lunes , abril 19 2021

Productores de leche, pequeños y medianos, plantean al Presidente Enrique Peña Nieto nuevas estrategias de apoyo para sacarlos de la pobreza y que persistan en la actividad

leche
El abandono en que se han visto los pequeños y medianos productores de leche en el país, por lo menos en los últimos doce años por parte del gobierno federal y sus instituciones, por políticas públicas equivocadas, ha provocado la eliminación de más de 500 mil productores en el país.
Asimismo, el presente gobierno se ha encontrado con un drástico desorden del mercado nacional, caracterizado por beneficiar a unos pocos con importaciones de leche y sus derivados a precios de «dumping», en demérito de la economía de los productores, del empleo e ingreso en el medio rural mexicano.
Lo anterior forma parte de un documento entregado al Presidente Enrique Peña Nieto, por el dirigente del Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche, Álvaro González Muñoz, quien destacó que en los dos gobiernos panistas anteriores se abrieron las fronteras a la importación de leche, quesos, yogures, grasas, cremas y mantequilla, sin analizar su calidad y sanidad por parte de las secretarías de Economía y Salud.
Estos productos han entrado a México a precios subsidiados por los países de origen, pero lo más grave, dijo, es que también se abrió el mercado mexicano a una gran cantidad de formulaciones lácteas a precios bajos que, además de desorientar a los consumidores, son un fraude.
Se trata de productos que no son leche natural, enriquecidos con suplementos que ponen en riesgo la salud y la vida de los consumidores. «Que se lo pregunten a los chinos que resultaron intoxicados por ingerir leche adulterada», dijo.
Manifestó Álvaro González al Presidente Peña Nieto que, aunado a estas irregularidades, la constante denuncia de los auténticos productores de leche en los últimos 12 años se refiere a que la adulteración y el engaño con productos elaborados artificialmente, han desplazado a los elaborados con 100% de leche pura de vaca, por parte de un pequeño grupo corporativo de poderosos compradores, quienes aplican los precios bajos al productor nacional y esto nunca se refleja en el consumidor.
Añadió que en México el 90% de los establos lecheros son de pequeños productores «quienes con nuestros ingresos cubrimos los gastos cotidianos, sobre todo las constantes alzas en los insumos como forrajes balanceados y mantenimiento de los establos».
Es relevante señalar que los productores lecheros hemos sido excluidos, principalmente por los precios que nos paga la industria que ni siquiera cubren los costos de producción.
Por otra parte, se señala en el documento entregado al Presidente de la República, la leche ha sido el producto más perjudicado en el marco del TLCAN. Actualmente sólo el 40% del precio de venta del producto final es destinado al productor, quedándose el 60% en manos de la industria. Este 60% es comercializado por las grandes cadenas comerciales de autoservicio.

 

Acerca de Redacción