domingo , abril 18 2021

Educación principal problema para las mujeres en asentamientos populares

  • El estudio de TECHO reveló que en comunidades de bajos recursos el 3 por ciento concluyó estudios de bachillerato, mientras que el 16.75 por ciento y 13.75 por ciento, concluyeron la educación primaria y secundaria respectivamente.
  • De acuerdo con el CONEVAL, 56 por ciento de las mujeres trabajan en la informalidad.

Con base en la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH), se observa que de la población de 15 años y más, 6 de cada 10 personas sin educación son mujeres, el acceso a educación representa, en algunos casos, una doble desigualdad.

De acuerdo con un estudio realizado por TECHO durante el 2020 a 10 asentamientos populares en México en los estados de Ciudad de México, Estado de México, Jalisco, Oaxaca, Querétaro, Puebla y Nuevo León, reveló la realidad educativa de las mujeres en estas comunidades; únicamente el 0.25 por ciento estudió una carrera universitaria, el 3 por ciento señala como último grado de estudios el bachillerato, mientras que el 16.75 por ciento y 13.75 por ciento concluyeron la educación primaria y secundaria respectivamente.

Además, un obstáculo para continuar con la educación superior o la inserción laboral de las mujeres es el cuidado y los quehaceres domésticos. De acuerdo con estimaciones del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) en promedio, las mujeres dedican 27.5 horas semanales al cuidado no remunerado de los integrantes del hogar, que en términos monetarios equivale a 46,892.6 pesos anuales, mientras que los hombres destinan 15.3 horas a esta actividad.

Una gran cantidad se ve obligada a optar por empleos informales, pues, aunque no cuentan con las garantías del mercado formal, la flexibilidad en el horario sí representa la posibilidad de desarrollar su vida productiva y reproductiva a la vez. Así, la tasa de informalidad laboral, según el CONEVAL, es de 56 por ciento en las mujeres y 49.2 por ciento en los hombres. Los empleos informales carecen de seguridad social y protecciones laborales, lo que puede obstaculizar el empoderamiento económico de las mujeres.

Estos resultados dejan en evidencia que las mujeres de los asentamientos se enfrentan a diversas desigualdades, el trabajo colaborativo, horizontal y protagonizado por las mujeres en la superación de la pobreza y la producción social del hábitat es fundamental y debemos incentivarlo desde la sociedad civil, la iniciativa privada y los propios gobiernos.

TECHO hace un llamado e invita a las personas a sumarse a la lucha por la construcción de una sociedad más justa, igualitaria, integrada y sin pobreza, protagonizada por las mujeres habitantes de asentamientos populares en situación de pobreza, para sumarse solamente es necesario visitar la página https://www.techomx.org/amigos, para ser parte de la solución.

Acerca de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.