Inteligencia Emocional en Gerentes

0
git
Por: Gloria Zayas Lira
Instituto Universitario Carl Rogers
 
Palabras clave: Inteligencia emocional, motivación.
Dentro de las empresas se desarrolla un contexto de competencias personales y sociales, la excelencia del talento humano  es utilizada para el desarrollo de las empresas, teniendo un amplio desenvolvimiento en los diversos mercados y dando apertura de saber comunicar, pedir o expresar lo que se requiere,  para esto, el gerente tienen que tener en equilibrio su crecimiento personal, para poder guiar a los demás participantes y generar compromisos con la empresa en diversos ámbitos, alcanzando un mejoramiento de la productividad.
Padrón y Sánchez (2010) mencionan que el ser humano constituye un factor clave para el éxito de las empresas  agregando valor real a las organizaciones, para lo cual debe tenerse información sobre los trabajadores en la ejecución de sus funciones, sobre sus fortalezas, debilidades y cualidades fundamentales relacionadas con la actuación exitosa en cualquier ámbito laboral (p. 4).
 
Ya que ésta información ayudará a identificar las necesidades que tiene cada uno de los trabajadores para  saber en qué área pueden tener un mejor desempeño,  esto ayuda a su vez a conocer la inteligencia emocional que poseen cada uno de los gerentes de la empresa.
 
Goleman (citado en Padrón y Sánchez, 2010) menciona que la inteligencia emocional: “es una  variable que  se refiere a la capacidad del individuo de reconocer sus propios sentimientos y los ajenos, de motivarse, manejar sus emociones y en las relaciones que establece con los demás” (p. 9). Por lo que las relaciones que establece un gerente, a partir del conocimiento de sus emociones y de los trabajadores con los que se relaciona impactan en la productividad.
 
A su vez DuBrin (citado en  Padrón y Sánchez  2010) afirma que la inteligencia emocional:
Se refiere a cualidades como entender los propios sentimientos, tener empatía con los demás y regular las propias emociones, para mejorar la forma de vivir. Una persona con inteligencia emocional podrá anticipar comportamientos, así como evaluar a la gente, complacer a los demás e influir en ellos (p. 9).
La inteligencia emocional en primera instancia es conocer los sentimientos y emociones que se tiene hacia uno mismo, para después conocer la de los demás y poder guiar a los trabajadores de forma favorable en su trabajo.
 
Goleman (citado por Arteaga, Ana y Ramón, Soraya 2009)  menciona que los factores intelectuales no garantizan el éxito en el trabajo, sino que es sólo un factor, que por supuesto conjuntamente con la parte emocional de las personas que conforman el equipo de trabajo, no sólo a nivel individual sino como equipo, lograrán que mejoren en el desempeño, y a su vez en el cumplimiento de los objetivos, tanto del líder, como de los integrantes del equipo, a través de una motivación netamente emocional con el fin de elevar su índice de productividad en el tiempo. (p. 5).
También es importante el trabajo colaborativo para el cumplimiento de objetivos,  que se ha propuesto la empresa, además de que se tienen que identificar como  se encuentran emocionalmente cada uno de los trabajadores, ya que de todo esto, dependerá que tan satisfactorio será el trabajo que aportará cada uno durante el cumplimiento de la meta .
 
