El control poblacional no está en las políticas de gobierno

0
28

Hay tres cosas que deberían estar preocupando y ocupando en México  y el mundo: el cambio climático, agua-alimentos, y el crecimiento  demográfico, pero  habría que agregar algo más: el fantasma de una guerra mundial de alcances inimaginables porque los seres humanos  siguen ambicionando  poder.

Veamos un poco lo que está pasando con   crecimiento poblacional o demográfico que  puede llevarnos a niveles preocupantes si hoy no se toman cartas en  el asunto.

Para hablar sólo de  México, aunque el tema es  global,  mundial,  a principios del siglo  XX la población del país no pasaba de los  15 o 16  millones, por el conflicto armado se dice que murieron  500 mil, otros que un millón, lo cierto es que la población decreció. México era un país con una población  muy baja, en los estados había grandes extensiones  sin población.

Para 1950  la población de México  era de  35 millones de personas, un  75 por ciento de la misma se ubicaba en zonas rurales y un 25 por ciento en las  zonas   urbanas.

Veinte años después, en  1970, la población de  México era ya de  47  millones, aun la mayoría se ubicaba en las zonas rurales, fue el  inicio de los cambios, de las transformaciones en México,  el inicio del  México moderno.

Para el año  2000  la población de México se acercaba a  los cien millones, y las cosas habían cambiado, la mayor parte ya  estaba en las zonas urbanas, la oleada de migrantes a las ciudades estaba  en su apogeo.

Para el  presente  2018  la población de  México supera los 125 millones, probablemente cuando se haga el  siguiente censo del  2020 se conozca que la población andará por los  130  millones.

Como se  ve, la población de  México sigue en ascenso, ya no al mismo ritmo de hace medio siglo pero no deja de crecer, se trata de una población casi   80 por ciento urbana y cada menos rural,  la población se mueve  a las ciudades, las hace enormes, inseguras, calientes, desagradables.

Quizás  la  población está creciendo al  1.2 por ciento anual, pero con eso es suficiente  para que crezca  a pasos acelerados y  esté llenando al país por todos lados.

Sólo la  Ciudad de  México  y su zona conurbada se dice que anda  cerca de  los 25 millones de almas  ¿cómo se sostiene  esa población? ¿cómo asegura  su agua, sus alimentos, su oxígeno?  Cada  vez  le cuesta más  tener estos elementos vitales. La  sobre población genera serios y graves problemas  porque se convierte en depredadora de todo, todo los destruye, todo lo arruina,  todo lo contamina.

Si  consideramos que la población de México está creciendo a ese ritmo, para el  2050, dentro de  32 años, un plazo muy corto, México podría  tener  fácilmente 250 millones de habitantes, esto simplemente duplicando su población, porque si en menos de  50 años casi la triplicó es muy lógico pensar que en  32 años se duplique.

¿Qué pasaría en México con esa población pasando  el 2050? ¿habría agua, alimentos para todos? Sería  una población muy alta y con menos superficie para producir alimentos, con menos fuentes de agua, el panorama no es nada halagador.

Hasta  hoy  con todo  el desarrollo tecnológico, con toda  la comunicación súper  rápida que tenemos, con todo  los avances médicos que se tienen, con los viajes espaciales, con todo  la inteligencia artificial que avanza, con todo eso, la sobre población ha sido negativa al mundo porque es más lo que ha destruido que construido, son más los daños que  ha causado que los beneficios.

A medida que  la  población  ha crecido ha aumentado el  daño a los ecosistemas, al agua, al suelo, al aire,  a las especies, a los ríos, a los mares,  es culpable del calentamiento global, de la erosión de los suelos, de la contaminación del agua,  de la extinción de animales, de aves, etc.

La  sobre población  daña, destruye, elimina la vida. En medio de tanta tecnología esa  súper población  daña más, destruye más.

Esta súper población con sus gobiernos juntos nada hacen por parar  los daños, juntos están destruyendo bosques y especies para construir o ampliar las  ciudades, juntos  usan los ríos como descargas de aguas contaminadas. Juntos  súper población y gobiernos están extinguiendo las especies, juntos  usan su inteligencia  y capacidad  para destruir.

Si la vida en el planeta es todo equilibrio y armonía,  la población atenta contra ese equilibrio al dañar  los ecosistemas.

Y a todo eso  esa súper población es cada vez más violenta,  más insensible a todo.

Desde hace tiempo que los gobiernos,  como el de  México,  no hablan de políticas demográficas,  de control o planificación poblacional,  por el contrario, estimulan al crecimiento  poblacional porque eso representa oportunidades de mercado, entre más gente, más consumo, más  dinero, más negocios.

Es tiempo que  en México y el mundo se planifique  la población, la población no  puede llegar  más  allá de las posibilidades de alimentación disponibles.

Se espera que el nuevo  gobierno en México  entre las  políticas que impulse,  la de planificación  y control demográfico sea una dse ellas.

Hoy la población mundial es superior a los  7 mil  500 millones, si en el  2050  la población rebasa los nueve mil o diez mil millones de personas, y si en el  2100 se llega a los  14  o 15  mil millones, no me imagino lo que sucederá. Pero sin duda no será nada bueno. La sobre población arruina el planeta, debe haber control como  lo debe haber en todo, rebasar  los  límites es negativo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí