Asigna federación apoyo extraordinario mediante el PSA

0
24


Con una segunda asignación del programa de Pago por Servicios Ambientales (PSA), Hidrológicos y de Conservación de la Biodiversidad, la Comisión Nacional Forestal invertirá más de 16 millones de pesos para la conservación de 7 mil 441 hectáreas.

Esto se suma a la inversión de 19.5 millones de pesos para más de 12 mil hectáreas, publicada a fines del mes de julio. En ambos casos los montos se encuentran divididos en cinco anualidades, indicó el Ing. Manuel Herrera Sánchez, Gerente Estatal de la Conafor en Puebla.
En los predios beneficiados se pueden realizar las acciones que sean necesarias para su conservación, tales como Reforestación con Obras de Conservación de Suelos, Brechas Corta-Fuego, Equipamiento de Brigadas de Combate de Incendios Forestales, Adquisición de vehículos para vigilancia y equipos de radiocomunicación, etc.
Los procesos ecológicos de los ecosistemas naturales proveen al planeta de una amplia gama de servicios ambientales que influyen directamente en el mantenimiento de la vida en general, incluyendo a la población humana. En este sentido, los servicios ambientales se definen como los beneficios que las personas reciben procedentes de los diferentes ecosistemas forestales, tales como:
• Regulación del clima y amortiguamiento del impacto de los fenómenos naturales.
• Captación, infiltración y provisión de agua.
• Conservación de la biodiversidad.
• Mitigación de los efectos del cambio climático mediante la captura y almacenamiento de carbono.
• Retención y formación de suelo.
• Belleza escénica.
De acuerdo con la escala de impacto, los beneficios derivados de los servicios ambientales se observan en distintos ámbitos:
En el ámbito local, la diversificación de alternativas productivas y de manejo del recurso forestal y los beneficios ambientales y económicos directos para las personas que viven en el lugar, en este caso los dueños o poseedores de los terrenos adscritos al programa de Pago por Servicios Ambientales.
En el ámbito regional, la protección de las partes altas de una cuenca para mejorar la calidad y cantidad de agua que llega a comunidades situadas cuenca abajo.
Y por último en el ámbito global, la captura de carbono, la mitigación de los efectos del cambio climático y la conservación de hábitat para especies animales y vegetales, partiendo de que todos nosotros en las ciudades aprovechamos los beneficios, muchas veces sin estar conscientes de todo el proceso que conlleva por ejemplo obtener el agua que utilizamos a diario, concluyó Herrera.