Jesuitas exigen justicia

0
35

Javier Campos Morales, El Gallo, y Joaquín César Mora Salazar, El Morita, son los dos sacerdotes jesuitas que fueron asesinados en un templo de la comunidad de Cerocahui, en el municipio de Urique en Chihuahua, cuando trataron de auxiliar a un hombre herido.

La comunidad de Jesuitas México lamentó su asesinato y dedicó un mensaje a los dos sacerdotes para agradecer su “vida y misión”, que entregaron de cuerpo y alma en la Sierra Tarahumara durante décadas.

Este lunes perdieron la vida cuando trataron de brindar ayuda a un hombre herido que era perseguido por sujetos armados. Diversas asociaciones civiles y religiosas exigieron justicia y la recuperación de sus cuerpos, que fueron sustraídos por los asesinos.

“No solo eran curas de Sacristía, sino verdaderos amigos, papás, hermanos, compañeros de camino” dijo otro sacerdote de la comunidad tarahumara. Los testimonios de quienes los conocieron coincidieron en que los padres Javier Campos y Joaquín Mora eran parte del pueblo y que murieron en la raya, tratando de proteger a la comunidad en todo momento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí