Recuerdan a Guillermina Bravo a casi un año y medio de su fallecimiento

0
19

Recuerdan a  (3)

A casi un año y medio de su fallecimiento, la figura de Guillermina Bravo (Chacaltianguis, Veracruz, 13 de noviembre de 1920 – Santiago de Querétaro, Querétaro, 6 de noviembre de 2013) , precursora de la danza contemporánea en México, fue recordada por amigos, colegas  y personajes de la cultura, la noche de este jueves 16 de abril en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, a través de un Conversatorio y la presentación del libro Guillermina Bravo. Testimonial.

 

Elizabeth Cámara, directora del Cenidi Danza destacó que la publicación editada por el Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de la Danza José Limón del INBA, reúne 14 entrevistas, notas y documentos sobre Guillermina Bravo, además de la memoria visual de la vida del Ballet Nacional, del cual la coreógrafa, maestra y artista fue fundadora.

 

“Gracias a ella y su tenacidad y amor por el cuerpo, existe hoy la danza que tenemos en México. Le debemos la creación de la danza contemporánea. Su segundo aporte fue transformar la danza moderna con tema nacionalista hasta llegar a la danza abstracta para hablar de la realidad de México. Tenía interés en indagar el comportamiento humano con todas sus pasiones”, consideró la bailarina Rossana Filomarino.

 

Lucio Sánchez Bravo, hijo de la llamada Bruja de la Danza, aprovechó la ocasión para hacer entrega de seis DVD’s que contienen 18 danzas y fragmentos de obras de Guillermina Bravo a Saúl Juárez, quien acudió en representación de Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), con el fin de que los videos sean revisados y se analice cuáles ameritan ser restaurados.

 

Aseguró que a pesar de que su madre sostuvo que la danza era efímera y no necesitaba ser registrada, finalmente cambió de opinión y desde 2006 se empredió la labor de rescatar sus obras con el fin de que las nuevas generaciones conocieran su legado, por lo que se inició el respaldo digital de programas de mano, fotografías y materiales visuales.

 

El músico Mario Lavista, quien tuvo la oportunidad de acompañar como intérprete a Guillermina Bravo en presentaciones del Ballet Nacional, señaló que su propuesta de una nueva articulación en el movimiento del cuerpo, también se reflejó en la música y la literatura de la década de los sesenta del siglo pasado.

 

“Fue una revelación y una confirmación de que no estábamos mal en lo que se empezaba a experimentar en la música con un movimiento alterno al nacionalismo y que detonó una tendencia vanguardista”.

 

En cuanto a los vasos comunicantes que Guillermina Bravo sostuvo con el teatro, el director de la Compañía Nacional de Teatro, Luis de Tavira, la describió como una alquimista prodigiosa para quien la idea no podía nacer separada del movimiento.

 

También subrayó la importancia de su papel como gestora cultural y su compromiso pedagógico al formar a nuevas generaciones de bailarines.

 

Guillermo Baclay, Federico Castro, Luis Fandiño, Rosenda Monteros, Orlando Scheker e Ignacio Toscano, también participaron en el Conversatorio y compartieron con los asistentes anécdotas y experiencias al lado de la ganadora del Premio Nacional Ciencias y Artes en el área de Bellas Artes 1979.

 

Al término de la charla moderada por Jorge S. Gutiérrez, subdirector general de Educación e Investigación Artísticas del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), se proyectó un video con la semblanza de Guillermina Bravo (1920-2013), fundadora y codirectora de la Academia de Danza Mexicana y del Ballet Nacional de México.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí