Islote de garzas, metáfora de la infancia donde se cifran las palabras y visiones primigenias

0
23

El poeta, ensayista y traductor Ursus Sartoris conjunta en su más reciente libroIslote de garzas, tres series de poemas donde se hace referencia a ese espacio mexica mítico y fundacional, Aztlán, «lugar de la blancura, como origen y partida, una metáfora de nuestra infancia y el mundo interior, donde se cifran las palabras y las visiones primigenias», según describe el propio autor.

Ursus Sartoris, director de Erande, Revista de Arte y Creación (Michoacán) comenta que los poemas contenidos en Islote de garzas, surgen desde una visión interna «donde cada palabra emana del aliento que hace desprender, como dice Sor Juana, «efímeras centellas que el aire eleva». Islote de garzas se interioriza para que cada poema sea, también, una ofrenda a la creación misma».
Editado dentro de la colección Práctica Mortal de la Dirección General de Publicaciones (DGP) del Conaculta, el poemario cuenta con tres apartados: «Venados», «El ayuno del coyote» y «Libamen».
En el primero de ellos, con poemas como Ahuehuetl, Petición de lluvia,Popocatépetl y Visión de Anáhuac, «se mira a la Ciudad de México en su esplendor lacustre «como una indicación de que ya es la hora de partir en busca de una nueva morada».
Canto sagrado, Rezo a Tonantzin, Canto de huida y Donde Ixtlilxóchitl revela su códice real, son algunos de los poemas incluidos en «El ayuno del coyote», en los que se recrean algunas voces y momentos de la vida del rey poeta Netzahualcóyotl, «quien al igual que el rey David, rompe su alianza con el espíritu por el amor de una mujer, lo cual trae como consecuencia la ruina de todo su pueblo. De ahí que, para reconciliarse con los dioses de casa, tenga que ayunar 40 días en el bosque».
«Libamen», parte última de Islote de garzas, contiene una veintena de poemas que el autor distingue sólo con números romanos y la define sencillamente como «una ofrenda en sacrificio».
Ursus Sartoris (1971) estudio Letras hispánicas y Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), fue maestro de creación literaria en la Escuela de Escritores de la Sociedad General de Escritores de México (Sogem) de Morelos y profesor de literatura en la Universidad Michoacana de San Nicolás Hidalgo.