Demandan intervenir empresas de productos lácteos adulterados

0
20

• En riesgo un millón de empleos
• Piden que ya no se vendan polvos rehidratados

El Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche, demandó hoy intervenir todas las empresas que vendan productos lácteos adulterados o fuera de norma, a fin de preservar en la industria más de un millón de empleos que se encuentran en riesgo a causa de que el 99.4 por ciento de los productores lecheros se encuentran al borde de la quiebra.
Álvaro González Muñoz, líder del Frente, en entrevista, denunció que la situación de la industria lechera se encuentra en un momento crucial, por lo que urgió al actual y próximo gobierno a tomar decisiones a favor de los ganaderos del sector social y de los consumidores del país.
Asimismo, informó que se pedirá al Congreso de la Unión aplicar una regla interna que impida se vendan polvos rehidratados como leche, ya que esto constituye una violación a las leyes y un fraude para los compradores y que si así lo hacen se les cobren los impuestos correspondientes.
El dirigente de casi 200 mil pequeños productores de leche señaló que actualmente el alimento balanceado para los animales ha incrementado su precio hasta en 156 por ciento en lo que va del sexenio, mientras que a los productores se les mantiene con un precio castigado por litro que ronda los cinco pesos lo que impide cubrir los costos de producción.
González Muñoz acusó que el sector ha estado infiltrado desde hace años por intereses diferentes a los de la producción primaria, lo que ha causado mucho daño y división
Es por ello, dijo, que la demanda principal de los productores consiste en exigir que se retome la rectoría por parte del Estado en esta actividad, con el objeto de que se pague a los productores un precio justo por la leche en todo el territorio nacional y, de esta forma, lograr orden en el mercado del lácteo.
Porque hasta el momento, agregó, los productores y consumidores de leche se encuentran en total indefensión, derivado del descuido en las políticas alimentarias iniciadas con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y continúa con una red de complicidades en el sector.
Tal parece, afirmó, que los representantes de los intereses de México trabajan en su contra, pues hoy la industria desdeña a la producción nacional para aprovechar la coyuntura actual de precios bajos internacionales que les permiten practicar el dumping rehidratando de polvos lácteos y vendiéndolos como si fuera leche natural.
Lo anterior, concluyó, ha provocado una guerra entre los productores nacionales y los de la industria que recurren a los polvos importados de bajo precio y calidad, en beneficio de grupos privilegiados.