La música sideral surge del instinto de mirar al cosmos: Nahuma Mantra

0
24

Con el acompañamiento de la pieza Cosmos de Vangelis, el músico y artista sonoro Nahum Mantra evocó a Carl Sagan cuando dijo que el acto de mirar al cielo en la noche es instintivo en los seres humanos, así como maravillarnos con los astros que surcan la inmensidad.

“Es precisamente de esos sentimientos y esas preguntas místicas que surge la música que se conecta con el espacio”, afirma Mantra, quien la noche del 12 de junio en la Fonoteca Nacional ofreció la charla titulada “Música sideral”, en el marco del ciclo “Arte sonoro, música contemporánea y experimental”.

Afirmó que debido a sus diversos intereses por la tecnología, en su carrera artística y musical no puede dejar fuera la influencia científica.

“Fue así como termine trabajando como coordinador cultural para las actividades del espacio que, a través del encuentro Cósmica, reúne artistas interesados en el campo sideral”.

Dichas actividades están vinculadas con los programas culturales que maneja la Agencia Espacial de los Estados Unidos, la NASA, y donde astronautas realizan actividades con artistas y hacen proyectos conjuntos.

“Han surgido cosas muy interesantes, por ejemplo un DJ propone una música sideral y un astronauta, durante su viaje al espacio, graba los sonidos que emiten las ondas cósmicas y electrostáticas. Con esas grabaciones se crean mezclas que combinan la ciencia, la naturaleza y la composición artística”.

Durante la sesión, el público participó en la instalación que el artista ha creado en una de las salas de la Fonoteca como parte del festival Play!, en la que, con audífonos conectados a antenas especiales, pueden escucharse los sonidos de la gran explosión que dio lugar a la vida en el universo, el Big Bang.

Asimismo compartió piezas como Marte, de la Sinfonía de los Planetas de Gustav Holst, así como la célebre Space Oddity de David Bowie, utilizada para la transmisión oficial del lanzamiento del Apolo a la Luna.

“Muchos artistas han sido inspirados por el espacio, y la NASA ha dado mucha apertura para realizar proyectos, tan solo el Kronos Quartet fue convocado para realizar una pieza en conjunto con un astronauta que se dedico a grabar sonidos del espacio a bordo del Voyager”.

Aclaró que aunque en el espacio no hay sonidos, debido a que no hay condiciones para que se propaguen las ondas sonoras, sí hay fuentes de electromagnetismo que producen ruido y para registrarlas la NASA gasta millones de dólares.

“Los artistas sonoros podemos aprovechar todo ese material para hacer cosas creativas. Como dato curioso el investigador sonoro Don Burnett descubrió que en el espacio había truenos iguales a los que se producían en la tierra”.

Y concluyó: “Este campo esta apenas iniciando en nuestro país, hay posibilidades infinitas para descubrir esas propuestas que conjugan lo cósmico y lo espiritual”.