viernes , noviembre 27 2020

Entender procesos de contagio contribuirá a reducir enfermedades

En una época de proliferación de virus es indispensable que quienes
tienen relación con temas de salud y la población en general conozcan
la importancia de la epidemiología y el ABC de la salud pública, para
reducir su incidencia, señaló Antonio Cruz López, profesor e
investigador de la Facultad de Medicina de la BUAP.
Tras señalar diversos errores que se han presentado ante la aparición
de virus como el H1N1, resaltó la necesidad de que se conozcan los
principios fundamentales de la epidemiología, que son: buscar un caso
índice o primer caso, diagnosticarlo y establecer una cadena
epidemiológica.
“Cuando se habla de que hay un brote se debe definir dónde está el caso
índice, en él se hacen los análisis necesarios y de ahí se debe
establecer una cadena epidemiológica; es decir yo enfermo la contagie a
usted, le di la mano o beso, ahí se estableció la cadena; usted tiene
el caso dos y de ese surgen otros casos, se debe establecer una cadena
que vaya encadenando los casos”.
Cruz López quien durante años ha desarrollado junto con estudiantes de
Medicina de la BUAP estudios epidemiológicos en diversas poblaciones,
develó que el gran secreto de la epidemiología es que una vez que se
estableció un caso índice con todos los esquemas de diagnóstico, los
demás casos ya no requieren éste procedimiento.
Explicó que el ABC de la salud pública consiste en establecer la cadena
epidemiológica, que es caso índice, la proliferación de diversos casos,
que es el brote, si se difundió y comenzó a infectar por todos lados,
surge la epidemia y, si aparece en otros países, entonces se presenta
la pandemia.
“Por ejemplo, cuando surgió el SARG (Síndrome Agudo Respiratorio
Grave), se volvió famoso el epidemiólogo chino que detectó el primer
caso, en un matancero de una especie de animales conocidos como gato de
algalia, luego estableció la cadena epidemiológica, señaló el brote, y
en dónde comenzaron a aparecer casos; por ello fue premiado”.
Asimismo el epidemiólogo resaltó el peligro que representa saludar de
mano y besar a otros como un acto natural y de aprecio, pues representa
un proceso altamente infectante; propuso, al igual que los chinos,
saludar sólo con una reverencia.
Cruz López, actualmente es colaborador de la Organización Mundial de la
Salud (OMS), en revisión de artículos y ha desarrollado experimentos en
fase en humanos para dicha organización, además de haber trabajado con
la Universidad de Arizona y la Universidad de Miami en temas
relacionados con salud pública.

Acerca de Redacción