martes , septiembre 22 2020

Los “líderes millonarios” y la falsedad de Barbosa

Aquiles Montaño Brito

Antorcha Inc., líderes multimillonarios, huachicoleros, lavadores de dinero, mocheros de obras y un largo etcétera más son las calumnias de moda lanzadas desde la presidencia de la República, la Unidad de Inteligencia Financiera y el gobierno de Puebla, contra el Movimiento Antorchista. A finales de agosto, algunos medios de comunicación difundieron la “información” y vomitaron en sus planas, redes sociales y micrófonos todos los insultos que pudieron contra los “multimillonarios” que, según AMLO, Barbosa y Santiago Nieto, se enriquecieron engañando a los pobres y violando la ley por años.

Algunos poblanos, en un primer momento, se dejaron impresionar por el agresivo linchamiento mediático que desplegó el gobierno de Miguel Barbosa contra nosotros. Pero quienes razonan las noticias con ojo crítico se preguntaron: La UIF “aún no ha dado información suficiente sobre las pruebas, por lo menos incipientes, que demuestren que dichas cantidades son producto de actos ilícitos. De ahí que los dirigentes (de Antorcha) denuncien una y otra vez que se trata de una persecución política”, como escribió una columnista.

Los morenistas nos acusan de cometer ilícitos, pero no ofrecen ni una prueba de los delitos supuestamente cometidos. Barbosa habla con la prensa sobre líderes antorchistas multimillonarios, negocios con dinero ilegal, obras gestionadas y no terminadas, pero no ofrece un solo ejemplo de un líder multimillonario, de un negocio ilegal o de una obra no terminada. La campaña es acusar, acusar y acusar… pero no probar. Morena conoce las viejas mañas de la política y no espera un juicio ante la autoridad legal, sino que acusa mediáticamente para provocar la repulsión de la ciudadanía y que la cárcel o la represión del Estado sean vistas como “algo natural y lógico”. En este círculo vicioso se ausenta la batalla legal y la sentencia justa. Veamos un ejemplo.

Diario Cambio, vocero del gobierno barbosista, el 26 de agosto tituló su portada así: “Congelamiento de cuentas contra Antorcha es solo el principio; sus líderes tienen riqueza inmensa: MBH”. En la nota, el reportero escribe que el gobernador Miguel Barbosa Huerta afirmó que los líderes antorchistas se han enriquecido de manera ilícita y cita al gobernador: “Sus líderes son inmensamente ricos (sostiene Barbosa en tono amenazante, AMB), ese discurso de pobreza es totalmente falso (¿nomás porque él lo dice?), violan la ley de manera permanente” (Barbosa ha de tener información de la inteligencia poblana e inculpa de más delitos a los líderes antorchistas). Dice después: “No sé los montos (¡ah, canijos!, ¿tan rápido se le cae el espectáculo? Barbosa confiesa su falsedad), solamente sé que son cuantiosos (¡uf! Sí, se le va cayendo la revelación de la millonada), así de simple, son congelamientos de cuentas de personas físicas y morales de Antorcha y otras vinculadas; sí es cierto y lo sabíamos (y si el señor lo sabía, ¿por qué no denunció? ¿Se trata de un cómplice?), es un asunto federal, no estatal”. Su repetición ignorante sobre el supuesto enriquecimiento ilícito le impide, con dolor de su corazón, terminar su cadena de injurias con una condena de cárcel, porque no se ha probado el delito ante un juez. La nota nos da otra perla: “Acotó (el señor acusador) que no conoce lo montos (la ignorancia acusadora) como tal que fueron congelados por la UIF, sin embargo, refirió que son cuantiosos (¡oh, gran palabra que aquí es estéril por completo!), dirigidos a cuentas bancarias de personas físicas y morales que se enriquecieron desde el 2010 a la fecha, tal es el caso de Juan Manuel Celis y Soraya Córdova Morán, por cerca de 800 millones de pesos de procedencia ilícita (¿y cómo prueba Cambio que son ilícitos?)”. Lo mismo se repite en otros medios y columnas, en las que se juntan las denuncias barbosistas, la prensa venal, la ignorancia y las fobias de quienes escriben. Pero vamos a desmentirlos de una vez.

