jueves , abril 15 2021

¡Simples matemáticas!

Aquiles Montaño Brito.-

Esto es aritmética sencilla: sumas en las masas de Antorcha y restas en las fuerzas priistas. No es nuevo. Y es doloroso para quienes pierden espacios en el poder, pero es cierto y real. No es un invento mío. Actualmente, aunque a muchos les cause dolores de cabeza, Antorcha es la fuerza más importante que apoya al PRI a nivel nacional. En el pasado, cuando el partido ordenaba desde la presidencia de México y controlaba toda la vida política del país, su voto duro (reforzado por los sindicatos financiados por el gobierno) era amplio y, prácticamente, imbatible. Eran los tiempos, dijo el novelista, de la dictadura perfecta.

La vida política se ha modificado. Y dos cosas importantes sucedieron: en el 2018, el PRI perdió la presidencia de la República debido a la pésima política que generó un rechazo total entre los mexicanos, mientras Antorcha comenzó un periodo de crecimiento cuantitativo acelerado (que inició antes bajo nuestra política del 1x1x1) que nos ha convertido en la organización más poderosa y estructurada a nivel nacional.

            El trabajo incansable de nuestros diputados federales, desde 2012 hasta el día de hoy, logró bajar recursos para obra pública en casi todos los municipios del estado, lo que ha generado en los poblanos la idea, objetiva, de que los funcionarios de nuestra organización cumplen en serio los compromisos. Lo mismo sucede con los presidentes municipales que tenemos, porque todos han realizado un trabajo extraordinario. Además, los activistas de Antorcha viven en las colonias o pueblos en donde realizan trabajo político, por lo que conocen a la perfección sus zonas y son líderes reales. Estas características, obviamente, le ha sumado fuerzas a nuestra organización.

            El PRI lo sabe y una prueba de ello es que, en el 2018, el cierre de campaña del candidato a presidente de México priista fue organizado por el Movimiento Antorchista en Los Fuertes, donde reunimos a 90 mil capitalinos junto a delegaciones del estado. El propio candidato a gobernador priista, ante la ausencia de un acto de cierre que organizara su equipo, asistió a nuestro evento. El acto fue público y difundido por la prensa.

            El Movimiento Antorchista cuenta con poco más de 2 millones 500 mil militantes en México; es decir, gente convencida de los ideales del antorchismo y dispuesta a cerrar filas ante una tarea. En Puebla, nuestra fuerza es superior a los 270 mil militantes. ¿Algún grupo del PRI u organización aliada puede mostrar datos parecidos? La fuerza de masas antorchista nos ha costado 47 años de lucha sincera en los pueblos de todo el estado. La conciencia y valentía del antorchismo nos ha valido el triunfo y un crecimiento de masas que no se destruye, a pesar de los duros golpes de varios gobiernos estatales y, ahora, de la fuerte ola de agresiones de Morena.

            Cuando AMLO ganó las elecciones de 2018, de inmediato inició su gira de agradecimiento con mítines en varios estados del país. Desde entonces, inició una agresiva y criminal guerra contra Antorcha, misma que llegó a su punto climático en 2020. Se nos acusó, desde todos los medios de comunicación posibles, en las redes sociales, en la radio y la televisión y mediante las mañaneras de AMLO, de ser “mocheros”, huachicoleros, lavadores de dinero, criminales y otras tantas acusaciones que AMLO, Santiago Nieto y Miguel Barbosa se inventaron con un objetivo final: destruir rápidamente y por completo al Movimiento Antorchista. Nada de eso se logró: no hay un solo antorchista, ni líder ni colono ni campesino, en la cárcel, ahora que esas cuatro paredes son el exilio de todos los enemigos políticos del morenismo. Pese a que el ataque contra el antorchismo está maquinado desde Palacio Nacional, Antorcha sobrevive porque somos una organización limpia, honesta, trabajadora y que tiene su raíz en las verdaderas entrañas del pueblo marginado. Con Antorcha, la cacería de brujas del neofascismo lopezobradorista se topó con un gran bloque de acero. Antorcha no solo vive, sino que, a diferencia de muchos grupos políticos que van en caída libre, sigue en crecimiento, desarrollándose y sumando fuerza de masas en todo el país.

            Desde los primeros meses de 2020, el líder nacional del Movimiento Antorchista, Aquiles Córdova Morán, criticó el poder absoluto y destructivo de Morena en el país y propuso formar una alianza nacional para derrotar al morenismo en las elecciones de 2021. La alianza es una realidad ahora. Y en ella, el Movimiento Antorchista es una fuerza de masas importante. Lo cierto es que el PRI en Puebla va a las batallas con los viejos polvos. Con Antorcha, en las pláticas iniciales el acuerdo era que nos darían candidaturas para pelear por dos diputados federales, en Atlixco y en Ajalpan, y tres diputaciones locales, en Acatlán, Huauchinango y la zona sur de la capital.

            ¿Qué pasó con el acuerdo? En las diputaciones federales Antorcha se registró bajo las siglas del PRD, que va en la alianza; es decir, se trató del primer golpe del PRI contra nosotros. En Ajalpan, por razones ‘extrañas’, el PRI no quiso darnos la candidatura para Lisandro Campos Córdova, que es un candidato cuyo triunfo era inminente gracias a la gran aceptación que tiene entre la gente. En las diputaciones locales nos quitaron de la candidatura en la zona sur de la capital. En Huauchinango ni siquiera tomaron en cuenta a Fernando López, nuestro candidato. Daré algunos datos que respaldan el reclamo del antorchismo.

            En el Distrito 20, la candidata ideal es la Doctora Soraya Córdova Morán. En las elecciones de 2018, el distrito lo ganó la alianza que encabezó Morena con 43 mil 40 sufragios, bajo una ola lopezobradorista que arrasó en todo el país y que benefició a todos los candidatos de ese partido en Puebla. El PRI logró 12 mil 497 votos en esas elecciones. Antorcha, gracias al crecimiento de los últimos años, ha logrado una membresía de 43 mil 306 simpatizantes en 53 colonias de la zona sur de la capital. A eso, como los mismos líderes priistas se encargan de decirlo a cada rato porque lo saben y conocen, hay que sumarle que el voto antorchista se dobla gracias a la propaganda y al duro trabajo del activismo. Ustedes hagan el ejercicio aritmético y dígannos si ganaríamos o no las elecciones.

            En el Distrito 2, el candidato ideal es Fernando López Palacios, líder de nuestra organización en la Sierra Norte del estado. A nivel distrital, López Palacios obtuvo un total de 28 mil 718 votos en la diputación local de 2018, contra los 26 mil 258 que sumó el PRI en los ayuntamientos, lo que indica que hubo que gente que favoreció al candidato a diputado sin que en los ayuntamientos le diera el voto al PRI. El candidato del PRI a la presidencia municipal de Huauchinango en 2018 obtuvo 9 mil 213 votos contra los 11 mil 937 de Fernando, una diferencia de 2 mil 724 sufragios. Con esto se confirma la simpatía y el cariño que le tiene la gente a Fernando López. En la elección de 2012, la coalición del PRI y el PVEM obtuvo 16 mil 441 sufragios con el candidato a diputado local, es decir el 57% de lo que se logró en 2018.

            Dados esto números, si el PRI es listo, solo debe hacer unas sumas y poner a los mejores candidatos a diputados locales en los Distritos 20 y 2 de Puebla. Esos candidatos son antorchistas. Hagan la suma y lo verán.

Acerca de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.