilla” estaba Moreno Valle, según afirmación en televisión, de Felipe Calderón Hinojosa. Tampoco hay que olvidar que el ex dirigente nacional panista y ahora senador de la república de apellido Zepeda, lo acusó, también en un noticiero televisivo, de corrupto y represor. Aunque hace poco, aquí en Puebla, el mismo senador elogió la obra del ex gobernante, y que el nieto de Manuel Gómez Morín fundador de ese partido, cuando su entrevistador le preguntó, qué mensaje le mandaría al senador Moreno Valle, su expresión fue un “qué ya deje en paz al PAN”, dicha en tono molesto.  De ninguna manera estamos acusando a nadie, simplemente estamos exponiendo algo real, que en su propio partido el ex gobernante poblano tenía enemigos y  una investigación a fondo, debe abarcarlo todo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.