Cuidemos el Agua y el Planeta

0
160

norbertoUna preocupación constante de habitantes de zonas urbanas y rurales, es el poder tener agua para satisfacer sus necesidades,  en varias partes la carencia del preciado líquido genera ya verdaderos conflictos y constantes reclamos a quienes ejercen responsabilidad en los varios niveles de gobierno o son responsables de organismos de abasto.

Realizando un recuento elemental, son grandes regiones que viven ya el desastre de los ecosistemas, cabe apuntar que en algunas todavía puede repararse el daño y detener el avance destructivo de la mano del hombre y poner límites a los grandes consorcios o monopolios que a toda costa buscan controlar las reservas y mantos acuíferos.

En México, para poner un ejemplo, está la destrucción de » Cuatro Ciénegas » en Coahuila, un lugar dónde hay especies únicas que nos enseñan parte esencial del origen de la vida y que están a punto de desaparecer como resultado de la explotación irracional del área.  A pesar de las constantes voces de alerta de científicos, instituciones o sociedades protectoras del medio ambiente, ningún nivel de gobierno atiende seriamente el reclamo serio y angustioso de la sociedad.

Recorriendo el mapa del país, encontramos que la deforestación es irracional, que la tala de árboles y la destrucción de selvas, manglares, a acompañado de la desaparición y contaminación de ríos, lagunas o represas naturales de agua. Las grandes embotelladoras-transnacionales- se apropian, explotan con el producto hacen grandes negocios, en el caso de los refrescos resulta peor con el atentado a la salud humana.

Las zonas metropolitanas del país, están a punto de vivir un colapso en la distribución y con ello el abasto de agua, será motivo de graves conflictos sociales. Montererrey, Guadalajara, D.F., Edomex y ciudades como Puebla, Guanajuato, León, Oaxaca y municipios importantes  no han establecido medidas de prevención, han permitido que en zonas de reserva, se cambie el uso de suelo, se hagan expropiaciones y se construyan fraccionamiento o parques industriales en plena corrupción con inmobiliarias y especuladores del atierra. Son malos gobiernos.

Otro asunto importante es el abasto para los millones que habitan capital del país, Estado de México y estados circunvecinos, para todos es evidente la destrucción de volcanes y montañas que rodean a los valles y zonas urbanas. Por un lado se encuentra que los sistemas de tratamiento de agua, Lerma, Cutzamala y otros son agredidos y desprotegidos, lo mismo pasa, con el Ajusco, las reservas en Magdalena Contreras, Xochimilco, Tláhuac o Iztapalapa.  El Nevado de Toluca, el Iztaccíhuatl y el Popocatépetl son vivo ejemplo de destrucción y contaminación.

Puebla y sus municipios de la capital y su zona metropolitana, pero también en aquellos que viven de la tierra y producen verduras, legumbres, granos y carnes, tienen ya reclamos permanentes por agua para consumo humano. Protestas recientes se han dado de la región de Atlixco, Cholula y en Amozoc-Tepeaca-Tecamachalco. Otro caso es el de Tehuacán, famoso por sus aguas minerales, la industria refresquera prácticamente acabó con las reservas y hoy esa región requiere de tratamiento «especial»

Es en sureste de México, donde se encuentran las grandes reservas de agua, por tal motivo es ya codiciada por los grandes capitales y monopolios, Veracruz, Tabasco y Chiapas son hoy tierras ambicionadas por los poderosos que sólo ven beneficios materiales, acumulación de riqueza y destruyen todo a su paso, no les importa la vida humana, los derechos del hombre o la preservación del Planeta Tierra. Son hordas que arrasan con todo para saciar su sed de dinero, especular en el sector financiero, cotizar en las casa de bolsa y controlar a los bancos para seguir ahí con la usura y el robo.

El neoliberalismo depredador no tiene Patria y tampoco respeto a los ecosistemas o la vida en todas sus expresiones. Contaminación, división de comunidad, destrucción ecosistemas, ocupaciones violentas, guerras fratricidas, compra de conciencias y corrupción, junto con hambre, desempleo y enfermedades es lo que va dejando a su paso y por supuesto son y serán sus cartas de presentación. En nuestras manos está, acabar con ese neoliberalismo destructor. Es tiempo. ¡Hagámoslo por nosotros y nuestros hijos!

 

P.D. Todas las mentes brillantes y científicos reconocidos, alertan  sobre la próxima guerra mundial, pero ahora por el control de las reservas de agua dulce. Ustedes saben que se libran batallas y guerras por el llamado oro negro, el petróleo. ¿Qué viene? Nosotros cuidemos el agua y defendamos a la Madre Tierra. Mail: nor.amaya@live.com  ; Twitter: @AMAYASI .

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí