lunes , marzo 30 2020

Puebla ocupa el sexto lugar en coronavirus, con 17 casos

Con 17 enfermos de coronavirus, Puebla ya ocupa el sexto lugar a nivel nacional de personas infectadas. Las medidas que se están adoptando tanto a nivel nacional como local, son las adecuadas, según afirman directivos de la Organización Nacional de la Salud, como de la Organización Panamericana de la Salud, en conferencia de prensa efectuada en España, el trabajo de los mexicanos, que según expresaron, tiene personal médico y de enfermería capacitado y eficiente, ha podido mantener a raya al mal.

           Las medidas recomendadas a la población, están siendo acatadas por un alto índice de ciudadanos que saben de la importancia que tiene la colaboración de los ciudadanos todos en casos como éstos.

           Desde el domingo, la ciudad está viviendo algo inédito en más de un siglo: la paralización casi total de las actividades de la entidad: cierre de restaurantes en la ciudad capital, tiendas de ropa, librerías, y en general comercios de diferentes ramas, casi vacías.

           Las ventas se han desplomado, como pocas veces se ha visto. La afluencia de turistas, que se esperaba en la temporada de Semana Santa, parece que tendrá que aplazarse para otra temporada, porque en esta no podrá ser, ya que la cuarentena seguirá casi todo el mes de abril.

         El gobierno del Estado, según acuerdo del gobernador Miguel Barbosa Huerta, quien ayer hizo el anuncio junto con Ricardo Velásquez Cruz, consejero jurídico del ejecutivo y la titular de Protección Civil, Ana Luisa Gil, ha decidido la prohibición de funciones de cine, de reuniones en salones de fiestas o de conferencias, funciones de teatro, etc., así como el funcionamiento de bares. El objetivo es evitar las reuniones donde pueda propagarse el virus con facilidad.

         Ayer hubo un poco de movimiento en el centro, poco más que el domingo, pero la impresión que causaba era de desolación.

          Las indígenas que con sus hijos a cuestas se colocan en las calles aledañas a la Plaza de la Constitución, al frente de sus puestos de artesanías, no se vieron ayer. El domingo sí estuvieron pero sus ventas fueron casi nulas, dijeron.

           Dos personas de más de sesenta años, a quienes preguntamos si recordaban algo igual, nos dijeron, que ellos no vivieron esa época, pero que sus padres y abuelos, recordaban lo vivido durante la Segunda Guerra Mundial. La ciudad era mucho más pequeña y la sensación que varias veces tuvieron, según les contaban, era de desolación y de miedo, sobre todo cuando los nazis hundieron a dos barcos petroleros mexicanos.

          Mucha gente teme las repercusiones económicas que el problema del COVID-19 tendrá en el futuro próximo. La inactividad que obligadamente tendrán que sufrir empresas de todo tipo, comerciales, industriales, las oficinas del servicio público, etc., repercutirá en el futuro próximo.

          El gobierno federal ha anunciado un plan para esa contingencia, aunque no se sabe todavía en qué consistirá. El Presidente ya se refirió al pago de cuatro meses de su pensión a los de la tercera edad y a los inválidos. Dijo que no se recurrirá al crédito externo, del Fondo Monetario Internacional, porque México cuenta con reservas y ahorros suficientes.

         En los templos de la iglesia Católica y de las llamadas iglesias cristianas, se reducirán al mínimo las actividades, incluyendo las misas.

          El coronavirus es un mal que se adquiere por contagio, según dijo una experta y para el cual no se conoce ni vacuna, ni medicamentos para tratarlo. De ahí su peligrosidad.

           Sin embargo, el peligro de muerte es menor, al parecer, señaló, que el virus que provocó millones de muertes en 1918, en todo el mundo.

           Hay que cuidarse recurriendo a los alimentos y vitaminas que nos ayuden a fortalecer nuestro sistema inmunológico. Mientras éste se mantenga debidamente fortalecido, la resistencia a la enfermedad será mayor.

              En medio de esta emegencia, ha surgido un problema político entre el Poder Ejecutivo del Estado y la presidenta municipal de la capital. ¿El motivo? La designación, por parte del jefe del Ejecutivo Estatal, de una nueva titula de Seguridad del municipio de Puebla.

             Ahora sí que como dice el Presidente Andrés Manuel López Obrador, “hay que serenarse: el país, el Esto y el partido en el poder, Morena,  tienen ya muchos problemas como para agravar las cosas con problemas internos que deben resolverse mediante el diálogo, la negociación.

              El gobernador es un político muy hábil y experimentado, puede llegar a acuerdos con la alcaldesa y evitar confrontaciones que dañan a ambos, pero alcanzan a la ciudadanía y ya no se diga a su partido.

Acerca de Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.