martes , octubre 20 2020

El campo, sector olvidado

El sector que da de comer a Puebla, México y el mundo, en nuestro país está olvidado, ya no hay inversión,  infraestructura, tecnología, mecanización, transformación, etc., el Estado Mexicano  ya no le invierte al sector que junto con el educativo y salud debe ser prioridad.

Un país que no le invierte a su sector agropecuario, termina por convertirse en nación dependiente del exterior en materia alimentaria. Si bien es cierto que ninguna nación es totalmente autosuficiente en alimentos porque siempre necesitará algo que no produce en forma suficiente, por lo menos debe producir el 75 por de sus alimentos más importantes o básicos.

Ya sabemos que México es un importador a gran escala de granos, carne, leche, principalmente, la producción nacional es insuficiente para cubrir la creciente demanda.

México que por su ubicación geográfica  tiene ventajas para la producción agrícola y pecuaria, sin embargo, cada vez más presenta un déficit en algunos alimentos, las importaciones son masivas.

El Estado mexicano en los últimos treinta años ha dejado de capitalizar al campo, ya no se ven grandes obras de infraestructura, ya no se ven nuevas presa, represas, obras de almacenamiento de agua,  ya no se ve maquinaria y tecnología,  ya no hay una institución financiera que impulse proyectos productivos, mientras todo cambia en el mundo,   en México el campo opera con los mismos sistemas de hace  30 y 40 años.

El Estado mexicano dejó de subsidiar al campo, dejó de financiarlo, dejó de  brindarle asesoría técnica, dejó de mecanizarlo, dejó de impulsar la economía rural, dejó de crear escuelas, universidades, tecnológicos, para formar profesionales y técnicos para el campo, dejó de impulsar la  investigación para bajar costo de producción y desarrollar una agricultura sustentable.

Y cuando más se esperaba de este nuevo gobierno, el llamado de la Cuarta Transformación, resultó igual o peor,  porque no hay cambios, no se ven,  al contrario, se reducen presupuestos al sector, se  bajan recursos a instituciones de investigación como el INIFAP, se desaparecen programas de apoyo, parece que a este nuevo  gobierno le interesa el campo, ni el futuro de la población rural que en alto porcentaje está abandonando las comunidades.

En Puebla los críticos señalaban que en el gobierno panista se dieron los  famosos motractores o motocultores y que no eran los adecuados para el campo, bueno, pues por los menos dieron algo, hoy ni eso.

Este gobierno, como los anteriores, está dejando el campo en manos de empresas privadas, las que comercializan a elevados precios los productos agropecuarios, hoy por ejemplo, un kilo de carne de mala calidad se cotiza en 160 pesos, más de un salario mínimo, como consecuencia, no todos tienen acceso a este  y a muchos productos. El litro de leche, ( por los general importada y que ya no es leche sino una combinación de productos químicos) rebasa  ya los 20 pesos la más barata.

Con estas políticas  hoy los pocos egresados de instituciones superiores relacionadas al campo, no ven expectativas, no ven buenos empleos a la vista, quizás muchos se vayan al  extranjero en busca de oportunidades.

Hoy el nuevo gobierno que se dice de izquierda impulsa tres grandes proyectos multimillonarios que nada tienen que ver el campo: la refinería de Tres Bocas, el aeropuerto de Santa Lucía (dejando el de Texcoco en el que ya se habían invertido más de  230 mil millones de pesos) y el Tren Maya en el sureste. Sumados los tres proyectos son cientos de miles de millones de pesos los que se van a aplicar.

Con esta política de abandono al campo, México seguirá  siendo deficitario en alimentos, se importarán más, dependeremos más del exterior, además, muchos millones de habitantes de las zonas rurales se seguirán trasladando a la zonas urbanas con lo que la producción de alimentos seguirá bajando y la demanda creciendo.

Cualquier agrónomo nos podrá confirmar esta realidad, nos dirá que para los profesionales del campo no hay futuro porque  no hay inversión del gobierno el campo, que es con esfuerzo y recursos privados como hoy se produce. También cualquier productor nos dirá lo mismo, que en el campo no hay apoyo gubernamental.

No es que no se necesite una nueva refinería, no es no necesitemos un nuevo aeropuerto, no es que no sea necesario el llamado tren maya para impulsar el turismo, pero es más importante producir alimentos y proteger el agua y todos los recursos, es vital proteger la vida.

Acerca de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.