sábado , noviembre 28 2020

Necesaria la participación de jóvenes en las políticas públicas

 

Tienen más acceso a la información pero no a la toma de decisiones, afirmó académica de la UNAM
Tienen más acceso a la información pero no a la toma de decisiones, afirmó académica de la UNAM

Es necesario que los jóvenes participen en el diseño de políticas que les permitan enfrentar en mejores condiciones su vida adulta, porque si bien es cierto tienen más oportunidades de acceso a la educación, no es así en el plano laboral, afirmó Karla Valverde Viesca, investigadora del Centro de Estudios Políticos de la Facultad de Ciencias Política y  Sociales de la UNAM.

Durante su conferencia “Reforma y políticas juveniles en México: avances y retrocesos institucionales”, la investigadora explicó a estudiantes de la BUAP reunidos en el Teatro del Complejo Cultural Universitario, el reto que tienen para buscar espacios donde participen en la toma de decisiones políticas tanto federales, estatales y municipales sobre qué y cómo quieren su futuro.

Reconoció que “no se pueden cerrar los ojos frente al hecho de que los jóvenes viven y enfrentan un mundo desolador e incierto, donde las oportunidades para educarse, para ingresar al mundo laboral y convertirse en ciudadanos plenos son cada día más limitadas”.

Valverde Viesca quien participa en Seminario sobre la Agenda de Gobierno en México. “Retos y perspectivas en la democracia”, invitada el Instituto de Ciencias de Gobierno y Desarrollo Estratégico y la Facultad de Administración de la BUAP y por la UNAM, habló de las paradojas a las que la población joven se enfrenta:

“Hoy en día tienen un mayor acceso a la educación pero también menos posibilidades de acceder a un empleo y todavía menos a una jubilación; tienen más acceso a la información pero no a la toma de decisiones; cuentan con más destrezas para la sociedad informática y menos opciones de autonomía, es decir, su independencia económica y acceso a una vivienda autónoma son más limitadas en comparación con la generación de sus padres”, dijo.

Los jóvenes reciben mejor provisión de salud y están menos reconocidos en su morbimortalidad específica, lo que significa que aunque ha descendido la tasa de  mortalidad y la esperanza de vida es mayor, el riesgo que tienen de sufrir accidentes, agresiones, violencia y una muerte temprana aumentan.

Mientras hoy son más móviles y flexibles y migran no sólo entre estados, municipios, sino también entre países, se enfrentan más a las políticas de exclusión y son delimitados en grupos, además de que a pesar de ser más aptos para los procesos productivos, cada vez tienen menos acceso a éstos.

La Investigadora de la UNAM, señaló que los jóvenes son quienes finalmente deciden en las elecciones, tienen que construir sus propios espacios de participación y contribuir en la formación de modelos tomando en cuenta su propia realidad y con los adultos transitar de modelos tradicionales a modelos avanzados.

Acerca de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.