Ingresar a la BUAP significa superarme: Liliana Torres

0
91


Superarse; ser alguien en la vida; aspirar a más. Eso es lo que significa para Liliana Torres Sánchez ingresar a la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla para estudiar una carrera universitaria, «no quedarme abajo y aspirar a más».

Con ese propósito en mente llegó desde temprano al Polideportivo de Ciudad Universitaria para concluir su registro; en la mano, además de sus documentos oficiales, llevaba una constancia expedida por la Secretaría de Desarrollo Social y su póliza bancaria sin pagar, no porque se le haya olvidado, sino porque ella es uno de los beneficiarios del Programa de Desarrollo Humano Oportunidades a quienes la BUAP condonó el pago del examen de admisión, por tercer año consecutivo.
El contar con este apoyo y, de ser aceptada exentar los pagos de inscripción y matrícula, permitirían que la joven originaria de Huejotzingo, sea la primera y la única de su familia en estudiar una carrera universitaria, pues sus cinco hermanos sólo cursaron la preparatoria.
Con expresión nerviosa y en medio del bullicio del Polideportivo, Liliana comentó que es la menor de seis hijos, por lo que sus papás, albañil y ama de casa, no contaban con los suficientes recursos para que ella estudiara el bachillerato en una institución particular o lejos de casa.
Fue debido a esto que se inscribieron al Programa Oportunidades hace ya tres años, ayuda con la cual pagaban útiles escolares y uniformes, y sólo una pequeña parte se destinaba a gastos del hogar (despensa, servicios de luz y gas), o como «colchón» cuando su papá no tenía trabajo por falta de obras o cuando tenía pagos atrasados.
Recompensar a sus padres por todo lo que le han brindado y superarse son la motivación de la aspirante; ser alumna de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (FDCS), su meta. Al salir de CU sabe que sólo falta un paso, presentar el examen de admisión este 21 de julio.
Ahora Liliana Torres Sánchez, la tal vez futura Licenciada en Derecho, es un motivo de felicidad para sus padres y hermanos, todos la apoyan y las expectativas de tener un futuro mejor están presentes. Fracasar no es una opción para ella.