viernes , marzo 5 2021

BUAP: 20 años formando especialistas en neuropsicología

Clínicas de Neuropsicología-JAB 6510

Desde hace 20 años, la BUAP es la única institución de América Latina que cuenta con un programa académico singular: la Maestría en Diagnóstico y Rehabilitación Neuropsicológica, que integra la formación teórica y práctica de sus estudiantes. Es, además, uno de los cuatro posgrados de la Máxima Casa de Estudios en Puebla con nivel de “Reconocimiento Internacional” por parte del Conacyt, y el único del país que en esa área del conocimiento tiene este status.

En México casi 3 millones de niños sufren de algún tipo de alteración psicológica, alrededor de 600 mil personas de la tercera edad padecen de deterioro cognitivo y un 70 por ciento de los traumatismos cráneo encefálicos son provocados por accidentes automovilísticos. Este panorama fundamenta la pertinencia del citado programa académico, ante la importancia de formar especialistas en el campo de la Neuropsicología, capaces de elaborar diagnósticos y desarrollar programas terapéuticos en beneficio de la población.

Luis Quintanar Rojas, doctor en Neuropsicología por la Universidad Estatal de Moscú y coordinador de la Maestría en Diagnóstico y Rehabilitación Neuropsicológica, de la Facultad de Psicología de la BUAP, señaló que este posgrado nació en 1994 con el objetivo de formar especialistas dotados de conocimientos para realizar evaluaciones y diagnósticos, así como diseñar métodos de rehabilitación.

En este sentido, la formación teórica se complementa con la práctica profesional de los estudiantes, para lo cual el posgrado cuenta con seis sedes clínicas, establecidas en distintos puntos de la ciudad.

“La formación del neuropsicólogo forzosamente tiene que ser teórico-práctica, no hay posibilidad de que se enfoque a un solo aspecto. Tiene que ser un proceso que permita al alumno comprender los aspectos y problemas más importantes de esta disciplina y su aplicación en situaciones reales”, argumentó.

Unidades Neuropsicológicas

Actualmente, la Maestría en Diagnóstico y Rehabilitación Neuropsicológica cuenta con seis sedes clínicas donde brinda atención a pacientes adultos con dificultades para hablar, comprender, leer, escribir, entre otras, como consecuencia de un daño cerebral. Así también a adolescentes con bajo rendimiento escolar y niños que presentan problemas de atención, memoria, lenguaje o de aprendizaje.

El Hospital Universitario de Puebla (HUP), el Hospital General de Cholula, el  Hospital de Traumatología y Ortopedia del IMSS, la Casa del Abue, la Unidad de Servicios de Apoyo a la Educación Regular (USAER) en San Pablo del Monte, y el Centro de Quimioterapia del DIF Municipal de Puebla, son los lugares donde se encuentran ubicadas las seis Unidades Neuropsicológicas de la BUAP.

Quintanar Rojas dio a conocer que en estas sedes los pacientes son atendidos de manera gratuita, a excepción del HUP donde se cobra una cuota mínima, por parte de los estudiantes del posgrado.

Estas clínicas tienen como objetivo identificar cuáles funciones psicológicas están afectadas y cuáles conservadas, para recomendar las formas de tratamiento que permitan la superación de las dificultades que presentan las personas.

La función social ha sido positiva, pues a lo largo de los años se han registrado varios casos de éxito, en los cuales los pacientes que sufrían de algún trastorno severo, pudieron reinsertarse al mundo social y laboral.

Uno de éstos es la historia de un hombre que sufrió un accidente cerebrovascular, que le impidió seguir administrando sus negocios. Con el apoyo de su esposa acudió a una de las Unidades Neuropsicológicas de la BUAP. Después del proceso de rehabilitación, fue dado de alta y encontró un trabajo como ingeniero, profesión que había estudiado pero no había ejercido hasta entonces.

Otro caso fue el de un paciente que tenía hemiplejia, trastorno que provoca que la mitad contra lateral del cuerpo se paralice. Gracias al tratamiento llevado a cabo en estas clínicas pudo regresar a trabajar como chofer, recuperando la movilidad de su pierna y mano.

Con relación al trabajo con niños con déficit de atención, Luis Quintanar refirió que desarrollaron programas especiales que han permitido que los menores aumenten su rendimiento escolar sin la necesidad de tomar medicamentos.

En el caso de los niños de preescolar utilizan una metodología basada en el juego, que permite que un infante desarrolle una serie de capacidades analíticas, críticas y organizativas que mejoran su conducta, además de incrementar su capacidad de atención.

Asimismo, desde el campo de la Neuropsicología han trabajado en la creación de programas preventivos para evitar que los niños sufran de algún padecimiento neuropsicológico. Luis Quintanar expuso que durante muchos años realizaron una serie de estudios con niños sanos de zonas rurales, sub-urbanas y urbanas, para conocer su desempeño escolar y verificar si existían deficiencias. Con base en los resultados, desarrollaron programas para garantizar que no generaran ningún problema de aprendizaje.

Un ejemplo se dio en la Casa de la Niñez Poblana, donde durante cinco semanas aplicaron el programa preventivo en niños rechazados en escuelas debido a problemas de adaptación, con apoyo de estudiantes de la Academia Mexicana de Ciencias. “El resultado fue que los menores desarrollaron las habilidades necesarias para ingresar a las aulas sin ninguna dificultad y ninguno de ellos volvió a ser rechazado”, señaló.

Así, desde esta perspectiva, con la práctica clínica, la Maestría en Diagnóstico y Rehabilitación Neuropsicológica va más allá de la formación teórica y la investigación: busca, además, diseñar programas y terapias en beneficio de una población que requiere de especialistas en el área. Función que ha venido desarrollando desde hace 20 años.

Acerca de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.