lunes , abril 19 2021

El Culebra, visión irónica y reflexiva sobre la Revolución Mexicana

Ironía y drama, humor y tragedia, lealtad y traición, pasión y desamor, sueños frustrados y política corrupta… lo mejor y lo peor de los seres humanos aparece en el contexto de la guerra, como ocurrió en la Revolución Mexicana, pretexto para el guión de la obra de teatro El Culebra.

Narra la historia de un soldado villista, conocido como El Culebra, quien luego de la derrota de la División del Norte, a punto de terminar la guerra, decide recorrer el norte de México. Adentrándose incluso en territorio enemigo con la esperanza de recibir instrucciones para encontrar un tesoro, con el cual el ejército revolucionario podrá recomponerse y seguir en la lucha por la libertad.
Viaja acompañado de su mujer, Ausencia; en el camino se encuentra con Mister Brice, periodista estadounidense que está en México para buscar los elementos necesarios para escribir un artículo que contará la historia de un personaje que represente y sintetice todas las aspiraciones de una nación, una épica que detallará este movimiento armando.
Conforme avanza, El Culebra le va contando al gringo sus historias y hazañas, casi imposibles de creer; y aunque en la mayoría de veces cambia los nombres de los participantes y se equivoca en la forma en que ocurrieron las batallas o los logros militares, en general sus intensiones son buenas, pues le interesa pasar a la posteridad –como le prometió Brice–.
Al mismo tiempo, Ausencia va a mostrar sus dotes de líder, de mujer comprometida con la causa, con su hombre, con sus ideales y sueños… pero ante la oportunidad de poder cumplirlos no duda en cambiar de bando, en traicionar a quienes estén cerca para conseguirlo.
Mister Brice se va integrando al contexto, intenta comprender desde su óptica particular de extranjero, las razones que justifiquen la guerra, los muertos, las batallas, los heridos… las traiciones y los asesinatos. Pero nada de eso es posible, pues lo único que encuentra son esbozos y confusión de lo que se supone serían las causas de un conflicto armado.
Los tres viajeros improvisados comienzan a entenderse, a descubrir los puntos de coincidencia entre ellos, para entonces dar paso a compartir necesidades de sobrevivencia y para asegurar su futuro, pero al igual que en la guerra, la desconfianza es el arma que los mantiene vivos, el recurso con el cual se descubre lo mismo, a los espías que a los traidores.
López Brie, autor también de la dramaturgia, logra un montaje lleno de reflexión sobre el sentido y los resultados de la Revolución Mexicana, sin llegar nunca al tono didáctico, el cual sustituye hábilmente con la presencia del humor, cierta interacción con el público, pero sobre todo por el contrapunto entre la realidad de la obra con la del espectador, quien se ve expuesto a la vida de estos tres personajes.
El Culebra, bajo la dirección de Martín López Brie, con las actuaciones de Alejandro Morales, Sergio Bátiz y Sofía Beatriz López, se presentará en el Teatro El Granero del Centro Cultural del Bosque los lunes las 20:00 horas, hasta el mes de abril.

 

Acerca de Redacción