viernes , enero 22 2021

La Secretaría de Cultura y artistas dialogan sobre propuesta cultural para el Bosque de Chapultepec

La Secretaría de Cultura y artistas y miembros de la comunidad cultural se reunieron para dialogar sobre la propuesta cultural para el proyecto prioritario Chapultepec: Naturaleza y Cultura; la sesión que contó con la participación de la titular de la dependencia, Alejandra Frausto Guerrero, fue espacio para la resolución de dudas, plantear propuestas y llegar a acuerdos.

“Coincidimos mucho, estoy segura vamos a hacer de Chapultepec un proyecto justo, independientemente de lo que puede hacer un personaje u otro, es un proyecto público y eso se va a preservar. Parte de nuestro trabajo es estar en contacto con ustedes”, comentó en la sesión virtual que se llevó a cabo el lunes 11 de enero.

Por ello, invitó a la comunidad a seguir enriqueciendo el plan cultural de manera cercana y convocó a llevar a cabo una reunión de seguimiento que permita avanzar en la propuesta, puesto que el proyecto enfrenta el desafío de ser de impacto nacional.

Para lograr este objetivo, dijo, también se establece relación con instancias nacionales e internacionales que tienen la misma vocación, diálogo para el que asignó a la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, Lucina Jiménez López, y de la directora general de Vinculación Cultural, Esther Hernández Torres.

“Chapultepec tiene que ser el espacio donde se magnifique la visión cultural de todo el país, por eso cabe en este lugar y en este gran bosque. Será uno de los programas de aquel concepto que siempre se hablaba de creación de públicos, no me imagino uno más grande que éste porque cada institución tiene como mandato la programación, además de en su propio recinto, en el espacio extendido”, comentó.

En la sesión, donde participaron Demián Flores, César Martínez, Alberto Híjar, José Luis Cruz, Adriana Malvido, Iñaki Herranz, Gerardo Carrillo, Antonio Gritón, Néstor Quiñones, Alberto Castro, Gabriel Macotela y Teresa Velázquez, se plantearon opciones culturales para desarrollar, como incluir proyectos de promoción de lectura, de resignificación a través del audio, hacer esquemas de residencias artísticas para creadores, ejecutar proyectos que abonen a la descentralización de la cultura a través de mecanismos de colaboración, montar exposiciones de jóvenes creadores, recuperar la memoria histórica, entre otros.

De igual forma, se plantearon dudas e inconformidades sobre temas como la participación del artista plástico Gabriel Orozco, la construcción de infraestructura y, a su vez, descuido de los museos ya existentes, la preocupación sobre destinar recursos que podrían ayudar a las y los agentes culturales en condiciones de vulnerabilidad, ante la contingencia sanitaria, a un proyecto que es sólo de la Ciudad de México y que podría considerarse centralista, entre otros.

Entre los puntos abordados, por ejemplo, Gabriel Macotela consideró que la administración y distribución de los recursos de la Secretaria de Cultura, siempre y más en momentos como éste, deben ser una oportunidad para integrar y fortalecer al gremio.

Las y los demás participantes refrendaron esta idea, destacando cada uno diversos puntos; por ejemplo, Iñaki Herranz dijo que es oportunidad para dotar al Museo de Arte Moderno de un auditorio; Néstor Quiñones mencionó que los artistas jóvenes requieren de un espacio propio para desarrollar proyectos en Chapultepec; mientras que Demián Flores propuso redistribuir los recursos en proyectos en todo el país para generar una verdadera relación entre arte, cultura y sociedad a nivel local y regional, sobre todo en comunidades donde es necesaria la reconstitución del tejido social.

