«Maestros de Izúcar; formadores de conciencias y buenos ciudadanos»: Presidente Municipal

0
116

Para Carlos Gordillo Ramírez, Presidente Municipal de Izúcar de Matamoros, la conmemoración del Día del Maestro representa un reconocimiento a los educadores, quienes de una manera desinteresada y cumpliendo un verdadero apostolado, se encargan de enseñar el conocimiento y los valores, que son necesarios para afrontar el camino de la vida.
«Las maestras y los maestros de Izúcar cumplen con la enorme labor y responsabilidad de ser transmisores del conocimiento, además de que contribuyen a la formación personal del hombre y al desarrollo comunitario, siendo una de sus tareas fundamentales, la de participar en la formación del ciudadano del mañana; en este sentido los docentes de Izúcar se han caracterizado por ser forjadores de conciencias y formadores de personas que han destacado en diferentes ámbitos de la vida».
Ser maestro no es un trabajo fácil, se necesita mucho esfuerzo, paciencia, dedicación, compromiso y responsabilidad para poder educar, formar y orientar, y para lograrlo se requiere además de la ayuda de las madres y los padres de familia y la de los mismos estudiantes. Cada maestro, urbano o rural; de enseñanza básica o media y media superior enfrenta con humanismo la tarea que a sí mismo se ha impuesto y que la nación le ha encomendado.
Ante la crisis de valores, el mentor ha de colocarse del lado de la esperanza e impulsar una cultura por la paz y no violencia en la escuela. En estos tiempos, ante el acecho de la delincuencia organizada, el peligro de las adicciones, el fantasma de la violencia y la falta de una formación cívica y ética; las maestras y maestros, se convierten en agentes efectivos, para ofrecer una educación más humana, sensible, pero al mismo tiempo positiva, para transformar conductas y modelos negativos que invaden la vida de las escuelas.
Por último, recordó que siendo presidente de la República Don Venustiano Carranza, firmó un decreto que declara el 15 de mayo como día del maestro. En 1917 dos diputados al Congreso de la Unión, el coronel Benito Ramírez García y el doctor Enrique Viesca Lobatón, promovieron la instauración del día del maestro, presentando ante el Congreso de la Unión una iniciativa para que fuera instituido el Día del Maestro, proponiendo que esta efeméride se verificara el día 15 de mayo.