viernes , noviembre 27 2020

Realizan homenaje póstumo al poeta y traductor Guillermo Fernández

Entre música, poesía y recuerdos entrañables, se recordó al poeta y traductor Guillermo Fernández, fallecido el pasado 30 de marzo, con un homenaje póstumo realizado al medio día de este domingo 15 de abril en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.

El poeta, ensayista y narrador Vicente Quirarte lo describió como un hombre leal a sus principios, entregado a la palabra, y trajo a la memoria algunos de sus versos.

El próximo 2 de octubre Guillermo Fernández cumpliría 80 años, por lo que ese día, dijo, sus amigos colocarán en su tumba, ubicada en el cementerio de Toluca, una lápida que contenga un epitafio, con el fin de que el poeta tenga un sepulcro que lo identifique.

“Cada uno de nosotros tiene su personal anécdota de ese ser juguetón y desacralizador que era él. Quizá por eso uno de sus posibles epitafios puede surgir, como señaló Hernán Bravo, de sus propios versos”.

Por su parte, el escritor Hernán Bravo Varela expresó que si bien Fernández no contó con un extenso trabajo como poeta, su labor como traductor de literatura italiana fue reconocida y valorada al traer a nuestro idioma a Cesare Pavese, Pier Paolo Passolinni, Mario Luzzi, Leonardo Sciascia, Alberto Moravia y Dino Buzatti, entre otros.

“La traducción le permitió cerrarle paso a sus quimeras y darle voz a incontables otros, reanimó a vivos y muertos, los hizo hablar en perfecto español y los despojó de su extranjería, como a sus amigos y a sus propios asesinos los hizo sentir en casa. Guillermo no fue un traductor cómodamente sentado a la mesa de sus autores, sino un anfitrión que no dudó en servir a sus invitados el último sorbo de alcohol o de vida que le quedaba”.

El músico y compositor Guillermo Zapata dio a conocer una canción dedicada a Fernández, en la que abordó su personalidad y generosidad con estrofas como: “Nos quedamos con tu sonrisa / y con tu conversación / con la palabra precisa que brotaba de tu voz / vamos diciendo tus versos / y recordando tus pasos / la forma en la que detenías la marcha subiendo el brazo”.

Su vida y obra también fue evocada por los escritores Raúl Renán, Jorge Esquinca y Enzia Verduchi, moderados por Héctor Orestes, quienes destacaron su figura vanguardista, la riqueza de sus letras ricas en recursos líricos y su trabajo como traductor.

Guillermo Fernández estudió literatura en la UNAM y filología toscana antigua en Florencia. De su obra poética destacan títulos como Visitaciones (1964), La palabra a solas (1965), Bajo llave (1983), Exutorio 1964-2003 (2006), Expósitos (2008) y Arca poesía reunida (2010).

 

Acerca de Redacción