lunes , noviembre 30 2020

Propuestas en materia de educación superior por Lucero Saldaña, Candidata al Senado por el PRI

Como sabemos, la educación superior se concibe como uno de los activos más valiosos de la sociedad, sus beneficios sociales son múltiples, ya que a la par de favorecer la movilidad y cohesión sociales, resulta un elemento crucial para impulsar el desarrollo de los países. De ahí la urgencia de atender la insuficiente cobertura y calidad de la educación superior en México.

Este tema en particular forma parte de la agenda de trabajo de las y los candidatos del Partido Revolucionario Institucional, ya que es en la Cámara de Diputados y Senadores en donde podemos dar el sentido que requieren las transformaciones y regulaciones de la educación superior.

¿Qué nos dicen los datos duros sobre el estado de la educación superior en el país?

*El gasto  federal en educación superior fue en el año 2010 de 113 mil 789 millones de pesos. Cifra que de acuerdo con los analistas representó el 0.65% del PIB, cuando el mínimo deseable debe ser del 1%.

*El total de maestros en Licenciatura Universitaria y Tecnológica en el país es 261,652 docentes (ciclo 2010-2011). Se estima que uno de cada cuatro son profesores de tiempo completo y 7 de cada diez tiene estudios de posgrado.

Las metas de crecimiento de este nivel educativo que se tienen previstas nos ofrecen retos y áreas de oportunidad importantes en distintos aspectos:

Primero, la aspiración de equidad en la educación superior, implica esfuerzos importantes por incorporar a más estudiantes de escasos recursos y con discapacidad.  Mi compromiso es: asegurar el sostenimiento y ampliación del sistema de becas.

Segundo, para lograr la matrícula en educación superior, se debe asegurar el acceso universal y la eficiencia terminal en el bachillerato. Mi compromiso es fortalecer las diversas modalidades para realizar estudios de educación superior, tanto en licenciatura como en posgrado, ampliando las modalidades semi presenciales y virtuales, pero asegurando la calidad de los estudios; por ello buscaré estandarizar los requisitos académicos de cada nivel.

Tercero, la expansión de la matrícula implica incrementar la demanda de profesores. Mi compromiso es asegurar que 90% de las y los docentes tengan estudios de posgrado, con apoyos reales para su superación, y que se instrumenten procesos de evaluación para que sólo las y los mejores docentes estén frente a los grupos.

Cuarto, la globalización exige crecer sustancialmente en materia educativa. Muchas de las personas que tienen algún grado académico, al migrar a otro país, no les es reconocido su nivel de estudios. Mi compromiso es promover convenios con un mayor número de países para que el grado académico adquirido en México, pueda ser reconocido y revalidado en otros países.

Quinto, una exigencia presente desde hace años es acercar y adecuar la oferta educativa a las necesidades del sector productivo. Mi compromiso es buscar la flexibilización de programas y contenidos, y sobre todo fomentar el empleo de las y los nuevos egresados con estímulos fiscales atractivos para los empleadores y fijar cuotas de contratación de nuevos egresados en las instituciones públicas.

Existen otra serie de condicionantes para pensar en una educación superior de calidad, que son compromisos de mi Partido y míos en lo particular:

1) Las mujeres aumentaron más de 300% su matrícula en educación superior en la década de 1980 al año 2000; sin embargo, no han existido políticas públicas de apoyo a las mujeres que se traduzcan en guarderías y ludotecas, flexibilidad de horarios y opciones de educación a distancia que permitan no truncar los estudios.

2) Respecto a los grupos más vulnerables como la población indígena y las personas con alguna discapacidad no intelectual, se requiere también una serie de acciones que van desde ampliar el número de universidades interculturales, adecuar la infraestructura de los espacios educativos y dotarles de herramientas para acceder a la Universidad virtual.

Para lograr todo lo anterior: me comprometo asegurar –tal como lo establece la Plataforma Política de mi partido- que se destine el 1.5% del PIB a la educación superior; y , armonizar, integrar y actualizar el marco jurídico que rige a la educación superior, asegurando la calidad, la equidad y la pertinencia.

En lo personal considero que el país demanda al sistema educativo cumplir con su papel estratégico para el desarrollo de la nación, a fin de atenuar la desigualdad social. Sólo con capital humano preparado será posible hacer del nuestro uno más productivo y competitivo; las y los mexicanos debemos ser capaces de desempeñar las actividades que exige nuestro propio desarrollo, de cara a una sociedad en proceso de democratización y globalización.

Acerca de Redacción