A su vez, Alberto Castro Leñero refirió que el proyecto Chapultepec es de infraestructura urbana en la Ciudad de México, por lo que debe ser asesorado por expertos de arquitectura, arte contemporáneo, ciencia y cultura y consideró, no debe afectar el presupuesto de la Secretaría de Cultura. Alberto Híjar pugnó por la conformación de un consejo de historiadores, arquitectos de paisaje, urbanistas, defensores del ambiente y colectivos de trabajadores de la cultura que generen, entre otros, proyectos de reflexión sobre la memoria histórica de Chapultepec, sin olvidar la atención al medio ambiente.

Al tomar la voz, César Martínez propuso reducir el presupuesto federal destinado al Ejército y dirigirlo a cultura, planteó que el Complejo Cultural Los Pinos rediseñe sus espacios para la realización de residencias artísticas nacionales e internacionales –con fines de intercambio mutuo–; sean lugares de estudio y talleres para artistas, artesanos, diseñadores, músicos, poetas, actores, gestores culturales y, con la posibilidad de que su obra o resultados se difundan y puedan comercializarla en el mismo sitio.

A su vez, Antonio Gritón reconoció la propuesta de Gabriel Orozco en el proyecto conceptual por la regeneración ambiental del espacio y la interconexión peatonal entre las cuatro secciones del bosque, no obstante, dijo, no debería considerar nuevas edificaciones ni onerosas obras viales. Como ejemplo del desarrollo de proyectos sin construcción, recordó que el 9 de enero, un grupo de artistas acudió a la Tercera Sección de Chapultepec para realizar la instalación del proyecto Antena para Cambiar al Mundo desde Chapultepec. Esos recursos se podrían destinar a mantenimiento y operatividad de centros culturales de pequeño formato, a cargo de la Secretaría de Cultura y no de los municipios. Destacó el trabajo realizado por la Secretaría de Cultura en el país con Cultura Comunitaria y los Semilleros durante 2019; esta propuesta, dijo, se podría fortalecer con los recursos de Chapultepec.

Ante las dudas y propuestas, la secretaria Frausto Guerrero comentó que el proyecto privilegia el aprovechamiento de infraestructura ya existente, por ejemplo, con el Cencalli, la Casa del Maíz y la cultura alimentaria, que se ubicará en el Molino del Rey, así como la Casa Museo Lázaro Cárdenas, donde sólo se hicieron adecuaciones a un inmueble ya existente. Explicó que parte fundamental es la rehabilitación de inmuebles, como son los museos del Instituto Nacional de Antropología e Historia y del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), que se localizan en Chapultepec, por lo que parte del presupuesto tiene este propósito. De igual forma, dijo, el Complejo Cultural Los Pinos ha sido la punta de lanza para resignificar Chapultepec, si bien en un principio la gente acudía por morbo a visitarlo, han encontrado un espacio abierto al arte y la cultura.

La Fábrica de Pólvora, comentó, es un espacio con un alto valor para las comunidades que habitan el pueblo de Santa Fe, igual que la ermita Vasco de Quiroga, por lo que se trabaja para que las y los vecinos del Bosque puedan tener acceso desde el oriente de la capital del país, ya que actualmente no existe, está cercado por la avenida Constituyentes; también se trabaja en la recuperación del manantial y, entre otros proyectos, se tendrán nidos de lectura.

Explicó que, ante la emergencia sanitaria, se destinaron desde la Secretaría de Cultura más de 78 millones de pesos a convocatorias para apoyar a la comunidad artística y cultural de todo el país. Además, dijo, en la actual administración se ha llevado a cabo un proceso de análisis profundo y de reorganización para descentralizar los trabajos desde el INBAL en todo el país, de la mano con los Institutos y Secretarías de Cultura del país.

