domingo , enero 17 2021

Antonio Toca Fernández, defensor de la memoria, la estética y el equilibrio en la arquitectura y el urbanismo

  • La Secretaría de Cultura y el INBAL lamentan el deceso del investigador, quien fue reconocido con el Premio Nacional Mario Pani en 1999

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) lamentan el deceso del arquitecto Antonio Toca Fernández, reconocido por su trabajo en el campo de la investigación y análisis de temas de urbanismo.

Nacido en 1943 en la Ciudad de México, Antonio Toca Fernández estudió en la Universidad Iberoamericana, fue autor de libros como Nueva arquitectura en América Latina: presente y futuro (1990), Arquitectura en México: diversas modernidades (1996), Casas americanas, en colaboración con R. Fernández y A. Saldarriaga (2003), así como Bauhaus: mito y realidad (2016), entre otras obras en las que se manifestó por la defensa de la memoria, la estética y el equilibrio en la arquitectura y el urbanismo.

Destacó como crítico e investigador, por lo cual colaboró con artículos especializados en Expansión, Tiempo en la casa –suplemento de la revista Casa del tiempo de la Universidad Autónoma Metropolitana-, así como en publicaciones universitarias y de arquitectura y urbanismo en otros países.

Entre los reconocimientos obtenidos en su trayectoria profesional está el Premio Nacional Mario Pani del Colegio de Arquitectos de México en 1999; formó parte del Pabellón de América Latina Expo Zaragoza (España, 2008), fue miembro del jurado de la Bienal Iberoamericana de Arquitectura (2006) y miembro del Jurado del Premio Cemex, Monterrey, en México, entre otras participaciones.

La subdirectora general del Patrimonio Artístico Inmueble del INBAL, Dolores Martínez Orralde, recordó que el arquitecto Antonio Toca colaboraba generosamente de manera externa con la Dirección de Arquitectura, y, en la década de los ochenta del siglo pasado, participó en investigaciones para diversas publicaciones y exposiciones, como las de los arquitectos Francisco Serrano y Juan Segura, “siempre atento y dispuesto a apoyar cada consulta y recomendarnos numerosas lecturas sobre patrimonio moderno. Perdemos un gran investigador y amigo”.

Cabe recordar que, en uno de sus artículos, titulado La arquitectura en crisis, apuntaba que remontar esta crisis podría ser un objetivo de los colegios, las escuelas y los profesionales de esta especialización. “Si se actúa colectivamente con creatividad, energía y decisión, será posible no solo mejorarla, sino recuperar su doble responsabilidad como arte público y social”.

Acerca de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.