Montan en la IBERO la exposición ‘El saber de los jesuitas’

• Permanecerá hasta el 29 de septiembre, en el Área de Exposiciones de la Biblioteca • Se exhibe como parte de las actividades de las ‘X Jornadas AUSJAL’ • La IBERO creará su Museo Universitario

0

La Universidad Iberoamericana Ciudad de México montó en el Área de Exposiciones de la Biblioteca Francisco Xavier Clavigero (BFXC) la exposición ‘El saber de los jesuitas’, donde permanecerá hasta el 29 de septiembre, y que forma parte de las actividades de las ‘X Jornadas AUSJAL 2019. Identidad: sello ignaciano’.

El Rector de la IBERO, el Maestro David Fernández Dávalos, S. J., presidió la ceremonia de inauguración acompañado por la Mtra. Teresa Matabuena Peláez, directora de la BFXC; la Mtra. Sonia Fernández Orozco, directora de Cooperación Académica; y la Dra. Cristina Torales Pacheco, académica del Departamento de Historia y curadora de la muestra.

La maestra Matabuena dijo que ‘El saber de los jesuitas’ permite exhibir “algunos de los maravillosos libros” que la BFXC tiene sobre la historia de la Compañía de Jesús, muchos de ellos herencia bibliotecaria y cultural de la propia Compañía.

El saber corporativo y acumulativo de la Compañía de Jesús

Torales Pacheco explicó que la exposición tiene el propósito de mostrar el esfuerzo que hizo la Compañía de Jesús, y que ha hecho hasta hoy en día, de generar conocimiento; lo que va de la mano de su proyecto educativo, misional y evangelizador. En la muestra, centrada prioritariamente en el periodo histórico de la edad moderna, hay cartas originales e impresos que muestran el saber corporativo y acumulativo de la Compañía de Jesús.

Un saber corporativo y acumulativo que quienes asistan a la exposición van a poder ver lo que significó, pues “los jesuitas investigaron, pero no investigaron para sí, para su propio interés personal; investigaron para la Compañía. Entonces la Compañía acumuló información”.

Lo que es el saber acumulado y corporativo de la Compañía de Jesús se enmarca en la exposición con tres autores significativos. El primero, Atanasio Kircher (1601-1680), el gran jesuita que en el Colegio Romano decidió abrir un museo, e invitar a todos los jesuitas del mundo a entregar para éste, objetos, materiales, documentos y testimonios de ese saber mundial.

El saber corporativo de América se puede ver a través de José de Acosta (1540-1600), un jesuita español que estuvo un tiempo en Perú, luego en el Virreinato en México, y que a finales del siglo XVI escribió su Historia natural y moral de las Indias.

La tercera experiencia de ese saber corporativo está ubicada en la Provincia Mexicana, donde en el siglo XVIII el Padre Miguel Venegas (1680-1764), escribió un manuscrito, de tres tomos, sobre la historia de las Californias. El texto fue enviado por Venegas a Madrid, España, para ser publicado; lo que ocurrió años después, luego de que otro jesuita y miembro de la Academia de la Historia, el Padre Andrés Marcos Burriel (1719-1762), procesara su edición y lo enriqueciera con toda una labor cartográfica.

“Esos tres libros de California lo que nos muestran es el saber acumulado, desde Kino (Eusebio Francisco Kino, 1645-1711) hasta el Padre Burriel, sobre las Californias. Ninguna organización en el mundo, ningún gobernante en el mundo en su momento, tenía la información sobre las Californias como la tenían los jesuitas”.

Igualmente, se muestran gramáticas y vocabularios sobras las diversas lenguas que los jesuitas aprendieron y escribieron, que les sirvieron para todo el proceso evangelizador, desde la zona tarahumara hasta la población de toda América, y hasta Filipinas.

Y ya que Filipinas fue parte de la Nueva España, en ‘El saber de los jesuitas’ hay una sección dedicada a ese país de Asia-Pacífico, que contiene textos del Padre Pedro Murillo Velarde y Bravo (1696-1753), quien por ser en su época el mayor conocedor de las Filipinas, sus obras fueron muy solicitadas en Europa, por los intelectuales y por las potencias deseosas de fortalecer su relación con el mundo asiático.

