jueves , abril 15 2021

Inicia en el Siglo XIX la lucha de las mujeres por la educación superior

conferencia y presentación de libro Dra. Alvarado B. Lafragua 31ene13 (1).jpegLa lucha por la integración de los derechos de las mujeres a la educación preparatoria y profesional inició en el siglo XIX y aunque se ha avanzado, las cifras revelan que aún falta mucho, afirmó la doctora María de Lourdes Alvarado, investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Los números, dijo, muestran siempre la realidad y las estadísticas del 2012 revelan que una de cada cuatro mujeres en el país es analfabeta; sólo el 16 por ciento tiene acceso a la educación superior y las trabajadoras reciben un promedio del 12 por ciento menos de salario que los hombres.
Durante la conferencia «Aspiraciones y temores de las primeras profesionistas mexicanas», que presentó en la Biblioteca Histórica José María Lafragua de la BUAP, comentó la lucha que enfrentaron mujeres como Matilde Montoya, quien fue la primera mujer que realizó de forma simultánea sus estudios de preparatoria y medicina.
En el siglo XIX, recordó la doctora Alvarado, las mujeres podían ser parteras y obstetras, pero de ninguna manera ingresar a la Escuela Nacional de Medicina. Para lograrlo Matilde Montoya escribió al Presidente Porfirio Díaz quien autorizó su ingreso. En 1887 se convirtió en la primera médica del país.
A pesar de que su madre la acompañaba a la Escuela y la esperaba en la puerta, no logró evitar los malos entendidos y se enfrentó a sectores de la sociedad que la calificaron de «impúdica y peligrosa mujer que quiere ver cadáveres de hombres desnudos».
Invitada por miembros del cuerpo académico de Estudios Históricos de la Facultad de Filosofía y Letras de la BUAP, la doctora Alvarado explicó que en el siglo XIX, las mujeres sólo podían inscribirse en la escuela secundaria para personas del sexo femenino.
En esta época se presentaron propuestas avanzadas para lograr su integración a la educación superior que fueron: Ezequiel Montes y Justo Sierra. Dos propuestas polémicas entre sí por la ideología que cada uno tenía, las cuales fueron enviadas a los legisladores que las consideraron inadecuadas. No se aprobaron, pero si «abrieron un poco la puerta para que las mujeres se colaran», comentó la académica.
Durante este evento se presentó el libro «Grupos marginados de la educación (siglos XIX y XX)», coordinado por la doctora María de Lourdes Alvarado y Rosalina Ríos Zúñiga, mismo que fue comentado por las doctoras en Historia Rosario Torres Domínguez y María de Lourdes Herrera Feria.
Las investigadoras de la BUAP destacaron los aspectos relevantes de la educación que del México Colonial y hasta el siglo XX presentan especialistas en 14 artículos. Entre ellos las dificultades que tenía el enseñar a leer y escribir a niños indígenas.
Aprendían de memoria las lecciones y las recitaban, pero lo hacían con conceptos que no entendían ya que no hablaban español y recibían clases de maestros que no hablaban su lengua nativa y así podían pasar dos o tres años sin avanzar, comentaron.
Este es un libro donde los estudiosos de la educación encontrarán material importante para continuar con sus investigaciones, afirmó la doctora Alvarado, quien es miembro del Sistema Nacional de Investigadores Nivel II.

 

Acerca de Redacción