La historia clínica de Trump, más críticas al presidente de EE.UU.

0

Washington.- El trascendido de que el exguardaespaldas del presidente estadounidense, Donald Trump, se habría apropiado indebidamente el pasado año de la historia clínica del gobernante, mantiene cierto revuelvo en la prensa.

Aunque la Casa Blanca afirmó la víspera que el exescolta del mandatario no hizo nada fuera de lo ordinario cuando sustrajo el documento, el diario The Washington Post cuestiona en un artículo el procedimiento y otras presuntas manipulaciones del dignatario para obtener determinados fines.

La publicación cita una entrevista que diera a la cadena NBC el doctor Harold Bornstein, quien durante mucho tiempo fue el médico personal de Trump.

En sus declaraciones él afirma que Keith Schiller y otras dos personas se presentaron en su consultorio en Nueva York en febrero de 2017 sin previo aviso y tomaron todos los registros médicos del presidente, indicó el rotativo.

Esto parece ser una clara violación de la ley, comentó el articulista, cuando destacó que los ejecutores del hecho ‘tendrían que haber presentado a Bornstein’ una autorización especial ‘en la que Trump les autorizaba a recibir copias de sus registros, lo que no hicieron’.

Fue un suceso que lo dejó sintiéndose ‘violado, asustado y triste’, expresó el galeno al calificar de ‘allanamiento’ la incursión en el lugar.

Sin embargo, la secretaria de prensa de la mansión ejecutiva, Sarah Sanders, defendió la medida.

‘Es un proceso estándar cuando hay un nuevo presidente, la Unidad Médica de la Casa Blanca tomó posesión del expediente médico del presidente’, dijo al insistir que no fue un ‘allanamiento’.

Reportes de prensa recuerdan que la invasión del consultorio sucedió dos días después de que Bornstein divulgó que le recetó Propecia a Trump, un fármaco para combatir la pérdida de cabello en hombres.

Además, Bornstein ahora admite que cuando escribió una carta en diciembre de 2015 en la que certificaba la buena salud de Trump, en realidad estaba siguiendo a pie juntillas el dictado del presidente.

El diario hace referencia también al tratamiento en los medios al tema de la salud de la exaspirante presidencial demócrata Hillary Clinton, lo cual se evaluó como una cuestión de mayor seriedad.

‘Todo esto evidencia los estándares cambiantes con los que se trata a los candidatos, lo que de alguna manera siguió funcionando en beneficio de Trump’, señaló el Post.

Recalcó el material que cuando alguien como Trump viene diciendo mentiras obvias y constantes, esas mentiras se transmiten una y otra vez al público hasta que se olvidan o surjan pruebas concretas que demuestren que son falsas.

Debemos estar en guardia cuando comience la elección de 2020, añadió. Trump llevará a cabo una campaña de tierra arrasada contra el candidato demócrata, no solo tratando de ridiculizar, sino al insinuar y calumniar abiertamente, consideró.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.