sábado , noviembre 28 2020

Mañana concluye encuentro Nacional de Teología Náhuatl

Los pueblos Nahuas y Mesoamericanos entendieron a Dios bajo la categoría de Quetzalcóatl, una manifestación teológica para conocerse a si mismos y para conocernos dentro del Proyecto de Dios; expresó Eleazar López, Responsable de Teología Indígena Latinoamericana, y miembro de la Diócesis de Tehuantepec, durante la celebración del «IV Encuentro Nacional de Teología Náhuatl» que desde el 26 del presente hasta el 29 de noviembre se celebra en San Francisco Altepexi.
En entrevista, Eleazar López, dijo que podemos entender a Dios como la Unión del Cielo y la Tierra, (Quetzalcoatl) como el abrazo del cielo a la tierra para producir la vida y para producir el Maíz, que es la base de la vida de todos los pueblos mesoamericanos.
Explicó que cuando se habla de Quetzalcóatl, hay que entender que existe históricamente «Ce Acatl Topilzin Quetzalcóatl», quien vivió en un tiempo determinado y que reino la ciudad de Tula, y que fue buen gobernante; pero también existe Quetzalcóatl como nombre de Dios, que es «La Serpiente Emplumada» que quiere decir «La Unión del Cielo y la Tierra» o como dicen los mayas el corazón del cielo y el corazón de la tierra; aquello que mueve todo, y esta es una manera muy correcta de entender a Dios. Santo Tomas dice que Dios es el motor que mueve todo.
Por tanto Dios es el Corazón del Cielo y de la tierra el que mueve todo, nos comunica lo mejor y en ese sentido, nuestros antepasados indígenas tuvieron un conocimiento bastante similar al que tenemos de Dios, como el Dios de bondad, de justicia y de amor.
Respectó a la Teología Náhuatl refirió que la cultura náhuatl es la cultura mayoritaria en México, es la que utilizó la Virgen de Guadalupe al comunicar la Fe a Juan Diego, es una lengua importante en el país, por lo que la realización del IV Encuentro Nacional de Teología Náhuatl es una expresión particular de todo un movimiento mayor de teología de los pueblos originarios, no solamente de México sino de América Latina, que coincide con el año de la fe en la Iglesia Católica.
Consideró que la fe cristiana no se ha podido expresar adecuadamente en las categorías de los pueblos, porque nos llegó con un esquema de fuera, español en concreto. No habido una inculturación de esta Fe en el lenguaje propio de los pueblos.
Mencionó que ahora estamos en un momento nuevo de la Iglesia en el que hay una presencia grande de fieles, no solo de quienes hablan la lengua náhuatl y las lenguas indígenas en general, sino también la presencia de sacerdotes y religiosas que pertenecen a los pueblos indígenas.
Por lo que es el momento de hacer una entrega más adecuada de la fe cristiana a estos pueblos y esta es la idea de ir traduciendo al lenguaje propio de nuestros pueblos el contenido fundamental de la Fe cristiana como el Ave María y el Padrenuestro.
Indicó que el encuentro enfoca la atención en la traducción del Credo el cual es la síntesis de nuestra fe, que se fue formando desde los primeros siglos hasta llegar a la expresión que actualmente tenemos y que recitamos en la Eucaristía, todos los domingos y en los actos importantes se recita el Credo, afirmando nuestra fe y lo que nos mueve pasar seguir sirviendo en esta sociedad. Este credo ahora lo podemos expresar en las categorías propias de los pueblos indígenas y eso será un avance muy grande; Dijo.
Es el momento también de conocer lo que podría llamarse la Fe ancestral de los pueblos, pues antes de la llegada de los españoles; quienes habitaban México ya creían en Dios, sólo que de manera diferente con otros nombres, este es el momento de poder analizar si esa manera de entender a Dios que tienen nuestros pueblos es compatible y se puede juntar con la Fe cristiana que Jesús enseñó y que la iglesia trasmite.
Analizar ambas vertientes, la religiosa cristina que nos llega desde la Iglesia y la indígena ancestral, que viene desde hace milenios en donde Olmecas, Toltecas, aztecas y otros ya buscaban a Dios aquí, no solo se traduce el Credo, sino se trata de entender la manera de pensar respecto a Dios, la manera en que se relacionaban con Dios y confirmar lo que los antiguos decían que el Dios cristiano es el mismo Dios que sus antepasados indígenas; aseguró.
No es que ellos veneraran al diablo y nosotros al Dios verdadero sino que a la búsqueda de Dios que ellos tenían era una búsqueda legitima y eso es parte de lo que se llama Teología Náhuatl, la que nace no porque llegó la Fe cristiana, sino que existe en México, desde antes porque nuestros antepasados buscaban en serio a Dios, aunque tuviera otras características, por eso es importante que se acerquen esas dos vertientes para reconciliar y armonizar estos dos pensamientos religiosos que conviven en nuestros pueblos desde la Conquista hasta el presente.
El encuentro pretende además de lo importante de la traducción al Náhuatl del Credo, demostrar que no existe diferencia entre la fe cristiana que nos trajo la iglesia y la búsqueda de Dios que había antes de la llegada de los primeros misioneros. Pues aunque la evangelización llego en el siglo XV, pero antes Dios estaba ya presente y los pueblos lo conocían, lo veneraban, le daban tributos y lo mejor que tenían.
Hay que reconocer que durante esa época se confundían sus experiencias religiosas con ritos satánicos, que no veneraban a Dios, sino al demonio; ahora se puede decir que no era al diablo lo que veneraban sino que buscaban a Dios. Por lo que se les presentó a Jesús personificando a Dios y también como Salvador y redentor de estos pueblos.
En el evento participan personalidades procedentes de varias Diócesis en donde todavía se habla la lengua Náhuatl; teólogos, religiosas de San Luis Potosí, Veracruz, Oaxaca, Tlaxcala, Hidalgo y Puebla; miembros de la Diócesis de Tehuacán, como, Mario Pérez, de Cuetzalan Miguel Ángel Ruiz Cortez de Tlacotepec de Benito Juárez, Anastasio Aguilar, «Padre Tacho» de San Gabriel Chilac, Bernardo Reyes Párroco San Francisco de Asís de Altepexi, el profesor de Náhuatl, Regino Jiménez Escamilla; así como prelados de San Sebastián Zinacatepec, San José Miahuatlan, Ajalpan, Coapan y Coxcatlan.
Este mediodía en San Francisco Altepexi será la celebración de una «Misa Inculturada» totalmente en náhuatl en la cual participaran las comunidades arriba descritas, las cuales realizaran danzas tradicionales, por la tarde acudirán a las cuevas de Coxcatlán en donde se encontraron hace muchos años figuras del Teocintle o «Mazorca divina», que se supone es el antecedente de todas las variedades del Maíz.
Quién realizará mañana, la clausura simbólica del encuentro el 29 de noviembre es el Obispo de Tehuacán, Monseñor Rodrigo Aguilar Martínez.

Acerca de Redacción