Por otro lado se tienen que tomar en cuenta las habilidades intelectuales y cognitivas que presentan los gerentes, las aptitudes emocionales que requieren para el trabajo como lo es el entusiasmo, confianza y motivación que necesitan los trabajadores en su desempeño, para esto el gerente  tiene que hacer conocimiento de sí mismo, autocontrol, sensibilidad social y manejo de las relaciones, según Goleman, Boyatzis y Mc-Kee (citados en Padrón y Sánchez,  2010). Estos cuatro factores van incluidos dentro de la inteligencia emocional.
El conocimiento de uno mismo se define como la capacidad de entender su humor, emociones y necesidades, así como también el impacto que éstas tienen sobre los demás. También incluye el uso de la intuición para tomar decisiones con las que se puede vivir feliz.
El autocontrol se refiere a la capacidad para controlar las propias emociones y actuar con honestidad e integridad de una forma constante y aceptable.
La sensibilidad social incluye la empatía con los demás y la intuición acerca de los problemas. También la señalan como otra faceta de la habilidad de interpretar la comunicación no verbal.
Describe el manejo de las relaciones como las habilidades interpersonales de poder comunicarse de manera clara y convincente, resolver los conflictos y construir fuertes lazos personales (p. 10).
Es por esto que se tienen que conocer los potenciales que cada uno tiene, así como saber que reacción, actitud y aptitud tendrá dentro del contexto en que se mueve cada uno de los gerentes ya que, sí se reconoce como es, sabrá como intervenir en cuestión de los demás miembros de la organización.
 Padrón y Sánchez (2010) mencionan que la acción emocionalmente inteligente es trascendental por dos motivos: primero, porque es la base de los comportamientos eficaces, y por lo tanto, también de los resultados que se obtienen, y segundo, porque ocasiona la repercusión indirecta o colateral, pero de gran importancia, de afianzar positiva y constructivamente la experiencia adquirida como gerente, así como también mejora la aptitud directiva de cara a sus actuaciones futuras (p. 11).
En estas situaciones el gerente hace uso de la inteligencia emocional y sabe detectar y enfrentar directivamente la dificultad que se presente con algún miembro de la organización.
Los cambios y los movimiento que realizan las organizaciones ponen en duda el contexto en que se encuentran los trabajadores, por lo que los gerentes tienen que buscar las herramientas necesarias para motivar e innovar a los trabajadores durante la producción, a su vez obteniendo una productividad de calidad y tomando en cuenta las necesidades que tienen los trabajadores para la realización de las tareas dentro de la organización.
Por lo que, Marvel, Rodríguez y Núñez, (2011) mencionan que la motivación constituye un elemento conductual del individuo que influencia positiva o negativamente a la productividad, por lo que una baja motivación puede ser la causa de una baja productividad y por el contario, una alta motivación será la causa de una alta productividad. La motivación es una causa y la productividad es consecuencia o el efecto. La motivación se manifiesta en el individuo y en el grupo, por lo que, mejorar la productividad requiere de estrategias gerenciales que atiendan particularmente la motivación en el trabajo, por lo que se deben considerar dos aspectos con relación a la motivación, la propia del individuo dentro del grupo y la motivación del grupo como tal.
Considerando la labor del gerente y haciendo uso de las dos causas de las que él puede detectar una positiva o negativa productividad, es capaz de intervenir para que el ambiente de trabajo favorezca las relaciones, y así haya resultados positivos.
 
Marvel y colaboradores (2011) consideran que tanto la motivación como la satisfacción laboral dependen de la satisfacción de las necesidades de los individuos y su congruencia con las de la organización. Por esta razón, la satisfacción de las mismas genera un individuo más motivado y satisfecho laboralmente, lo cual incidirá en el incremento de la productividad (p. 30). Esto hace referencia  a que el equilibrio de la organización está en que el ambiente laboral y personal tanto del empleado como del gerente, muestren resultados positivos en su desempeño.
Venutolo (citado en Marvel y colaboradores, 2011) mencionan que el clima organizacional es determinante en la forma que toma  las decisiones una Organización y en las relaciones que se desarrollan en su interior.
 
Un buen clima o un mal clima organizacional, tendrá consecuencias positivas o negativas para la Organización, y estarán determinadas por la percepción que los miembros tienen de lo que suceder en la organización (p. 27). Ya que dentro de este contexto se sucintan diversos factores que impiden el buen desempeño de los trabajadores, así como de la productividad.
La inteligencia emocional en un gerente puede radicar positiva o negativamente en el desempeño de la organización, aunque claro, los aspectos que se consideran indispensables para el rendimiento adecuado del gerente y del personal es la forma en que son motivados, además se tienen que trabajar en conjunto tanto jefes como gerentes para la identificación de la necesidades de la organización, empezando primero por ellos y finalmente con los subordinados de cada área, ya que cada uno de estos se sentirá apoyado y tomado en cuenta para el desarrollo de la empresa ,a su vez el análisis de las condiciones en que se labora son reflejadas en la buena o mala organización de le empresa .
 
Por otro lado los cambios que se  presentan, se tienen que tomar en cuenta debido a que afecta física y emocionalmente a los gerentes  y subordinados en su desarrollo personal y laboral, por este motivo antes de realizar un cambio se tienen que tomar en cuenta los pro y contra que se tendrá al momento del cambio de forma que los jefes, gerentes y subordinados se sientan a gusto y satisfechos en el ambiente de trabajo.
 
Bibliografía
            Marvel Cequea, M. Rodríguez Monroy, C. y Núñez Bottin: M. A. (2011). La productividad desde una perspectiva  humana, dimensiones y factores. N°7. Barcelona. (Consultado el 10 de febrero de 2016)
Disponible en: http//www.redalyc.org/articulooa?id=54921605013
           Arteaga, A. y Ramón, S. (2009). Gerencia cognicional: La inteligencia del pensamiento y las emociones en la gerencia de las organizaciones. Telos. N°3
(Consultado el 3 de diciembre de 2014)
Padrón López, Gladys Aracelys; Sánchez de Gallard, M. (2010). Efecto de la motivación al logro y la inteligencia emocional en el crecimiento psicológico. N°49. (Consultado el 10 de febrero de 2016)
Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id= 29012358009
(Alumno del Instituto Universitario Carl Rogers).

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.