domingo , enero 17 2021

Recomienda IMSS Puebla retirar el biberón al bebé después de cumplir un año de edad


Después de los seis meses del periodo de lactancia, darle al bebé un biberón con fórmula láctea (en polvo) es un apoyo eficaz para la nutrición del recién nacido, sin embargo, se puede convertir en un problema si el biberón no se sustituye a tiempo.

Si el bebé ya cumplió un año de edad y se le sigue alimentando a través del el biberón, se corre el riesgo de provocarle trastornos físicos y emocionales al pequeño, así lo explico el doctor Arturo Joel Martínez Hernández, pediatra e investigador adscrito al Hospital General Regional No. 36 «San Alejandro» del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla.
Los niños Pueden hacer dependientes del biberón o del chupón porque sienten seguridad, ya que para ellos es una extensión de la mamá, por ello, el biberón sólo es recomendable para alimentarlo hasta que cumpla un año de edad, aunque no se sugiere prohibirlo de manera espontánea, el niño lo resentirá y no comerá. Se debe explicar al pequeño que no es necesario, la estrategia es quitárselo de manera paulatina y a cambio darle un dulce, un abrazo, un aplauso, estimulándolo a que lo deje definitivamente.
Prolongar el uso del biberón o chupón puede provocar una mala posición de los dientes incisivos superiores, lo que ocasiona deformaciones en la pre-maxila (porción anterior del paladar).
El biberón también puede provocar caries cuando es utilizado para que los niños se duerman debido a que deja restos de alimentos que permanecen por horas en la superficie de los dientes. Los pequeños que padecen caries y abscesos alrededor de los dientes, llegan a presentar infecciones en otras partes de su cuerpo e incluso cuadros diarreicos.
El pediatra recomendó evitar el uso del chupón, especialmente si se usa sólo para tener al niño callado, «lo importante es interactuar con él bebe porque también tiene derecho a llorar, a reír, esto indica su forma de expresar lo que le agrada o le desagrada», dijo.
El chupón es como engañar a un niño por que no se alimenta y sólo es un pedazo de hule para masticar; este objeto también puede condicionar que se le deformen sus dientes.
Tanto el chupón como el biberón suelen caerse varias veces al piso mientras que el niño lo recoge una y otra vez para introducirlo de nuevo en su boca. Tal situación pone en riesgo al niño de padecer infecciones gastrointestinales y bucales.
Para finalizar, el doctor Martínez, señaló que en el Hospital San Alejandro del IMSS, se alimenta a los recién nacidos a través de vasos entrenadores, no se les da chupón ni biberón con el objetivo de que no dependa de ellos y sea un compromiso de la madre hacia su hijo alimentarlo mediante la leche materna.

 

Acerca de Redacción