La Presunta Izquierda

0
14

Peña Nieto y Josefina en la debacle.

 

Desde hoy la candidatura de Enrique Peña Nieto está deslegitimizada y no tiene ninguna posibilidad de ganar, lo mismo que la aspirante Josefina Vázquez Mota, quien solo participa y por honestidad deberá evitar un presunto pacto del calderonismo con el priismo.

Sobre los primeros y ante la caída sostenida de su candidato, la única salida que les queda y la más peligrosa, es hacer fraude electoral, que lo saben hacer muy bien y entonces incendiaran al país. Nadie les creerá que ganaron limpiamente, no será el mismo escenario del 2006, la situación se enrarecerá y ellos serán los únicos responsables. Tienen que dejar que las elecciones sean transparentes, limpias y legales.

La percepción sobre el triunfo de Andrés Manuel López Obrador empieza a crecer como ola entre la gente, el piso se les ha movido a los priistas y nuevamente entre el colectivo social ha empezado a crecer la esperanza sobre el “viejito”, que comentan es quien puede hacer algo.

Si a los panistas duros, reacios, los de la burocracia dorada, aquellos que forman parte de la corriente calderonista, les gana el hígado, su cerrazón y el rencor anidado en contra de López Obrador, entonces antepondrán sus propios intereses y son capaces de buscar una alianza con el PRI, para evitar el triunfo de la izquierda.

Pero si Josefina Vázquez Mota -que por cierto hoy estará en Puebla-, los panistas honestos, con principios e inteligentes asumen un papel digno, en conciencia podrá evitar el regreso del viejo sistema a Los Pinos.

Los miembros honestos del PAN, que aman su país, los que lucharon por la democracia y la libertad, saben que su candidata fue abandonada por el círculo cercano a Felipe Calderón Hinojosa, porque nunca fue su candidata. Lo mismo sucede con los dirigentes de su partido y otros grupos de poder en el blanquiazul.

Se podría decir que Vázquez Mota no es la responsable de los errores cometidos por los dos gobiernos panistas, sin embargo hoy esta en sus manos tomar tal vez la decisión más importante de su vida,  para optar por un gobierno de izquierda y convertirse en una mujer que conjuntamente con los mexicanos se sume a la verdadera transición democrática en México.

No deben los miembros del PAN, ver las cosas con anteojeras ideológicas, esta coyuntura inédita, es fundamental para todos los que buscamos un cambio verdadero. Por eso los panistas tienen en sus manos una decisión valiosa o se convertirán en cómplices del viejo PRI. La historia nunca se los perdonará.

Si dejan que se impongan las posturas fundamentalistas y duras de Calderón Hinojosa, se impondrá la venganza, para que el PAN siga abandonando a su candidata, no hagan nada y los priistas con Peña Nieto se impongan. Tal vez los acuerdos sean inmunidad e impunidad para la elite que gobierna actualmente.

Entonces los panistas quedaran como unos traidores, además ante la mirada y las justas demandas de miles y miles de jóvenes que han salido a las calles, serán vistos como cómplices de un pasado que les ha hecho mucho daño. Los tiempos oscuros de las concertacesiones deberán olvidarlos, porque los ciudadanos nunca se los perdonarán y perderán todo.

Solo hay que ver como en días, la imagen de Peña Nieto se derritió, se derrumbo e hizo crisis. Después de presentarlo como su estrella del momento, como su mejor rostro joven, ya vimos lo verdad que descubrieron los chavos: es una imagen “nueva” que esconde todo lo malo de aquel pasado que no quieren que regrese, porque les da temor y miedo. Más aún fueron los que descubrieron y nos mostraron que es una candidatura de Televisa y TV Azteca.

Los menospreciados jovenzuelos mexicanos, aquellos que no le creen a los medios de comunicación y a muchos periodistas, quienes mejor se enteran por las redes y quienes hacen lecturas en ingles en algunos medios extranjeros, también saben que las burocracias priistas se quedaron con las diputaciones y senadurías, mientras que los grandes grupos de interés se quedaron con la candidatura de su aspirante presidencial.

Estos muchachos le dieron un vuelco de 180 grados al estado de cosas en el país, nos avisaron desde su óptica post moderna que la opción que representa el PRI  solo nos engañaba, para restaurar un pasado de más de 70 años que no quieren que regrese.

Los mexicanos no deben irse con la finta, las detenciones por parte del actual régimen en contra de ex gobernadores del tricolor son para presionar al PRI, para obligarlo a negociar con ellos. Las campañas negras que vendrán en contra de López Obrador, para acusarlo de populista o de ser hasta pariente de Chávez, así como los rumores de que los pobres administraran el dinero de la clase alta u otras “jaladas” son viles mentiras.

De nueva cuenta manos negras de algunos panistas, así como de priistas y sus asesores empezaran a meter miedo a los votantes. La única forma de detener esta cínica embestida es con el voto libre de todos nosotros.

No quieren y desean que López Obrador llegue a la presidencia, más que miedo, no quieren perder todo un régimen de privilegios que tienen, toda una red de complicidades, poder regional y grandes riquezas indebidas. Lo siguen acusando de polarizar y dividir, cuando lo que más ha dividido es la desigualdad y la pobreza, mismas que nunca resolvieron.

Ante el voto razonado que anda pidiendo Peña Nieto, debe imponerse un voto del corazón, que es lo que sentimos realmente los ciudadanos, ante tanto dolor, coraje y rabia por las injusticias que nos han hecho.

No es posible que olvidemos todo lo vivido bajo los gobiernos del PRI y PAN, la gente debe perder el miedo y saber que el voto en libertad es lo único que nos queda en estos momentos, para romper el cerco del autoritarismo, la pobreza y la violencia que se ciñe sobre nosotros.

Los panistas que ayer eran limpios, nada corruptos, luchadores por el voto y la democracia, que tenían principios y que hoy los atrapo el poder, se han destruido y destruyeron al PAN, se convirtieron en corruptos y hacen lo mismo que el partido que decían combatir. Por eso no tienen ninguna posibilidad de seguir gobernándonos.

Aquellos que aún se mantienen en la línea, merecen respeto, volvería a decir que tienen en sus manos la alternativa de cerrar filas para evitar que el PRI regrese al poder.

La candidatura de Vázquez Mota ha sido abandonada y golpeada internamente, perdieron su vocación de poder, deben permitir el paso y el triunfo de la izquierda.

López Obrador debe ser generoso en la victoria, resguardar las instituciones, la unidad del país e incluyente con todos los que trabajen por un país democrático y justo. La situación que vive México no es la mejor y no será fácil enfrentar todos los retos nacionales, requerirá López Obrador de muchas manos y de los jóvenes para levantarlo de nuevo.