Radio Huayacocotla: comunicación por la defensa del territorio

0
36
  • La estación de radio comunitaria ha amplificado la voz de decenas de personas defensoras de los derechos humanos en la sierra norte de Veracruz y Puebla.

Hace tiempo, tres jóvenes de edad universitaria llegaron a la sierra norte de Veracruz y se presentaron en la cabina de Radio Huayacocotla —al norte de Veracruz— argumentando interés en el proyecto. Ninguno era alumno de licenciatura, sino infiltrados enviados por empresas mineras para disuadir cualquier síntoma de rebelión frente a megaproyectos.

En Huayacocotla, una comunidad de casi 22,000 habitantes, la crisis de derechos humanos es una constante tan añeja como la comunidad misma. En la actualidad, la desaparición de personas se mantiene como el principal mecanismo que lacera el tejido social. Otros derechos como la libertad de expresión se encuentran igualmente amenazados.

La latitud compartida por Puebla y Veracruz, la sierra norte, es hogar del proyecto de comunicación comunitaria Radio Huayacocotla. Durante 57 años, la XHFCE-FM ha sido la frecuencia de la resistencia organizada de las comunidades aledañas frente a la violencia y la devastación de los ecosistemas. Su coordinador, el P. Alfredo Zepeda, SJ, compartió con la IBERO Puebla algunos aprendizajes relacionados con los informativos comunales.

El concepto de radio comunitaria (antes llamada ‘radio popular’) se ha utilizado de manera histórica para referirse a aquellos proyectos de comunicación impulsados desde las comunidades rurales e indígenas para llevar educación e información a lugares remotos. Las frecuencias radiales prevalecen como el medio comunicacional por excelencia en muchos lugares del país.

Estos canales estuvieron destinados originalmente a la formación a través de modelos de educación popular y fueron coordinados en su mayoría por organismos eclesiales. Radio Huaya, que surgió en 1965 con la intención de difundir la cultura musical, se unió al apogeo de la radio comunitaria que predominaba en toda América Latina.

Las primeras transmisiones de aquella estación se dieron en onda media; fue hasta 2005 que se obtuvo un espacio en frecuencia modulada (FM). De acuerdo con el P. Alfredo Zepeda, la obtención de este espacio fue un logro importante en la lucha de los pueblos indígenas por contar con espacios de comunicación libre.

__________________________________________________________________________________________________

“Estamos en aprendizaje constante. Nosotros no conocíamos el género [radiofónico] de revista. Queremos que sea ameno e ir combinando los contenidos con la música”: P. Alfredo Zepeda, SJ.

__________________________________________________________________________________________________

Además, su proliferación ha sumado a fortalecer lazos entre quienes trabajan para defender usos y costumbres, territorio, lenguas y recursos naturales. Explicó el colaborador de Radio Huaya: “Para que haya una defensa del territorio y las radios comunitarias tengan efecto se necesita que haya muchas más, para poder trabajar en red”. Esto ha permitido que pobladores de diferentes comunidades se levanten contra megaproyectos actuales como el Tren Maya.

Radio Huaya observa en la comunicación digital un auxiliar a las transmisiones análogas. La expansión del mensaje de la estación a través de internet —con la IBERO Puebla como auxiliar—-ha podido llegar a diferentes lugares de México y el mundo, lo que es particularmente valioso para familias migrantes que se reencuentran a través de la radio.

La estación está conformada por 12 personas de base hablantes de las cuatro lenguas regionales: nahua, tepehua, otomí y español; a estas se suman estudiantes prestadores de servicio social y prácticas profesionales. Para garantizar una diversidad de voces, se procura tener una barra programática integrada por diferentes grupos sociales y una coordinación con igual número de hombres y de mujeres.

El sector femenino del equipo de trabajo, complementó el padre Zepeda, ha ganado terreno en la toma de decisiones tanto de la estación como en las asambleas comunitarias. Sus principales aportaciones emanan de la experiencia que muchas de ellas han ganado al trabajar en las grandes ciudades.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí