El ex gobernador Bartlett nos despojó las tierras y nos tiró nuestras casas: Javier Hernández

0
98

Representante  de los ejidatarios de  San Andrés Cholula, Javier Hernández Román, recuerda que en 1998, en el gobierno de Manuel Bartlett  Díaz, fueron despojados de más de  700 hectáreas, nos pagaron a 3.80 pesos   el metro cuadrado y nos  tiraron nuestras casas”.

Recordó que el 16 de junio de 1998  les derrumbaron sus casas con maquinaria, “con muchos policías, granaderos,  a la una dos de la mañana, sacando a la gente de sus casas, a los niños y a las familias completas”.

Sabemos, dijo, que Manuel Bartlett no nos hizo caso como gobernador, es bueno hace del conocimiento de todos estos atropellos, que las personas vean  que  no es como lo dicen sus discursos, es un represor,  un prepotente, es un daño para la sociedad.

El dirigente de los ejidatarios, informó que 14 años del despojo y represión sigue sin cumplirse el convenio que el gobierno firmó con los ejidatarios, hemos intentado, señaló, acercarnos al gobernador Rafael Moreno Valle, pero no nos escucha.

Manuel Bartlet, afirmó, quiere seguir viviendo de la ubre de la  política,  hoy se dice un hombre de  izquierda, es un traidor, su carrera  política la  hizo en el PRI, desde donde repudió a los de izquierda.

Fue enemigo de los campesinos conozco su forma de pensar y de actuar, es un problema para la sociedad y los Expuso que este  hecho no se olvida a los campesinos de  San Bernardino Tlacalancingo,  San Andrés  Cholula, Momoxpan y Chautenco, los ejidos expropiados, “tenemos memoria, no se nos olvida, habrá voto de castigo a un represor”.

Recordó que a los ejidatarios  los indemnizaron con 3.80 pesos  por metro cuadrado, más una compensación, esto, dijo, es una cantidad irrisoria, las  tierras se cotizaron en dólares, hoy el metro  de tierra se vende en  diez  mil pesos.

Explicó que el decreto del 4 de mayo de 1992 dice que las tierras expropiadas sería para reordenamiento de la ciudad y ecológico, pero se hicieron fraccionamientos de lujo, edificios altos  para hombres muy ricos, amigos  de  Manuel Bartlett.

Hoy, indicó,  los ejidatarios y sus  familias  venden lo que pueden, elotes, chalupas, muchos son de la tercera edad, se quedaron pobres, “la dictadura del PRI nos quitó nuestro patrimonio”.