Puebla es ejemplo nacional en la donación voluntaria de sangre

0
117

En el marco de la celebración del Día Mundial del Donador Voluntario de Sangre, la Secretaría de Salud informa que a través el Centro Estatal de Transfusión Sanguínea (CETS), Puebla ocupa el segundo lugar a nivel nacional en donación voluntaria de sangre con mil 500 a mil 600 unidades de sangre cuyo promedio de 480 mililitros, representa el 6.5 por ciento total de la aportación nacional.
Lo anterior implica que durante el año 2011, se obtuvo un total de 21 mil 518 unidades recolectadas por el CETS y 57 mil 518 unidades en todo el Sector Salud del Estado de Puebla, mientras que a nivel nacional se recolectaron 1 millón 555 mil unidades de sangre y solamente el 3 por ciento de toda la donación fue Voluntaria.
El 97 por ciento de unidades recolectadas fueron de donadores familiares y de reposición, razón por la que la población tiene que adoptar la conciencia de la donación para que el día de mañana las cifras que se presentan, puedan invertirse.
En este Día Mundial del Donador Voluntario de Sangre, electo así el 14 de junio por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el CETS reconoce que aún con ésta posición apenas superada por el Estado de Chihuahua y por encima de Hidalgo, en Puebla aún falta mucho por hacer por la cultura de la donación de sangre.
La OMS eligió el 14 de junio como el día dedicado a reconocer a los millones de personas que, al donar sangre, salvan vidas y mejoran la salud del prójimo. Este Día Mundial pone de relieve la importancia de donar sangre periódicamente para prevenir la escasez en hospitales y clínicas, sobre todo en los países en desarrollo, donde las reservas son exiguas.
La sangre es un bien que nunca es suficiente, siempre escasea y todos los días se necesitan donadores voluntarios de entre 18 y 65 años de edad para salvar vidas.
La Secretaría de Salud del Estado de Puebla, hace un llamado a adoptar la práctica voluntaria de donar sangre, el que deberá estar completamente sano de enfermedades crónicodegenerativas, como hipertensión o diabetes, que no se hayan perforado alguna parte del cuerpo y hecho tatuajes, al igual que en el último año hayan estado en contacto con pacientes con enfermedades infectocontagiosas.