martes , noviembre 24 2020

Arremete Granados y llama “homosexual discriminado” a trabajador del Congreso

El diputado del Partido Nueva Alianza, Héctor Alonso Granados, continnua con su protagonismo al llamar “señorita” y “homosexual discriminado” a un trabajador del Congreso del Estado de Puebla, por lo que su partido tomará cartas en el asunto.

El jueves pasado el joven Juan Pablo Castro, integrante de las juventudes panistas, usó la tribuna de la Asamblea del Distrito Federal para cuestionar al gobierno perredista de esta capital de estar “permitiendo el matrimonio de jotos”.

Este viernes, el panalista, Alonso Granados, trató de impedir la presencia en el interior del salón de plenos de Ignacio Molina, asesor del diputado del Movimiento Ciudadano, José Juan Espinosa Torres.

Entrevistado, Ignacio Molina explicó que desde la semana pasada el legislador emanado de las filas del partido magisterial presentó un punto de acuerdo para impedir que los asesores de Espinosa Torres estuvieran en el salón de plenos con el argumento de que “lo ayudan en demasía”.

La petición le fue rechazada pero el legislador dio órdenes al personal para que se le impidiera el acceso al asesor jurídico, pero éste entró junto con el diputado y se acercaron a la mesa directiva para hablar con el presidente, el panista Mario Riestra.

“Al verme entrar, el diputado Alonso Granados, vicepresidente de la mesa directiva me atajó diciéndome: “Disculpe usted señorita, no puede estar usted aquí en el pleno”.

Minutos después y tras ser cuestionado por su actitud hacia el trabajador del Congreso del estado, el panalista respondió: “Disculpe usted señor homosexual discriminado”

Por lo pronto, Ignacio Molina, adelantó que presentará una queja ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

No es la primera ocasión en que el diputado crea conflictos al interior del salón del plenos. Recién iniciada la legislatura, Alonso Granados obligó a empujones a salir del salón de plenos al entonces fotógrafo del diario Milenio Puebla, Luis Hernández, con el argumento de que había contestado su teléfono celular durante una sesión pública.

Meses más tarde, y desde su cuenta de twitter calificó de “corruptos” y “chayoteros” a la reportera Patricia Estrada y al secretario de la Amedi Puebla, Roberto Alonso, porque lo cuestionaron sobre su trabajo, ante la presión de las redes sociales el legislador borró los comentarios y cambió de cuenta.

A finales del año pasado el representante popular –que primero fue priista, más tarde Convergente, se declaró independendiente y hoy se ostenta como panalista, volvió a confrontarse con otros reporteros a quienes llamó “muertos de hambre” y acuso de ser “otro de los que le hierve el hocico diciendo cosas de uno”.

Acerca de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.