El Movimiento Antorchista, hace muchos años, diseñó un plan que nos hiciera independientes económicamente de los políticos o empresarios. Independencia económica es independencia política. Así creamos pequeñas empresas que son de todos los antorchistas, es decir, que mantienen la vida y lucha de los activistas en los pueblos y colonias. A esta actividad, que es completamente legal y que ha sido revisada hasta el mínimo detalle, se le suma la cooperación voluntaria de activistas que gozan de un salario, las actividades económicas que hacemos los activistas y la colecta pública, en la que millones de mexicanos nos ofrecen su apoyo voluntario porque están de acuerdo con nuestra lucha. Así se sostiene Antorcha. Por eso, cuando uno les pregunta por las pruebas del enriquecimiento ilícito… ¡todos callan! No hay pruebas, porque nuestro pequeño aparato económico es legal. No necesitamos que alguien nos dé bolsas amarillas con dinero en efectivo, como a Pío López Obrador, y tampoco andamos pidiendo 100 mil dólares para hacer favores políticos, como Barbosa Huerta, ¡nuestro acusador!

Sigamos. Dice Diario Cambio que al líder antorchista Juan Manuel Celis se le retuvieron cuentas con millones ilícitos y, burlándose, titulan: “Celis calla sobre sus 800 millones en cuentas”. Cambio tampoco puede detallar lo ilegal, pero le agrega que son varias “cuentas”. Repite, como ventrílocuo, lo que le dictaron. Pero aclaremos. Todos los negocios de Antorcha están registrados a nombre de un compañero honrado; esto quiere decir que el negocio no es de él, ni usa las ganancias para su vida personal: todos los negocios son administrados por una comisión financiera experta y es ella quien utiliza las pequeñas ganancias para solventar las necesidades de la organización: la lucha política, actividades culturales, actividades deportivas, propaganda y muchas cosas más que son necesarias para una organización con cerca de 2 millones 500 mil afiliados a nivel nacional.

El ingeniero Juan Manuel Celis Aguirre tiene a su nombre, con las especificaciones que ya señalé, una gasolinera ubicada en Tlapa, Guerrero. No daré, por razones obvias, el monto total de los recursos que entran por venta de gasolina y por la compra de esta a Pemex, aunque esos datos son reportados cotidianamente a la Secretaría de Hacienda y Pemex. Pero haré un ejercicio con el que se me entenderá: supongamos que los ingresos de la gasolinera suman 100 pesos por la venta de combustible. ¿Qué pasa con los egresos? De esos 100 pesos, 89 son usados en la compra de gasolina a Pemex, empresa que cuenta con un científico sistema de revisión de cada gasolinera. Ya solo nos quedan 11 pesos: de ese monto, un peso es usado en gastos de operación, tres más en pago de impuestos, tres en gastos e inversión. En total: 89 más siete suman 96 pesos. El resto, cuatro pesos (casi lo mismo del pago de impuestos), son las ganancias. Ya se ve que son pequeñas y no son del líder antorchista, porque no llegan a sus bolsillos. El dinero es usado por nuestra comisión financiera para los gastos de la organización y la inversión en nuevos negocios legales. ¿Y los 800 millones de pesos de los que habla Diario Cambio? Esos no existen en “las cuentas” de Juan Celis. Ahí está el engaño de la Unidad de Inteligencia Financiera y de Barbosa. Ellos “denuncian” en los medios el congelamiento de las cuentas multimillonarias, pero esas centenas de millones no existen.

            La UIF congeló 20 cuentas del Movimiento Antorchista. Esas 20 cuentas suman un total de 27 millones de pesos; es decir, cada cuenta tiene en promedio un millón 350 mil pesos. ¿Por qué Barbosa habla de las cuentas millonarias? Porque busca linchar a la organización. No da la cifra exacta del congelamiento dado que eso reduce el poder del escándalo. ¡Barbosa le miente a Puebla… una vez más! El grave problema es que el método persecutorio puede ser usado contra cualquier enemigo político de Morena: todos, pues, corremos peligro ante un tirano mentiroso en el poder. El escándalo intenta crear la imagen de “justicia” ante la detención de líderes antorchistas en el futuro próximo. Esa ilegalidad va contra Juan Manuel Celis y Soraya Córdova. Pero los 350 mil antorchistas del estado conocemos la situación financiera de nuestra organización, la limpieza de nuestros líderes y la heroica lucha que han dado en 46 años. Si Barbosa detiene a nuestros líderes, la respuesta será la caída definitiva del poder de un gobernante que le ha causado mucho mal a los poblanos. Los antorchistas estamos listos para esa lucha. Que conste.

Acerca de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.