jueves , abril 15 2021

Gobierno de Vargas Cabrera: años perdidos para Huauchinango

Daniel Negrete Maldonado.-

 

Estamos a unas semanas del 6 de junio, día en que se llevarán a cabo las elecciones más grandes en la historia del país por el número de cargos que se elegirán ese día: 21 mil cargos de elección popular. Ese día también se elegirá al nuevo edil del municipio de Huauchinango, un lugar emblemático por contar con excelentes paisajes regalados por la naturaleza que se ven favorecidos con el clima que abunda en la región, además de que es una de las tantas entradas a la Sierra Norte del estado.

Por esos días, también se cumplirán tres años del triunfo de Morena y su coalición para la presidencia municipal. Dicho proyecto, en ese entonces era encabezado por un polémico personaje, ex militante del PRI, quien años atrás ya había sido precandidato para el mismo cargo, pero por el partido tricolor.

Días después, se confirmaría que llegaría a ser presidente municipal y, para eso, es preciso decir que a quien nos referimos es a Gustavo Vargas Cabrera, quien ni siquiera se ocupó de hacer una campaña de magnitudes mayores como lo hicieron los otros candidatos, eso quizá debido a que, posiblemente en el fondo, sospechaba que sería arrastrado por el proyecto de Andrés Manuel López Obrador, por su famoso proyecto de impulsar la Cuarta Transformación del país y además pidiendo en cada mitin a los ciudadanos que votaran “seis de seis”, es decir por Morena y su coalición en todos los puestos en juego de aquella contienda electoral.

Fue así que, en ese entonces, la gente, harta de los malos resultados de los anteriores gobiernos al frente del municipio, buscaron cobijo en un nuevo partido, en ese que les endulzaba el oído y ofrecía poner fin a prácticamente todos los problemas del país si sus candidatos llegasen a ganar, dicen llevarían a cabo la cuarta transformación del país, han pasado casi tres años de esa promesa, y no vemos esa transformación, sino el retroceso en muchos rubros del país, hablando de Huauchinango, el retroceso es evidente, enseguida pondré ejemplos.

Fue así que, en Huauchinango, no hubo excepción y Gustavo Vargas Cabrera quien encabezaba la fórmula de Morena y su coalición se llevó el triunfo, obteniendo la cantidad ni más ni menos que de 15,688 sufragios por parte de los ciudadanos de este municipio serrano, esas personas a la fecha terminarían dándose cuenta de que fue un gravísimo error haber hecho caso al famoso discurso del “seis de seis” y votar a favor de Gustavo, pues las cosas en el municipio no han cambiado.

Ya en funciones, es preciso decir que, a lo largo de su administración, son bien conocidas las rencillas que ha mantenido con diversos sectores de la población, mismos que en su momento decidieron irse a plantar a la plancha del zócalo municipal para exigir que sus demandas fueran escuchadas y resueltas, entre estos sectores estuvieron los trabajadores de limpia, policías municipales, trabajadores del sistema de agua, organizaciones de comerciantes y hasta con los presidentes auxiliares.

Además de los conflictos con los sectores antes mencionados, es de conocimiento público, su pésimo plan de desarrollo municipal que echó a andar, aunque cabe señalar que en el texto y discurso se escuchan bien, en los hechos nada de eso se ha cumplido, ya que, a lo largo de su administración, en materia de transparencia son nulas las acciones que ha realizado. De los que destaca es que, en su plan de desarrollo municipal aseguraba que dispondría un recurso del municipio para que la ciudadanía decidiera en que ocuparlo, hoy no puede presumir de haberlo hecho. En campaña y también en el plan afirmaba que todas las sesiones de cabildo serían transmitidas en vivo, hoy puedo decir con firmeza que miente, no fue así, y si lo hizo fue plan con maña, para justificar su incumplimiento con la ciudadanía de Huauchinango.

Con respecto al desarrollo social, son pocas las obras de infraestructura que realmente hayan impactado y mejorado considerablemente la vida de los huauchinanguenses. Incluso, me atrevo a decir, que hay localidades donde ni obra publica se hizo. En contraste con lo anterior, resaltan los mas de 26 millones 895 mil pesos que se invirtieron en la remodelación de la presidencia municipal y los millones extras que se están invirtiendo en la remodelación del jardín central de la cabecera municipal. Y aquí cabe preguntarse: ¿realmente era necesario invertir tantos millones de pesos en la remodelación de la presidencia y del jardín municipal? ¿No era mejor invertir en la infraestructura de los pueblos marginados del municipio donde la aplicación de recurso es urgente y necesaria? O, por otra parte, ante la emergencia sanitaria que aún prevalece, ¿no era mejor decisión invertir esos millones de pesos en el equipamiento y ampliación del Hospital General que atiende a miles de ciudadanos al año? La respuesta más razonable usted la conoce, y no es precisamente la que eligió el señor presidente municipal.

Estos simples ejemplos son prueba contundente de que las colonias y localidades del municipio nunca fueron prioridad en los planes llevados a cabo por la autoridad municipal, por ende, podemos decir con toda firmeza y crudeza que esta administración significó tres años perdidos para Huauchinango, donde lejos de avanzar para cambiar la imagen de la periferia de la ciudad y localidades, se marginan nuevamente como en muchas administraciones pasadas. Huauchinango lo único que puede presumir es la imagen que se proyecta de la presidencia municipal y del primer cuadro de la ciudad, porque en las orillas de la ciudad hay colonias que aun viven en el total abandono, con carencias y rezago en los servicios básicos elementales para que sus habitantes puedan llevar a cabo una vida plena.

La gente de las localidades, como casi siempre pasa, seguirá caminando entre calles llenas de baches de lodo, con aguas negras corriendo entre las mismas, con carencias graves de agua potable en tiempo de sequía y siendo engañadas cada que llegan los tiempos electorales, de eso no hay duda. Nada quedaron de aquellas promesas de campaña de la actual administración, ni hablar de la inversión en seguridad, en turismo, en educación, ni en el rescate económico del municipio. Todo se quedó, como casi siempre, en promesas, y, aun así, estimado lector, que no le extrañe que el señor presidente municipal aparezca en la boleta electoral el próximo 6 de junio, como candidato a diputado local (al menos es lo que aseguran algunos medios locales), así, sin tantita vergüenza por haber brindado pésimos resultados para la ciudadanía de Huauchinango.

Acerca de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.