Perroliebre, una compañía multidisciplinaria que hace del arte escénico un lenguaje universal

0
27

Dos narradores recorren comunidades a bordo de sus bicicletas, llevando consigo sueños, personajes, colores y mucha imaginación con la que narran historias llenas de diversión con un toque de reflexión. Así trabaja la Compañía Perroliebre Arte Escénico, agrupación multidisciplinaria cuya finalidad es contribuir en la formación integral de las personas, a través de las artes.

La agrupación, dirigida por Liliana Fraga Izaguirre, nació en 2008 con el nombre de Cronopio Colectivo Arte Escénico, en aquel entonces integrado por nueve bailarinas de ballet, que se entrenaban en una escuela local de danza jazz, quienes decidieron armar pequeños proyectos para llevarlos a las escuelas de las comunidades michoacanas.

Cuenta en entrevista Liliana Fraga que sus primeras propuestas artísticas fueron a través de montajes que integraban números circenses, mediante los cuales mostraban a niñas y niños diferentes tipos de danza: ballet clásico y neoclásico, danza contemporánea, jazz y tap.

Durante mucho tiempo, recuerda, estuvieron trabajando con ese tipo de propuestas dancísticas, hasta que llegaron a poner una academia de danza. En el camino se les ocurrió utilizar el vestuario del payaso como una propuesta didáctica con la que nació la historia Maraca y pandereta, una historia en Do mayor.

En ella se aborda de una manera sencilla la complejidad de la convivencia humana, resaltando la importancia de valores como el respeto, la amistad, el perdón, el amor y la fraternidad.

“Esta obra cuenta con una trayectoria que está por cumplir las 800 representaciones en México y una gira por el extranjero”, asegura la bailarina, quien agrega que entre el 2016 y 2017 el colectivo, ya con el nombre de Perroliebre, compartió este trabajo con más de 50 mil personas en comunidades indígenas y en situación de vulnerabilidad en Chihuahua, Oaxaca, Colima, Guanajuato, Guadalajara, Estado de México y, principalmente, Michoacán.

Esta obra, como otras que tienen en repertorio, recalca la también actriz Liliana Fraga, se valen del teatro, la danza y el clown para su interpretación, por lo que, al no requerir palabras para su comprensión, rompe con la barrera del idioma y hace del arte escénico un lenguaje universal “idóneo para acercar este tipo de expresiones a dichas comunidades, el cual se ha convertido en el objetivo central de Perroliebre”.

Sus propuestas se llevan a escuelas, asilos de personas adultas mayores, infancias con discapacidad, albergues de migrantes y comunidades vulnerables de Michoacán, que en muchas ocasiones no han tenido acercamiento con el arte.

Cuenta Liliana que en los dos últimos años han incursionado en el teatro kamishibai, una forma diferente de utilizar el escenario y comunicarse con el público “esta técnica se compone de varias láminas con un dibujo que representa una escena de un cuento en una cara y el texto de esa misma situación en la otra, puestos sobre un pequeño teatrino de madera”.

En esta nueva aventura han sido asesoradas por el Centro Dramático de Michoacán, con quienes han trabajado de la mano en muchos de sus proyectos teatrales.

Con este nuevo formato llamado “Rodando ando con mi teatro de papel” e “Historias de monstruos para pequeñas criaturas”, cuentan cuentos propios y otros publicados por la casa editorial Siete Leguas Ediciones, todos con apoyo de atractivas ilustraciones de colaboradores que forman parte de la compañía Perroliebre.

Las temáticas de estos cuentos varían dependiendo del público que asista, que puede ser desde preescolares, hasta niñas y niños de primaria y secundaria, por lo que se enfocan mucho en resaltar valores, consejos y enseñanzas.

Actualmente la compañía Perroliebre Arte Escénico trabaja impartiendo el Taller de Teatro Kamishibai para docentes, en Zitácuaro, Zacapu y Apatzingán, Michoacán, esto con apoyo de la Secretaría de Cultura federal a través del Centro Nacional de las Artes y del proyecto Chapultepec, Naturaleza y Cultura, con la convocatoria PADID 2021.

“El objetivo es enseñarles a las y los maestros a utilizar la técnica kamishibai como material didáctico, para que tengan herramientas del arte visual, del arte literario y del arte teatral para hacer sus clases más interactivas e interesar a niñas y niños en las temáticas de sus clases, porque esta técnica puede aplicarse en todas las materias” concluye la también maestra en educación Liliana Fraga Izaguirre.

Para conocer más sobre esta compañía, se encuentran en sus redes sociales como Perroliebre-Arte escénico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí