Ven a la digitalización como la democratización del acceso a la cultura

0
12

Especialistas de Estados Unidos, Argentina y México participaron la tarde de este jueves 13 de septiembre en la última mesa de Segundo Simposio Internacional del Libro Electrónico, en la que Consuelo Sáizar, presidenta del Conaculta, aseguró que la digitalización representa la democratización del acceso a la cultura.

«He tenido el privilegio de encabezar dos instituciones fundamentales para el idioma, el Fondo de Cultura Económica (FCE) y el Conaculta, teniendo en ambas el reto del desafío de la nueva frontera digital, además de tratar de conectar la memoria con el porvenir».
Bajo la moderación de José Gordon, participaron también en el Auditorio Jaime Torres Bodet del Museo Nacional de Antropología, Diego Bonilla, de Estados Unidos y el escritor Martín Caparrós, de Argentina, en el desarrollo de la mesa titulada «El español en el ciberespacio: nuevas formas de creación».
Consuelo Sáizar mencionó como ejes del Proyecto Cultural del Siglo XXI Mexicano, la preservación de la palabra, de la imagen y el sonido:
«Estoy convencida de que la digitalización es una forma de democratizar la cultura, pero aún es incipiente la relación entre el autor y el editor en los nuevos medios y este es un aspecto en el que hay que profundizar».
La presidenta del Conaculta mostró al público la investigación de José Pablo Moncayo que tuvo como resultado un paquete con 20 cuadernos que contienen partituras, así como 10 discos, además de la aplicación interactiva que contiene todo el contenido de esta investigación.
«Estamos haciendo un esfuerzo para no quedarnos rezagados hacia otros idiomas, por eso esa falsa dicotomía o la discusión acerca de los formatos ya no debería existir, pues estamos ante un umbral donde ya no se discute sobre si leer en papel o pantalla».
La titular del Conaculta mostró también la aplicación del poema Blanco, de Octavio Paz, quien escribió este poema convencido de que debe haber una nueva realidad para la creación. La aplicación fue enriquecida con un cronograma, facsímiles de la pluma y letra de su autor, partituras y audio de la ópera que se realizó sobre el poema, así como la voz del propio Paz describiendo su proceso creativo, y de poetas como Guillermo Sheridan y Eduardo Lizalde que dan lectura a pasajes del texto.
«Cuando hablé con Marie Jo Paz y le mostré este contenido, ella me dijo que esto era lo que Octavio Paz hubiera querido, pues él nunca estuvo satisfecho con la edición de una dimensión, encargando incluso a Vicente Rojo unos discos que crearan una especie de mantras con las palabras, mismos que han sido incluidos en esta aplicación».
Por su parte, el periodista y escritor Martín Caparrós recordó las ediciones infantiles Robin Hood, con la que crecieron todos los niños argentinos; los llamados Libros Amarillos con los que el autor pasó muchas noches leyendo arropado por su frazada.
«Me reencontré con esos libros cuando hace unos días en un cuarto de hotel conecté un gadget en mi computadora y de pronto el soporte de lectura más contemporáneo se convirtió en un libro, Robin Hood».
Afirmó que el libro electrónico es ya en realidad el estado actual del concepto libro, que fuera de su formato siempre ha sido la escalera de los textos, más allá de la voces de los conservacionistas como Umberto Eco, que afirman que objetos como las cucharas, una vez que se inventan no pueden ser reemplazados por nada mejor.
«Un Kindle es un libro, pero es más que un libro porque en lugar de cargar un cuento puede cargar 20 mil de ellos, su pantalla es pura materia, una que se reescribe todo el tiempo, igual que esas tablillas de arcilla de la antigüedad».
Mencionó que para muchos el texto de un Kindle les parece inmaterial y les produce cierta zozobra, pareciéndoles que en este soporte un texto no tiene la materialidad adecuada.