También son exhibidos mapas, que revelan lo que significaba para los jesuitas el trabajo cartográfico, la necesidad y afán de registrar, mostrar y publicar los espacios. Asimismo, se muestra “lo que nos une como universidades jesuitas”, que es un modo de ser, el modo de ser de la Compañía, expresado en su espiritualidad, en los Ejercicios Espirituales; en las constituciones que definen quiénes pueden ser jesuitas, cuáles son sus proyectos y cómo deben operar; y en la Ratio Studiorum, “un texto que a finales del siglo XVI reunió el saber de los jesuitas en el proyecto educativo”.

Otra sección de la exposición está dedicada a la escritura de la historia de la Compañía de Jesús, a través de dos cronistas e historiadores, Francisco de Florencia (1619-1695) y Francisco Xavier Clavigero (1731-1787).

La muestra cierra con una serie de las cartas principales que Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús, envió a “sus soldados de Cristo”, y que, aunque escribía para uno, eran copiadas y difundidas entre todos los miembros de la Orden, lo que permitió que el saber acumulado y corporativo de la Compañía de Jesús se reuniera y diera a conocer a nivel mundial. 

Servir a la fe y promover la justicia

El Mtro. David Fernández Dávalos, Rector de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, agradeció a los equipos de la Dirección de Cooperación Académica, de la Biblioteca Francisco Xavier Clavigero y del Departamento de Historia, el montaje de la exposición ‘El saber de los jesuitas’, que, “nos invita a reconocer de dónde venimos y a dónde vamos”.

Resaltó que la investigación y la construcción del conocimiento corporativo y acumulativo por parte de los jesuitas “se hacía para poder llevar adelante la misión de la Compañía de Jesús, que hoy se formula como el servicio de la fe y la promoción de la justicia”, es decir, que, aunque la investigación tiene una consistencia en sí misma, también tiene la finalidad práctica de contribuir a la construcción de una sociedad más justa, más equitativa, más solidaria. “No es el saber por el saber, sino es el saber para construir una sociedad como Dios la quiere”.

Dicha construcción se hace desde abajo y desde adentro, o sea, siempre es una investigación con fundamento en la realidad; realidad que tiene primacía sobre el pensamiento, como dice el Papa Francisco (también jesuita), algo que siempre ha sido importante para la Compañía de Jesús, dijo el Rector. 

A lo mencionado por la doctora Torales sobre la Compañía de Jesús, el Padre David también añadió que en ésta siempre ha habido una relación entre sus misiones, colegios y universidades, es decir, son un solo cuerpo apostólico, pero que la actualidad ha separado en obras sociales, educativas y pastorales, “cuando tendría que haber una. Y eso es lo que queremos hacer, un enriquecimiento mutuo entre unos y otros”. 

IBERO creará su Museo Universitario

El Rector aprovechó la ocasión para mencionar que, de acuerdo con las disposiciones universitarias, decidió iniciar los trabajos para la creación del ‘Museo Universitario’ de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, que tendrá como objetivo promover los valores sociales y culturales de la Universidad y de la Compañía de Jesús. Para tal efecto, nombró como coordinadora del proyecto a la Dra. Ivonne Lonna Olvera, académica del Departamento de Arte. 

“Pensamos que ya estamos lo suficientemente maduros como institución universitaria para recoger lo que somos y tenemos, para hacer acopio de fondos que tienen nuestros egresados, egresadas, y al mismo tiempo para construir un discurso museográfico original que sirva a la ciudad y al entorno, de suerte que vamos a comenzar este proceso”.

Con el Museo también se quiere continuar con la tradición de la Compañía de Jesús de hacer conocimiento corporativo y acumulativo. “Hoy lo distinto es que el cuerpo apostólico de la Compañía de Jesús no está constituido sólo por jesuitas, sino por jesuitas, laicas y laicos que compartimos la misma misión y la misma Inspiración. Entonces, quienes hemos de hacer el acopio, a diferencia de en el siglo XVIII o XVII, somos ustedes y nosotros, quienes hemos de construir conocimiento, custodiarlo y transmitirlo a las generaciones que vienen”.

Pórtico de entrada a las X Jornadas AUSJAL

La Mtra. Sonia Fernández, directora de Cooperación Académica, consideró que la exposición ‘El saber de los jesuitas’ es el “pórtico de entrada” a las ‘X Jornadas AUSJAL’; espacio de reflexión que en todas las universidades jesuitas latinoamericanas tienen el afán de divulgar, socializar y ambientar dentro de los distintos campus universitarios “dónde estamos, de quiénes venimos; y cómo hacer vida con valores, con actitudes, con trabajo, con planeación, con visión; lo que es el apostolado intelectual de la Compañía de Jesús”.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.