Para puntualizar cada una de las áreas de trabajo y acción, por parte de la Secretaría de Cultura participaron también la subsecretaria de Desarrollo Cultural, Marina Núñez Bespalova; la directora general de Vinculación Cultural, Esther Hernández Torres; la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, Lucina Jiménez López; el director Administrativo del Complejo Cultural Los Pinos, Homero Fernández Pedroza; el director general de Comunicación Social y Vocero, Antonio Martínez Velázquez; el secretario ejecutivo del Sistema de Apoyos a la Creación y a Proyectos Culturales (Fonca), Juan Carlos Bonet Gutiérrez; el director general de Promoción y Festivales Culturales, Pablo Raphael de la Madrid; el jefe de oficina de la Subsecretaría de Desarrollo Cultural, Arturo Delgado Fuentes, y la subdirectora de Convenios y Contratos de la Secretaría de Cultura, Mariana Turena Flores.

En su oportunidad, Marina Núñez explicó que el proyecto conceptual que realiza Gabriel Orozco no necesariamente formará parte del Proyecto Ejecutivo, este último, dijo se presentará por parte de las autoridades involucradas al Consejo Rector del Bosque de Chapultepec este año; para ello se están realizando análisis y estudios. Será este ente vigilante del bosque el que determinará la viabilidad de cada trabajo a realizar en temas de vialidad, medio ambiente y más.

Sobre la participación de Gabriel Orozco, comentó que el acuerdo implica que no hay pago por el desarrollo del plan conceptual. De igual forma, reiteró a la comunidad la invitación a ser parte en la construcción del proyecto cultural, el cual escucha a todas las voces.

Respecto los procesos de los contratos del 2021 de prestación de servicios, dijo que las condiciones actuales obligan a trabajar con los elementos que sean necesarios para cumplir las metas del año 2021, cada área trabaja en la reelaboración de sus programas y espacios de trabajo al respecto. No parará ninguna actividad sustantiva.

Lucina Jiménez, a su vez, explicó que una gran inversión del proyecto Chapultepec: Naturaleza y Cultura se dirige a la rehabilitación del Museo de Arte Moderno, y, también a la atención del Centro Cultural del Bosque; refirió también la importancia de trasladar el Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (CENCROPAM), a Chapultepec, no sólo como una mudanza, sino para la recuperación de la obra artística nacional y poder tener la Bodega Nacional de Arte, para cuidar y preservar las colecciones artísticas del país.

Recordó que se trabaja con distintos museos y recintos culturales del país, no sólo con los del INBAL, para desarrollar proyectos que abonen a la descentralización de la cultura.

A su vez, Esther Hernández Torres comentó la forma en la que se está trabajando para vincular a las personas que habitan alrededor del Bosque de Chapultepec con este proyecto cultural, cómo las y los vecinos ven su participación, que quieren y cómo quieren que se realice; invitó a los artistas reunidos a formar parte de las sesiones, a fin de compartir ideas, propuestas y trabajar en conjunto.

Explicó, que, con el mismo propósito, se dialoga con instancias culturales y colectivos de todo el país, y así abonar a la meta de que Chapultepec: Naturaleza y Cultura sea un proyecto que nace en la Ciudad de México, pero tiene alcance nacional.

Homero Fernández Pedroza puntualizó que la apertura del Complejo Cultural Los Pinos fue la compuerta que permitió el proyecto Chapultepec: Naturaleza y Cultura y se ha convertido en un espacio que ha permitido a miles de personas disfrutar de contenidos culturales y artísticos de todo el país, a través de sus distintas actividades; en muchos casos, son personas que han tenido su primer acercamiento con la cultura al encontrarse con una obra teatral, con un concierto o con alguna de las exposiciones, mientras caminan por este espacio.

Comentó que la zona de cabañas ha sido residencia de personal médico que atiende COVID-19 y, en éste y otros espacios, dijo, se exploran opciones para dar cabida a artistas, exposiciones, talleres y más; puso por ejemplo que el Sistema Nacional de Fomento Musical y la Orquesta Escuela Carlos Chávez ya viven en el Complejo. Agregó que, ante la contingencia sanitaria, presupuesto destinado de los Pinos fue redirigido para apoyar convocatorias que beneficiaran a creadores y artistas.

Acerca de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.