RMV encabezó el CCII Aniversario del Inicio de la Independencia

0
16


Una memorable celebración del CCII aniversario de la Independencia Nacional, encabezó el Gobernador Rafael Moreno Valle junto con miles de poblanos.

El fervor patrio, la identidad nacional, la unidad y la alegría, enmarcaron las actividades cívicas, culturales y artísticas para recordar de una manera muy especial, sin precedentes, a los héroes que dieron su vida para que México fuera un país libre e independiente.

Por primera vez en la historia de Puebla, la ciudadanía tuvo a su alcance una vasta oferta de eventos para conmemorar las fiestas patrias la noche del 15 de Septiembre, tanto en la Plaza de la Constitución como en la Zona de los Fuertes, donde cientos de efectivos policiacos resguardaron el orden y la seguridad.
En punto de las 23 horas, desde el balcón principal del Palacio Municipal y ante cientos de personas que se congregaron en el Zócalo capitalino, Moreno Valle dio el tradicional «Grito» de Independencia.
Acompañado de su esposa Martha Érika Alonso de Moreno Valle; del alcalde Eduardo Rivera Pérez y David López Muñoz, presidente del Tribunal Superior de Justicia, Moreno Valle arengó:
Mexicanos: ¡Viva la Independencia Nacional! ¡Vivan los Héroes que nos dieron Patria y Libertad! ¡Viva Hidalgo! ¡Viva Allende! ¡Viva Aldama! ¡Viva Morelos! ¡Viva Guerrero! ¡Viva Josefa Ortiz de Domínguez! ¡Viva Leona Vicario! ¡Viva Puebla! ¡Viva Puebla! ¡Viva México! ¡Viva México! ¡Viva México!
Los vítores en honor de los insurgentes recibieron una efusiva respuesta por el gran coro que formaron cientos de poblanos, quienes con entusiasmo observaron cómo el Ejecutivo blandía el Lábaro Patrio y hacía tañer la campana, para entonar el Himno Nacional.
Posteriormente, Rafael Moreno Valle se trasladó a la Plaza de la Victoria para izar una Bandera Monumental y tocar la campana, donde observó el espectáculo de juegos pirotécnicos.
Antes de la ceremonia del «Grito», el Gobernador y su esposa, asistieron al concierto de Fernando de la Mora.
De esta manera Puebla se convirtió, después de la Ciudad de México, en el sitio donde se concentraron el mayor número de personas para celebrar y homenajear a los hombres y mujeres que nos dieron Patria y Libertad.