La Presunta Izquierda

0
17

El debate que se llevo a cabo en Francia entre el socialista Francois Hollande y Nicolas Sarcozy, dilato unas buenas horas, fue una verdadera deliberación política y los franceses tuvieron la oportunidad de poder ver y escuchar las diferencias de fondo de estos dos candidatos. Fueron 18 millones de espectadores en Francia y en Twitter 90 mil personas cruzaron medio millón de mensajes.
Hoy en la República Francesa convulsionada por una de sus peores crisis económicas, el candidato del Partido Socialista Francés, Hollande ha ganado con más del 50 por ciento de los votos. Los ciudadanos del país galo se cansaron de la incapacidad y los escándalos de Zarcozy, y antes de entrar a una etapa de profunda recesión económica por los efectos del euro y las deudas de los otros países europeos, optaron por el cambio.
En nuestro país el “debate” duro 120 minutos, con un minuto y medio para que se presentaran los candidatos, con cuatro preguntas sobre cada uno de los temas, más unas pocas replicas y nada más. Queda demostrado que en México nos hace mucha falta una cultura política para deliberar públicamente, hay temor de los partidos y así los ciudadanos nunca podrán decidir libremente.
Aparte de ser muy acotado, con poca difusión entre los auditorios de las dos televisiones abiertas, la nota de color sobre su logística y operatividad le quitaron sustancia al encuentro político. Cada aspirante invito a 50 personas de sus más allegados, por supuesto que no faltaron los dirigentes burocráticos de cada uno de los partidos.
Es increíble todo lo que se tuvo que hacer para un mal llamado debate político entre los que buscan gobernar al país. Sin embargo, creo que el post debate es mejor y sin duda alguna en estos días seguirán siendo la nota principal en los medios de comunicación.
Por ejemplo, aparte de escuchar los “sesudos” análisis de intelectuales orgánicos, escritores y editores que nos clarificaran la realidad sobre lo que vieron, también podremos leer columnas sobre el “intercambio de ideas”, que tuvieron Andrés Manuel López Obrador, Josefina Vázquez Mota, Enrique Peña Nieto y Cuadri.
Bueno y como son días de campañas electorales, la propaganda mediática en favor o en contra de cada uno de los aspirantes seguirá presente. Los del PRI seguirán deshaciéndose en halagos hacía Peña Nieto, dirán que gano el debate, que es el mejor y que sin duda el viejo partidazo tendrá presidente.
Don Gustavo Madero Muñoz junto con Roberto Gil Zuarth, nos seguirán diciendo que doña Josefina demostró ser la presidenta, que hablo de frente, que dijo la verdad a los mexicanos y que sin duda alguna la Vázquez Mota fue la mejor de los cua.ro. Bueno aunque ni ellos mismos se lo crean
El “chucho mayor” Jesús Zambrano Grijalva, junto con los otros dos dirigentes de las “izquierdas” (PT y Movimiento Ciudadano), más Ricardo Monreal Ávila, nos han afirmado que la victoria izquierdista quedo demostrada. Aunque muchos se resisten a entender a AMLO, sus argumentos de fondo son reales, es un grupo de facto con poder económico y político el que busca imponer a Peña Nieto en la presidencia.
Los efectos del post debate seguirán generando polémica durante estos días entre los dirigentes partidarios, coordinadores de campañas, asesores, actores políticos, politólogos, periodistas, articulistas y analistas de medios.
Solo una cosa: no hay que irse con la finta de los medios, el tal Gabriel Cuadri, no gano el debate, fue una parte utilizable de quien controla el SNTE, para golpear a López Obrador y proteger a EPN. Un ciudadano normal no actúa de esta forma.
Pronto terminaran los efectos del post debate, será solo un referente más y las campañas continuaran. López Obrador sigue creciendo de poquito en poquito y sus negativos se reducen. Eso de que el PRI tiene amarrado su triunfo junto con el PAN es falso.