lunes , noviembre 30 2020

Obtiene investigador de la BUAP el primer lote de biodiesel

Las primeras pruebas se realizarán en una camioneta, para después implementarlo en el STU
Las primeras pruebas se realizarán en una camioneta, para después implementarlo en el STU

El Laboratorio de Biocombustibles de la Facultad de Ingeniería Química de la BUAP obtuvo, el pasado 8 de marzo, las primeras pruebas de biodiesel, se trata de un lote de aproximadamente 50 litros, así lo informó el doctor Manuel Sánchez Cantú, profesor investigador responsable de este recinto.
Destacó que con ello la Máxima Casa de Estudios en Puebla es la primera institución de educación superior en tener un sistema integral de producción de biodiesel, ya que abarca el proceso completo, desde la limpieza de la materia prima hasta la fabricación del bioenergético.
Indicó que este proyecto nació en 2010, donde se identificó su posible producción a partir del fruto de la higuerilla, una especie vegetal que se encuentra de forma silvestre en todo el estado de Puebla. La investigación contó con el apoyo del Fondo Mixto (FOMIX)-CONACyT y del Gobierno del Estado de Puebla.
Durante el primer año se realizaron pruebas a pequeña escala, es decir, a nivel de laboratorio. Una vez establecida la máquina que separa la cáscara, la prensadora y la planta piloto, se utilizaron los datos del laboratorio para extraer el aceite y producir el biocombustible a una mayor escala.
“Se hizo una prueba de aproximadamente 60 litros, que incluyeron aceite y alcohol, obteniendo así un rendimiento del 85 por ciento de biodiesel -51 litros-, el resto es glicerina”, enfatizó.
Para producir esta cantidad del bioenergético se necesitó aproximadamente de 160 kilos de semillas de higuerilla, lo que puede variar porque no todas tienen la misma cantidad de aceite.
Explicó que el proceso es el siguiente: “la reacción del aceite de higuerilla y el alcohol tarda alrededor de una hora y media, un lapso más es para la separación del biodiesel y la glicerina, finalmente la purificación es de 15 a 30 minutos, estamos hablando de un periodo total de cuatro a cinco horas”.
Sánchez Cantú señaló que la siguiente parte de la investigación es probar el biodiesel producido en un vehículo de bajo consumo, con la finalidad de observar su comportamiento en el motor. “Regresando de vacaciones se realizará la prueba final en uno de los autobuses del Sistema de Transporte Universitario (STU) o Lobobus”.
El resto del proyecto, comentó, dependerá del apoyo del Gobierno del Estado y de la misma Universidad para impulsar este tipo de propuestas en la generación de nuevas fuentes de energía.
“Esta planta tiene una versatilidad muy grande, por lo que puede trabajar con cualquier tipo de óleo como el de soya, girasol e incluso aceite quemado de cocina, posteriormente podría recolectarse este último para transformarlo en biodiesel”, dijo.
El investigador puntualizó que es importante conocer las ventajas de las energías alternativas y producirlas en el país, de no ser así en un futuro se tendrían que importar.

Acerca de Redacción