lunes , marzo 8 2021

Esta semana, la convocatoria

pulso

Dicen que hasta antes de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) los alemanes esperaban con ansias la orden de movilización general, que siempre recibían con júbilo, pues para ellos la guerra era un deporte en el que les encantaba participar.

Para los priistas, aquí en México, de hace unas décadas a la fecha, el documento partidista que esperan con el mayor entusiasmo, es “La convocatoria”, que moviliza hasta a los priistas de las pequeñas poblaciones y que también constituye una fiesta en la que participan todos.

El Partido Revolucionario Institucional, PRI, tiene tres sistemas de elección de candidatos a la presidencia municipal: el de usos y costumbres, que se aplica en municipios pequeños y medianos, con población predominantemente indígena. Es el sistema más democrático del partido tricolor, pues los ciudadanos acuden personalmente al lugar previamente determinado y votan  por quien consideren el más idóneo para gobernar a su municipio en los tres años siguientes, que en esta única ocasión serán cuatro años, ocho meses 17 días, casi cinco años, pues se trata de igualar los tiempos a fin de que en la próxima elección se renueven gubernatura, ayuntamientos y congreso local al mismo tiempo que la presidencia de la república, diputados federales y senadores, una barbaridad, pero en fin…..

Ese sistema se aplica en 80 municipios de un total de 217 y en esta ocasión la convocatoria ya se dio a conocer y solo falta ajustar las planillas para proceder a la elección.

El otro sistema solo se aplica en la ciudad de Puebla: se publica una convocatoria estableciendo los requisitos que deben llenar los participantes, y es el comité nacional junto con el estatal, los que deciden en base a encuestas, estudios de opinión etc. Los militantes solo intervienen para aclamar al elegido. Esto ya está en marcha: el candidato es el ex rector de la BUAP Enrique Agüera Ibáñez y ya casi todos los aspirantes, declinaron a su favor en aras de la unidad del partido. Hasta antes de Semana Santa, solo faltaba por adherirse el ex rector y actual diputado federal, Enrique Doger, pero se cree que esta semana lo hará, después de las meditaciones que tuvo en la Semana Mayor.

El tercer sistema es el que se aplica a los municipios restantes que son 136. Donde no se logren candidatos de unidad y los problemas internos amenacen con romper la unidad, se puede aplicar el sistema de elección directa, es decir, los priistas concurren a las urnas y eligen a su candidato y luego se ponen de acuerdo para integrar la planilla correspondiente.

La otra forma de designar candidatos es por medio de asambleas de delegados. Los delegados, que representan a la militancia, deciden quien deberá encabezar la planilla del municipio de que se trate y se conforma ésta con la intervención de todos los grupos participantes a fin de que las campañas se realicen sin quebrantos y en unidad.

Esa es la convocatoria que están esperando los priistas.

Candidatos, el PRI tiene de sobra. Los aspirantes inscritos para las 217 presidencias municipales, superaron a los mil. Ellos saben que solo tendrán oportunidad de ser, uno por cada municipio, no hay más.

A raíz de que México entró a la “democracia electoral formal”, muy deficiente y sumamente costosa, pero bueno, “democracia”, los partidos de oposición, PAN y PRD, y algunos de la “chiquillería”, esperaban el momento de que el PRI dejara libres a los aspirantes que sobraban, para hacerles propuestas indecorosas. Se pasaban a sus filas y los hacían candidatos de inmediato.

En numerosas ocasiones, esos priistas que se cambiaban de partido a última hora, ganaban la elección, pues el PRI se pintaba solo para escoger como candidatos a los “malos” y dejar libres a los “buenos”. Cosas de los abusos de poder cuando no hay democracia interna.

Pero parece que el PRI empieza a aprender la lección y ahora pone más cuidado en la selección de sus candidatos. Por lo menos se preocupa por escoger a los que tienen más posibilidades de ganar, lo que ya es un avance.

La piratería de opositores

La piratería política que practican partidos de oposición al PRI, es consecuencia de la falta de organización y de infraestructura de esos partidos.

Ni el PAN, que ya estuvo 12 años en el poder federal, ni el PRD que ha estado a punto de ganar o ganó dos veces la presidencia de la república, pueden ser considerados como modelos de organización.

Son partidos electoreros que solo se movilizan en época de elecciones. Los perredistas se dedican a pelear entre sí, en vez de trabajar en la conformación de una estructura partidista sólida, fuerte. Ahora se andan aliando con el PAN, partido de derecha, siendo ellos el partido representativo de la izquierda.

El surgimiento de Morena, el movimiento creado por Andrés Manuel López Obrador, que está en camino de convertirse en partido político, pone en peligro la existencia misma del PRD. Muchos militantes de este partido, esperan que Morena reciba su registro como partido, para pasarse a él.

En Puebla, el perredismo se ha debilitado tremendamente, pues ya perdió hasta su antiguo bastión que fue durante muchos años, la Universidad Autónoma de Puebla.

El PAN, ocupado como estuvo doce años en hacer barbaridades que llevaron al país a una situación de desastre, nadie se preocupó por el fortalecimiento del partido que en la entidad poblana, sigue con la misma pobre estructura que ha tenido siempre y que obtiene triunfos meramente coyunturales, que le dan los ex alumnos de los colegios confesionales, que militantes o simpatizantes de ese partido.

En una ciudad considerada de derecha, como Puebla, en las elecciones federales pasadas, ganó el candidato de la izquierda, López Obrador, para la presidencia de la república y en segundo lugar quedó Enrique Peña Nieto, el candidato del PRI y hasta el tercer lugar, estuvo el PAN con Josefina Vázquez Mota.

El PAN no está en su mejor momento en el país y tampoco en Puebla, sin embargo, puede darle un susto al PRI con Antonio Gali Fayad, como candidato a la presidencia municipal de Puebla. En este caso es el candidato, la persona de Antonio Gali el de la fortaleza y no el partido.

Los demás partidos son aliados de las tres principales “fuerzas” políticas.

Algunos de los chiquitos, como el Verde Ecologista, aliado del PRI, llegan a creer que el tricolor gana por ellos, y hasta se atreven a exigir el 25 por ciento de las posiciones para presidentes municipales y diputados locales. El delegado nacional priista, Fernando Moreno Peña, solo concedió el 6 por ciento. Bueno, pero esos son arreglos internos que tienen su estira y afloja, pero que muchas veces sacan de la realidad a algunos de los actores.

Esta semana será importante en la vida política de la entidad: saldrá la convocatoria del PRI para los 136 municipios que elegirán candidatos por la vía directa o por asamblea de delegados y de eso se derivarán muchas cosas en el estado.

Por otra parte, se sabe que seis secretarios del actual gobierno estatal, solicitarán licencia para participar en las elecciones próximas  entre ellos Antonio Gali, secretario de Infraestructura, para ser candidato a la presidencia municipal; Fernando Manzanilla Prieto, para ser candidato a la diputación por Cholula, Vargas Chedraui, para ser candidato a diputado por un distrito de esta capital, lo mismo que Rodríguez Regordosa, y otros más.

Acerca de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.