jueves , octubre 22 2020

Se esperan un rebrote más intenso para temporada invernal de COVID-19

Se tenía contemplado que los casos de COVID-19 se incrementaran de nuevo en el invierno, pero un repunte en las infecciones en Europa y América del Norte durante este otoño podría hacer que los meses más fríos del año sean aún más desalentadores de lo que habían anticipado los funcionarios de salud pública.

El resurgimiento de la pandemia es menos letal hasta ahora que durante sus sombríos primeros meses, cuando miles de personas morían a diario. El riesgo es que con los números de casos oficiales que ya están alcanzando récords en muchos países, el cuidado de los enfermos sobrecargará los hospitales.

El regreso del virus SARS-CoV-2 ha sido particularmente pronunciado en Europa, donde las cuarentenas prolongadas hicieron retroceder al virus después de una primavera mortal. Después de que las autoridades suavizaron las restricciones en un esfuerzo por reactivar sus economías, las tasas de infección comenzaron a subir en España, Francia y otras naciones en agosto, impulsadas por los vacacionistas y la insidiosa capacidad del virus para propagarse a partir de personas asintomáticas.

 “Cuando la gente se iba de vacaciones, realmente bajaron la guardia”, consideró la coordinadora del Grupo de Trabajo sobre el nuevo coronavirus de la Casa Blanca, Deborah Birx, en una conferencia de prensa el viernes en Cambridge, Massachusetts.

“Estamos pidiendo ahora que han vuelto de vacaciones, que vuelvan a poner la guardia en alto, no sólo en los lugares públicos, sino en sus lugares privados, incluida su casa”, enfatizó.

Te puede interesar: España declara estado de emergencia en Madrid por pandemia

El impacto se siente tanto en Europa, donde mucha gente toma vacaciones en agosto, como en Estados Unidos, donde el efecto se ha estado extendiendo hacia el norte en el este y el medio oeste, explicó Birx. La gente debe dejar de asumir que sus familias y amigos cercanos no están infectados solo porque parecen sanos, dijo.

“Bajamos la guardia cuando estamos con gente que conocemos, y asumimos que si te conozco, no podrías tener COVID-19 El mensaje que le estamos dando a la comunidad tiene que cambiar, que la difusión comunitaria se está produciendo ahora en pequeñas reuniones día tras día en los hogares y las familias”, abundó.

Una ola de contagios vigorosa

Las tasas de infección están aumentando en gran parte del continente europeo. Durante el último mes, Francia informó alrededor de 340 mil casos nuevos, cerca de la mitad del total acumulado del país desde que comenzó el brote. Sin embargo, las muertes han aumentado en menos de mil 800, una tasa de alrededor del 0.5 por ciento, después de que el país registró anteriormente más de 30 mil.

Reino Unido ha visto una tendencia similar. Los países que se vieron menos afectados la primera vez, como la República Checa, se convirtieron en ‘puntos calientes’ de contagio este otoño. Incluso Alemania, que resistió la primavera mejor que muchos de sus vecinos, está experimentando tasas crecientes de casos.

En Estados Unidos, el promedio de siete días de casos nuevos subió a 46 mil 824 el jueves, la mayor cantidad desde el 19 de agosto, según los datos más recientes de la Universidad Johns Hopkins.

Un punto problemático es la ciudad de Nueva York, donde los brotes en un puñado de vecindarios y suburbios han provocado temores de que el antiguo epicentro del virus en Estados Unidos pueda serlo de nuevo.

El vigoroso repunte del virus SARS-CoV-2 está ocurriendo incluso cuando el clima en gran parte del hemisferio norte sigue siendo templado. Los expertos han advertido durante mucho tiempo que a medida que más personas se vean obligadas a ingresar y a medida que la temporada de influenza se ponga en marcha, los casos de COVID-19 aumentarán. El aumento repentino de las infecciones en todo el mundo significa que los funcionarios de salud tendrán poco tiempo para recortar y hacer frente a lo que podría ser un invierno agotador para los sistemas de atención médica de todo el mundo.

Te invitamos a leer: ¿Me puede dar COVID-19 e influenza al mismo tiempo?

“Es un problema que sepamos que esto se transmite al estar en interiores, con grandes multitudes, durante períodos prolongados”, comentó Ezekiel Emanuel, vicerrector de iniciativas globales en la Universidad de Pensilvania. “Y los meses de invierno se tratan de estar al interior durante períodos prolongados de tiempo”

Los minoristas, restaurantes y negocios en EU han trabajado arduamente para que los lugares públicos estén a salvo del virus, comentó Birx. Los números crecientes son una indicación de que la propagación se está produciendo cuando la gente menos lo espera, que puede ser entre los miembros de su propio hogar, advirtió.

Los colegios y universidades ya están obteniendo resultados positivos con pruebas frecuentes de estudiantes y personal para el patógeno y un énfasis en la prevención en todas las situaciones. El grupo de trabajo ha estado recordando a los gobernadores que si se permite que el virus cobre impulso nuevamente, rápidamente, eso se traducirá en más oleadas hospitalarias.

“Es inevitable que tengamos un aumento”, enfatizó Emanuel. “Tenemos la oportunidad de controlarlo y limitarlo. Esa es la esperanza”.

Puede ser reconfortante saber que el último aumento repentino de Europa ha sido hasta ahora menos letal que en el pasado. Francia y Reino Unido informaron de cifras diarias superiores a los mil fallecimientos en la primavera, pero los niveles actuales han sido menos de una décima parte de esa intensidad en la mayoría de los días.

Durante el último mes, por ejemplo, la tasa de mortalidad de Francia de 0.5 por ciento se compara con porcentajes de dos dígitos en ese país y otros en el apogeo de la primera ola.

Los funcionarios de salud citan varias razones para una disminución en la tasa de mortalidad, incluidos pacientes más jóvenes y saludables, tratamiento mejorado y un aumento masivo de las pruebas.

Reino Unido ha aumentado las pruebas en más de 10 veces desde los niveles de la primavera pasada. En aquel entonces, solo se analizaba a las personas con síntomas. Ahora, con un mayor rastreo de contactos, la red se ha extendido mucho más y la mayoría de las pruebas positivas en Italia, Reino Unido y otros países son de casos asintomáticos.

Los recuentos de casos durante la primera ola de Europa probablemente fueron muy subestimados, lo que hace que la tasa de mortalidad por la enfermedad parezca artificialmente alta. La Organización Mundial de la Salud ha estimado que alrededor de una décima parte de la población mundial ha tenido COVID-19. Eso sería más de 750 millones de personas, 20 veces el total oficial de unos 37 millones.

En ese caso, las tasas reales de muerte habrían sido mucho más bajas como porcentaje de casos positivos. Ahora, con muchas más pruebas, las autoridades sanitarias están obteniendo una mejor imagen de la verdadera letalidad de la pandemia, una de las razones por las que ha habido menos entusiasmo por los cierres totales a medida que el patógeno se propaga nuevamente. En cambio, los países europeos están abordando el contagio con un mosaico de restricciones locales.

Otra diferencia ahora es que han surgido algunas opciones de tratamiento nuevas. El remdesivir de Gilead Sciences está más disponible, y el esteroide genérico dexametasona se muestra prometedor para prevenir la inflamación, un problema en los casos agudos. El presidente Donald Trump promocionó la terapia de anticuerpos experimental de Regeneron Pharmaceuticals después de recibirla tras dar positivo al virus, y la compañía se unió a Eli Lilly para solicitar la autorización de uso de emergencia.

Eso puede darles a los funcionarios de salud pública algunas armas nuevas para cuando lleguen los meses más fríos.

Acerca de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.