miércoles , marzo 3 2021

Las caravanas de personas migrantes se reactivarán con Biden: investigador

  • Para el Dr. Jesús Peña, entre los principales retos para el nuevo presidente de EU está consolidar una reforma migratoria
  • La Dra. Valeria Valle, directora del Departamento de Estudios Internacionales de la IBERO, dijo que Biden tiene la oportunidad de cumplir la promesa de acercarse al mundo



Con la llegada del nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se reactivarán los flujos de migración masiva que transitan por México y Centroamérica hacia la frontera norte con solicitantes de asilo, señaló el Dr. Jesús Peña, Investigador y docente en el Departamento de Estudios Sociales del Colegio de la Frontera Norte.

Al participar en el conversatorio La entrada de Joseph Biden al 2021, el experto en temas de migración recordó que días antes de que el colegio electoral de Estados Unidos confirmara la victoria de Biden, ya estaba en camino una nueva caravana de personas migrantes procedente de Honduras, por lo que este tema tendrá que ser atendido inmediatamente.

De acuerdo con el doctor en Investigación en Ciencias Sociales por la FLACSO México, los símbolos son importantes: con Biden hay un cambio de idea respecto a la migración, lo cual es positivo para la región porque el tránsito de personas se verá más allá de un tema de seguridad, y México es importante para encontrar una solución en cuanto al manejo de las caravanas, que no sea el gas lacrimógeno y la Guardia Nacional.

“El 2020 fue difícil para Honduras, pues además de la pandemia por el COVID-19, tuvo dos desastres naturales sumados a sus problemas económicos a nivel macro y el crimen organizado. Por lo cual, sin lugar a dudas, van a seguir saliendo caravanas, por lo cual estamos ante una oportunidad de cooperación con México para tener una agenda migratoria regional, pues es la única manera de atender esta situación”, expresó el Integrante del Observatorio de la Relación Binacional México-EU de la UNAM, que organizó este evento en conjunto con la IBERO.

Peña recordó que cuando Biden fue vicepresidente de EU, durante la gestión de Barack Obama, tuvo a su cargo los Programas de Centroamérica, por lo cual es una región que conoce bien. En dicha administración mandaron 750 millones de dólares de ayuda. En el último año de presidencia de Obama, Honduras (de donde salen las caravanas) recibió 181 millones de dólares para diferentes programas de ayuda.

Son estrategias y políticas que Trump suspendió al ver a la migración más como un problema de seguridad que se debe atender con muros y soldados, que como una cuestión de desarrollo económico para la región. Sería una oportunidad que Biden regrese con una estrategia de ese tipo, de parar los flujos migratorios o de hacer de la migración una cuestión segura y ordenada para todas las personas a través de una estrategia de desarrollo económico para Centroamérica”, expuso.

De tal forma que esto no es nuevo para el presidente en turno, pues en las últimas dos décadas ha aumentado la ayuda humanitaria y económica a los países del triángulo norte. Sin embargo, la migración no ha parado, por lo cual es importante no sólo incrementar la ayuda, sino trabajar con esos países y con México para hacer una agenda de desarrollo económico en la región.

“En la frontera norte se recibirá bien que se busque otra manera de atender este fenómeno y que no se esté militarizando cada vez más, tanto por una cuestión ética y porque no está funcionando. Esperemos haya una oportunidad de cooperación”, dijo el especialista que participó en la mesa de análisis ¿Hacia una nueva política migratoria en la administración Biden?

Recordó que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, prometió que pararía la migración con desarrollo económico, “su promesa no fue crear la Guardia Nacional y utilizarla para detener a las personas migrantes, sino que dijo que habría una agenda de desarrollo económico en el sur de México y Centroamérica”, expresó.

Por su parte, la Dra. Valeria Valle, directora del Departamento de Estudios Internacionales, quien moderó esta mesa de análisis, señaló que en la ceremonia de investidura de Biden se observaron varios símbolos  en el discurso inaugural a personajes que abonan a la unidad, no al muro. Hubo distintas personas, de varias nacionalidades y orígenes, que hablan de un cambio.

“Es una oportunidad para tratar a la migración desvinculado los temas de seguridad y para que EU considere firmar el Pacto Mundial para una Migración segura ordenada y regular, y para que se abra un tema de discusión sobre los objetivos de desarrollo sostenible en materia de migración y para que esta administración cumpla la promesa de acercarse al mundo y a los acuerdos suscritos por varios países, comenzando con la frontera y con la cooperación de México y Centroamérica”, expuso.

Otro reto de Biden en migración

El Dr. Jesús Peña, investigador y docente en el Departamento de Estudios Sociales del Colegio de la Frontera Norte, explicó que, desde su campaña, Biden tomó el reto, como muchos demócratas, de prometer una reforma migratoria para documentar la situación en tránsito de 11 millones de personas que viven en EU de manera irregular.

“Cuando fue vicepresidente crearon y ampliaron la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en ingles), por ahí vienen las credenciales de que continuarán con estos programas que ayudarán a las personas que están allá en EU y que, por alguna razón, no han podido regularizar su situación migratoria. Es un reto monumental”, dijo Peña.

Añadió que, a su favor, tiene la mayoría en la Cámara y el Senado. Entonces, puede haber esperanza. “Es un tema muy politizado y me parece complicado que lo logre, pues los republicanos van a obstaculizar a estas personas porque cualquier esfuerzo por regularizar lo ven como una estrategia de crear votantes que muevan la balanza de poder”.

Acerca de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.