domingo , noviembre 29 2020

La Presunta Izquierda

Al PAN o las izquierdas no creo que les sobre tiempo al contrario les faltará. La campaña por la Presidencia en México comenzó hace tiempo, hoy simplemente se cumplen los plazos legales para competir.
Más que las frases domingueras, utilizadas últimamente por Andrés Manuel López Obrador y Josefina Vázquez Mota, para provocar la respuesta de Enrique Peña Nieto. Los dos primeros necesitaran de otras armas políticas o algo más que lo cimbre, lo mueva, desequilibre o “saque de onda”.
Porque el candidato del PRI, ni se despeina, ni se acongoja, ni se inmuta y mucho menos lo vemos que se preocupe. Peña Nieto anda “puebleando” por el país como si nada, como si anduviera de vacaciones con su mujer, como un actor de tercera, regalando firmas y fotografías a sus mirones. Pareciera que ha leído el guión de su película unas diez veces, no se equivoca y sigue al pie de la letra las indicaciones de sus asesores.
Así ven estos “cuates” del PRI las cosas que todos los días pasan y suceden en nuestro agobiado país. Las grandes “broncas” nacionales como: desempleo, desarrollo, pobreza, violencia, injusticia y desigualdad social son mera telenovela que pronto encontrara un final feliz. Lo peor de todo es que “el pueblo bueno o malo” les cree.
Quien piense que las presuntas frases de: “señoritingo”, “miente”, ¿quién pompó?, “es un mentiroso”, “no cumple”, “es más de los mismo”. Afecten a Peña Nieto, se equivocan y engañan.
Lo estamos viendo hoy, ha mandado para estos menesteres a su “extras” o dirigentes nacionales de su partido (PRI), para que ellos respondan.
Las izquierdas y la derecha deberían de preocuparse, sobretodo porque cada día que pasa, el candidato del Revolucionario Institucional se pasea sin mirarlos, es más los ignora y no los “pela”.
Bueno hasta se ha dado el gusto de burlarse y agradecer el apoyo gratuito de Vicente Fox Quezada, que ha augurado su triunfo y dicho que “solo un milagrito” podría salvar a Vázquez Mota.
Es obvio que el arranque de su campaña le ha resultado exitoso, que los montajes, escenarios y recreaciones le han resultado favorables en estos días de actividades proselitistas. No ha hecho modificaciones en su estrategia electoral, tampoco en su equipo, su viejo aparato (PRI) funciona y tal vez así seguirá actuando con su guión memorizado y mujer al lado.
Peña Nieto y su partido, le están apostando a llevarse todo en las próximas elecciones. Solo esperaran pacientemente que el primero de julio el gran descontento social se canalice en favor del PRI.
Si llegará a ganar el tricolor, estén por seguros que no volverá a dejar el poder o entregarlo como lo hicieron en el 2000.
Del fracaso panista ni hablar, no tienen candidata y tampoco son una alternativa para estos momentos de crisis.
Volvería a insistir: lo que hace el candidato de las izquierdas con sus dichos, son meros fuegos artificiales, “cuetitos” y disparos de agua.
No tiene mucho tiempo la izquierda, uno quisiera que por fin ganara. Sin embargo las señales que mandan sus dirigentes no son las mejores, pareciera ser que han perdido su vocación de poder.
Otros solo piensan en lograr sus espacios parlamentarios y desde ahí atrincherarse para resguardarse y luego negociar con el poder en turno.
Como medio se pulsan las campañas electorales, el PRI se siente ya en Los Pinos y prepara su regreso. La izquierda tiene que dar un vuelco y evitar que las esperanzas de cambiar de fondo las cosas en México se esfumen. Será una tragedia que el oscuro pasado disfrazado de lo nuevo y firmando compromisos para que les crean, regrese.
La izquierda tiene que repensar su papel y tener “más pantalones” para enfrentar con todo al candidato del PRI.

Acerca de Redacción