jueves , diciembre 3 2020

La poesía es la pregunta más grande y profunda: Luis García Montero

El poeta español Luis García Montero considera a la poesía la pregunta más grande y profunda sobre el significado de la vida.

García Montero participa en el Festival Internacional de Poesía y Prosa, que inicia hoy 23 de abril en La Ciudadela: Ciudad de los Libros y la Imagen, con la lectura de su más reciente libro Un invierno propio, una obra de metáforas que utiliza el paralelismo del frío para hablar de la crisis existencial y económica que vive Europa.

«Creo que la poesía tiene mucho que decir en la época del ‘sálvese quien pueda’, la crisis que vivimos, tan solo en España, no es sólo de dinero sino de valores esenciales, por eso me entusiasma traer a México este libro y compartirlo con mis colegas en este encuentro tan notable».

García Montero considera que en una época de modas y cosas masivas, la poesía representa la verdadera reivindicación de la conciencia individual.

«Vivimos en una época de tecnología y tecnocracia en la que se está perdiendo el contacto entre las personas, un verdadero humanista es el que utiliza los datos para tratar de comprender el mundo, pero hoy no existe ni siquiera ese intento».

En este sentido, dijo que el hecho poético debe seguir participando de lleno en la educación sentimental de las personas, escribiendo como un puente para la gente: «Por ello desconfío del poeta que sólo escribe para otros poetas. Los grandes clásicos de la literatura nos dan la lección de que las ideas deben responder a las inquietudes de la gente. Vargas Llosa habla de la importancia de reivindicar la literatura al momento de tratar de comprender el mundo como sociedad».

Luis García Montero no cree en las modas cuando se trata de reafirmar la importancia de la poesía, por ello no es partidario de celebrar a los auto denominados poetas de Twitter, pues piensa que hay en esas expresiones mucho de esa superstición de la modernidad, donde lo más raro y avant gard es considerado lo mejor.

«Soy partidario de tomarse en serio el arte, antes luchábamos contra el gusto aburguesado de quienes decretaban lo que era o no digno de valor, hoy hay que luchar contra los que usan la superstición de la modernidad para vendernos tonterías».

Considera que utilizar el Twitter u otras redes para hacer poesía es algo sospechoso porque vivimos una sociedad con demasiada prisa en la que nos estamos acostumbrando a pensar y expresarnos en titulares parecidos a los de un periódico.

«Tratar de emparentar a la poesía con este medio es un verdadero disparate, vivimos en una sociedad que empobrece cada vez más el lenguaje, la evolución del pensamiento es algo que necesita tiempo, y por ello los 140 caracteres no son suficientes para tal tarea».

Finalmente, el poeta adelantó que en mayo próximo, en la Feria del Libro de Madrid, presentará su más reciente libro titulado Una forma de resistir. Razones para no tirar las cosas.

«Es un libro que surge de mi afán por conservar cosas viejas, en el que cuestiono por qué no tiro aquella corbata que me regaló Rafael Alberti, aquel viejo almanaque de 1958 que alguna vez me dio José Emilio Pacheco por tratarse del año de mi nacimiento, es en cierta forma un libro que muestra que en la ruinas existe dignidad».

Y agregó: «Me da mucho gusto estar nuevamente en México, creo que el movimiento más importante de poesía se está dando en este país y en Colombia, son naciones que han resuelto el diálogo con la tradición y la modernidad y eso es muy relevante».

Acerca de Redacción