lunes , abril 19 2021

NOS ACERCAMOS AL CAOS TOTAL

Marcela Jiménez Avendaño

Yo creo que para nadie es un secreto que dos son los principales problemas en México: la corrupción y la impunidad, y ambos se fortalecen cuando las instituciones del Estado son débiles. De lo contrario, no se explicaría que el nuestro sea un país rico pero con un pueblo pobre, que tengamos a los ricos más ricos del mundo y a la par más de cuarenta millones de mexicanos viviendo pobreza alimentaria.
Bajo esa premisa es que podemos estar absolutamente seguros que no habrá solución si consideramos la debilidad institucional en que nos encontramos.
La fortaleza de las instituciones es sinónimo de fortaleza del Estado y de desarrollo, por el contrario su fragilidad siempre lleva en paralelo el debilitamiento del Estado que tarde que temprano lleva a una crisis de gobernabilidad.
Las instituciones son los pilares sobre los que descansa la nación y por ello es que resultan por demás preocupantes los últimos hechos que han puesto en evidencia la corrupción, tráfico de influencias, impunidad y, en general, la podredumbre del sistema mexicano, que si bien no son producto de esta nueva Administración, el estallido si sucedió dentro de los primeros dos meses del mandato Peña Nieto y, en el ambiente quedó la imagen de su involucramiento.
Primero fuimos testigos del lamentable asunto de la francesa Florence Cassez quien por decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación salió de prisión bajo el argumento de habérsele violado sus derechos por el circo, que ya todos conocemos, montado por la AFI durante su detención. Al determinarse su libertad más no su inocencia, tanto la SCJN como las instancias policiales que la detuvieron, quedaron completamente debilitadas y desprestigiadas, dejando en imaginario colectivo la idea de haber sido producto de un acuerdo entre los Ejecutivos mexicano y francés y no de un ejercicio serio de procuración de justicia.
Segundo, el escándalo del Instituto Federal de Acceso a la Información –IFAI- provocado por sus mismos Consejeros quienes pusieron en evidencia la hipocresía con que se conducen y las corruptelas al interior de la máxima institución encargada de la transparencia.
Finalmente, el dictamen de la Unidad de Fiscalización del Instituto Federal Electoral en que asegura que solo la coalición PRD, PT y MC, que llevaba como candidato a López Obrador, rebasó el tope de gastos de campaña en la elección 2012 y la consecuente multa de 129 millones de pesos, cuando a todas luces hubo un grosero gasto por parte de los otros competidores también. O a Usted querido lector ya se le olvidó el caso Monnex?.
Después de lo expuesto antes, no es de extrañarnos que sigan creciendo preocupantemente grupos de autodefensa armados en el sur del país por encima y para suplir a las autoridades o que 18 personas de un grupo musical puedan ser secuestradas, torturadas, fusiladas y enterradas en un rancho.
Ese es el México que estamos construyendo y mientras no exista voluntad política para fortalecer al Estado, nos estaremos acercando cada vez más al caos.
Pero mientras esto sucede, nos leemos la próxima semana…..

 

Acerca de Redacción