¡Silencio! Poetas invisibles saldrá de la Fonoteca Nacional para llegar a Bellas Artes

0
13

En la exposición ¡Silencio! Poetas invisibles, que se presenta en la Fonoteca Nacional como parte del Festival de Tecnología, Juego y Sonido Play! 2012, el teléfono celular se vuelve una herramienta fundamental para interactuar con las piezas.

Si bien no hay un orden establecido para observar esta muestra, se puede comenzar con la acción sonora Llamando al big bang, en la que el artista Nahum Mantra se apoya de antenas y celulares para generar una radiación cósmica y así crear un paisaje sonoro que permite escuchar el eco del origen del universo.

En El artista es el mensaje Johana Ramírez y Merlina Acevedo muestran en vivo sus mensajes de Twitter, los cuales son proyectados al público en una pantalla. A un costado se encuentra Texturas intangibles, en la que los asistentes crean una obra sonora cuadrafónica mediante la interacción con la superficie touch de dos tablets.

En la pieza Campos cercanos, una serie de cubos con audios encriptados son activados a partir del contacto con un teléfono inteligente que permite escuchar sonidos del acervo de documentos sonoros de la Fonoteca Nacional como el afilador de cuchillos, el carrito de los camotes o cortinillas de series radiofónicas.

Antes de pasar hacia el jardín se puede escuchar la pieza Poetas invisibles que rescata poemas de Octavio Paz, Julio Cortázar y James Joyce, entre otros, con una dirección de sonido que crea la sensación de recibir una misma voz desde distintos puntos de la Fonoteca.

“Todo son desarrollos tecnológicos especiales para Play! Ha sido un año de trabajo muy intenso. Es una bonita sociedad donde trabajan la gente de la tecnología, la Fonoteca y los artistas, y todo lo que se hizo son estrenos mundiales que los 15 artistas produjeron para esta exposición”, explicó Juan José Díaz Infante, curador y coordinador del Festival de Tecnología, Juego y Sonido Play! 2012.

Finalmente, en Esculturas ficticias, mediante una interfaz del teléfono con GPS y ecuaciones matemáticas, es posible observar esculturas virtuales distribuidas en el jardín del recinto.

El curador adelantó que la próxima semana esta experiencia saldrá de la Fonoteca y a través del teléfono celular se podrá observar un aguacate gigante encima del Palacio de Bellas Artes.

“El concepto es trabajar como si fuera un laboratorio, los artistas están en una especie de residencia y siguen revisando diariamente sus obras, lo que nosotros aportamos es llevar las cosas a hacerse, porque un festival normalmente lo que hace es curar piezas que ya fueron puestas en algún lado”.

Por último, destacó el proyecto Imágenes sonoras que ofrece una manera diferente de recorrer la calle Francisco Sosa (donde se encuentra la Fonoteca Nacional) hacia el centro de Coyoacán, gracias a la intervención sonora realizada por 12 creadores y que se escucha con ayuda de códigos QR colocados en distintos puntos del recorrido, los cuales son señalados en un folleto que se entrega a los visitantes.